domingo, 5 de enero de 2014

EL DESPRESTIGIO DE LA "MARCA ESPAÑA"



Guste o no, todos los países tienen una imagen. Una marca.

La llamada Marca España ha tenido altibajos en los últimos 40 años. La "modélica" transición, la España democrática, el terrorismo, el milagro económico de finales de los noventa y principios de los 2000, el tortazo inmobiliario, las victorias de los deportistas, el Mundial, las tapas, la monarquía…
Todo eso forma la imagen de España. ¿Cuáles son ahora los peores golpes a la imagen de este país en el extranjero?

- Los manejos económicos del yerno del Rey.

La presunta corrupción y manejos de Iñaki Urdangarín al frente de una sociedad que ingresaba dinero solo por ser ‘el yerno real’ no solo afecta la imagen del país, sino que puede arrastrar a la monarquía. La prensa extranjera sigue el caso con mucho interés,  y gran decepción.

- La corrupción política.

Desde los desvíos de fondos del ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, hasta los falsos EREs en Andalucía propiciados por el gobierno local del PSOE y la apropiación de fondos de formación del sindicato UGT, nuestra clase política de una imagen que no es precisamente de primer mundo.

- Los deseos secesionistas de Artur Mas.

Que en una región próspera  y cuyos habitantes tienen fama de laboriosos y sensatos se esté promoviendo desde los propios órganos de autogobierno regional una fractura social y un referéndum ajeno a las reglas del juego democrático establecido causa cuando menos estupor. Que el protagonista de esta aventura sea un aventurero de la política, beneficiario de cuentas en Suiza, y cuya gestión ha sido cuando menos chapucera, añade al caso un ingrediente rocambolesco.

- Los enjuagues de Sacyr en Panamá.

El gran contrato de una empresa española en el exterior, para construir la ampliación del canal de Panamá, se está convirtiendo en una astracanada. Su oferta era muy baja, y ahora no tienen dinero para completar la obra. El gobierno de Panamá está escandalizado y EEUU se ríe de nosotros.

- El dopaje en el deporte.

El año pasado se concluyó de forma vergonzosa el juicio de la operación Puerto, una red de dopaje en el deporte de élite que implicaba a médicos y deportistas. Se destruyeron pruebas y se saldó con unas condenas irrisorias que crearon en el exterior la imagen de que en este país no se castigaba el dopaje. La prensa deportiva internacional aún está boquiabierta.

(Fuente: Blog.Lainformación)

No hay comentarios:

Publicar un comentario