domingo, 26 de enero de 2014

EL ENGAÑO QUE SOSTIENE EL MUNDO QUE CONOCEMOS (2ª parte)


Segunda y última parte del artículo de Stepehn Ames que revela a los ciudadanos estadounidenses la ficción jurídica tras de la cual se esconde el sometimiento de todo el planeta a un régimen de esclavitud dirigido desde el poder en la sombra. Puedes leer la primera parte aquí.


Todo es un absoluto control mental, a la gente le educan para creer en cosas que no existen.

La Ley Internacional Privada, que es una ley comercial, trata sólo de ficciones, conocidas como “Personas Jurídicas”.

Una persona es una entidad de ficción para la ley, no un ser humano.

Tienes que entender que Gran Bretaña (artículo 6 sección 1), los Estados Unidos y los Estados son las Partes de la Constitución, no tú ni yo.

Déjame que te explique una cosa.

Imagina esto: yo le compro un coche a alguien, el coche está en garantía y el motor se avería el primer día de usarlo. Le digo al vendedor que no ocurre nada y después vienes tú, una tercera parte, y le instas al hombre a que me pague y él se niega y le llevas ante los tribunales por no haber respetado el contrato.

El tribunal dice que el caso no se acepta.

¿Por qué?

Porque tú no eres Parte del Contrato .

No puedes juzgar a un miembro del gobierno por no estar adherido a un contrato (llamado Constitución) del que tú no eres Parte.

Mejor será que aceptes el hecho de que eres un Esclavo.

Cuando intentas usar la Constitución, estás de hecho cometiendo un delito conocido legalmente como “allanamiento".

¿Por qué?

Porque estás intentando interferir en un contrato privado del que no eres Parte.

Además, para hacer las cosas aun más difíciles, eres un esclavo endeudado que no posee propiedad ni tiene ningún derecho.

Eres un simple usuario de la propiedad de tus Dueños.

Aquí te pongo algunos ejemplos de casos y jurisprudencia (sentencias reales):

“El control primordial y la custodia de los niños es del gobierno” Tillman V. Roberts. 108 So. 62.

“El matrimonio es un contrato civil en el que hay 3 partes, el marido, la mujer y el estado”. Van Koten v. Van Koten. 154 N.E. 146.

“La propiedad última de toda la posesión es del Estado:  La propiedad denominad "individual" es un mero usufructo, en el cual un particular es usuario, y el uso debe estar  de acuerdo con la ley y subordinarse a la necesidad del Estado.” Documento del Senado No. 43, septuagésimo tercera reunión, primera sesión (Brown v. Welch).

No posees ninguna propiedad porque eres un esclavo.

Realmente eres peor que un esclavo porque además eres un esclavo deudor.

“El derecho de tráfico o transmisión de propiedad, como derecho absoluto inalienable, nunca ha existido desde que los gobiernos fueron instituidos y nunca podrán existir bajo ningún gobierno “. (Wynehamer v. The People. 13 N.Y. Rep.378, 481)

Gran Bretaña, hasta nuestros días, recauda impuestos de los americanos.

La IRS no es una Agencia del Gobierno de los Estados Unidos.

Todos los contribuyentes están asignados a un código, y están vinculados a los impuestos por medio de un tratado entre USA y UK pagadero a UK. Todo ciudadano norteamericano paga sus impuestos no al gobierno de los E.E.U.U., sino a Gran Bretaña.

Todo el mundo está siempre buscando el USC 26 de la Ley Tributaria, que le obliga a uno a pagar el llamado INCOME TAX (impuesto sobre la renta) pero esta obligación legal no puede encontrarse ahí porque esto no se considera un impuesto como los demás, sino una recaudación de deuda establecida en una contrato privado llamado Constitución de los Estados Unidos articulo 6, sección Una y en varios acuerdos posteriores.

¿No te recuerda esto a una vaca pagando el impuesto de ganancias cuando la maquina esta conectada permanentemente a quien la ordeña?.

Pues la respuesta es no.

Nunca he conocido a una vaca con propiedades o que haya sido recompensada por su labor.

No posees nada que tu trabajo haya producido alguna vez.

Ni siquiera eres propietario de tu trabajo o de ti mismo.

Tu trabajo está medido en crédito corriente, que es deuda.

Se te permite retener una pequeña porción de tu trabajo para que tengas comida, vestido y todo lo que necesitas para traer y alimentar a más esclavos.

"Somos vacas, y dicho de forma sencilla: Hacienda es una empresa que ordeña la vaca, la corporación de los Estados Unidos Inc. es el veterinario que cuida del rebaño y Gran Bretaña (Nota: la corona, no sus ciudadanos) es el dueño de la granja".

Lo más sorprendente viene ahora: "La granja es un terreno propiedad absoluta del Papado".

Mostraremos ahora que el Papa está directamente involucrado en este esquema de situación. 

Leamos: “Estando persuadidos de que los principios religiosos son los que pueden todavía contribuir más poderosamente a conservar las naciones en el estado de obediencia pasiva que deben a sus príncipes, las altas partes contratantes declaran que su intención es la de sostener en sus respectivos estados aquellas medidas que el clero puede adoptar para mantener la autoridad de los príncipes, de forma que están, ínfimamente conectados con la preservación de la autoridad de los príncipes; y los poderes contratantes se unen para agradecer al papa por todo lo que ya ha hecho por ellos y le solicita su constante cooperación sobre su opinión para subyugar a las naciones” . (Articulo 3 del tratado de Varona firmado en 1822)

Y además: “Si el pontífice soberano insiste en que su ley sea obedecida, éste debe ser obedecido” ( Bened. XIV., De Syn. Dioec, lib, ix., c. vii., n. 4. Prati, 1844. ).

”Las leyes pontificas además son obligatorias, incluso sin haber sido aceptadas o confirmadas por los gobernantes seculares” (Syllabus, prop. 28, 29, 44. ) “… y por lo tanto, la ley nacional como la Ley Federal o las leyes eclesiásticas excepcionales que prevalecen en Estados Unidos pueden ser abolidas en cualquier momento por el Pontífice Soberano” (Elementos de Ley Eclesiástica, Vol. I 53-54.)

¿Aclara esto finalmente que el Papa es quien gobierna el mundo?

El Papa (Vicario de Cristo) reclama la propiedad última de todo cuanto hay sobre la Tierra.

Para entender esto, tienes que ver el tratado de 1213, las bulas papales de 1455 y de 1492.

No permitas que esta información te cause alarme porque sin ella no podrás ser libre.

Debes entender que la esclavitud y la libertad se originan en la mente.

Cuando tu menta te permita aceptar y entender que los Estados Unidos, Gran Bretaña y el Vaticano son corporaciones, que no son nada más que entidades de ficción que han sido implantadas en tu mente, entenderás que nuestra esclavitud es producto de que creemos en ficciones.

(Fuente: http://www.theforbiddenknowledge.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario