lunes, 20 de enero de 2014

5 CONCLUSIONES CIENTÍFICAS SOBRE EL CANNABIS SILENCIADAS POR LOS MEDIOS



Indudablemente existe una ola de aceptación hacia el uso del cannabis en todo el mundo. Recientemente, Estados Unidos ha encabezado este movimiento, al contar con más de 15 estados donde se permite el uso medicinal y dos más que han legalizado el uso recreativo. La evidencia en torno a los beneficios médicos del cannabis o a su bajo índice de daños en comparación con otras drogas ilegales y legales es enorme, por lo que incluso estas medidas estadounidenses parecen insuficientes. Tal vez el hecho de que el cannabis siga siendo mayormente ilegal y que se siga percibiendo por algunas personas como una droga peligrosa tiene que ver con que algunas corporaciones, principalmente farmacéuticas, y algunos gobiernos produzcan esta percepción dañina que se tiene de la marihuana. En este sentido, es interesante consultar una reciente lista, compilada por Alternet.com, en la que se publican datos que podrían pasar desapercibidos en el mainstream o los canales de comunicación masiva.

1. El uso del cannabis está asociado a un más bajo riesgo de mortalidad en pacientes con trastornos psicóticos

Aunque la fiebre de propaganda antimarihuana, conocida como “Reefer Madness”, sostiene que el cannabis genera reacciones psicóticas y comportamiento violento por varias décadas, existen estudios científicos que refutan lo anterior. Un estudio de 2009 de la Keele University Medical School encontró que el uso de cannabis no tiene una correlación con incidentes de esquizofrenia o psicosis y un estudio de las universidades de Maryland y de Inje, en Corea del Sur, halló que el uso de cannabis está asociado con una menor mortalidad en pacientes con esquizofrenia y psicosis.


2. La implementación de leyes estatales de uso de marihuana médica está asociada a una menor cantidad de suicidios

Según investigadores de Montana State University y San Diego State University que estudiaron los índices de suicidio en diferentes estados antes y después de la implementación de leyes de marihuana médica, existe una tendencia a la baja en estos estados que han legalizado la marihuana médica, mientras que el índice de suicidio en los estados que no lo han hecho sigue subiendo.

3. Los efectos del humo de cannabis en los pulmones son menos problemáticos que los del tabaco

Aunque en general, no se recomienda inhalar ningún tipo de humo, el humo del cannabis no tiene efectos tan dañinos como los del tabaco comercial, como algunos medios quieren hacer pensar (Reuters publicó una historia sobre “el cannabis como un mayor riesgo de cáncer que los cigarros”).

El Journal of the American Medical Association (JAMA), una prestigiosa publicación estadounidense, reportó hace poco que el cannabis no tiene efectos adversos en la función pulmonar.

4. El uso de cannabis está mínimamente asociado con un incremento en el riesgo de accidente vial

Aunque hace un año la BBC declaró que “los conductores bajo la influencia del cannabis chocan dos veces más”, un metanálisis realizado por la Aalborg University y el Institute of Transport Economics in Oslo determinó que el cannabis tiene menor riesgo de inducir accidentes que sustancias como los opiáceos, los tranquilizantes, los antidepresivos, la cocaína, las anfetaminas, los ansiolíticos o el alcohol. En comparación, el cannabis es tan peligroso para conducir como consumir un antihistamínico.

5. La clasificación del cannabis como una droga de clase I en Estados Unidos obedece a una completa falacia científica

A nivel federal, el cannabis es clasificado como una sustancia de clase I en Estados Unidos, lo que significa que no tiene valor terapéutico o que representa un alto riesgo para la salud, a la par de la heroína. Esta ley es evidentemente caduca, toda vez que 12 años de amplios estudios justifican la legalización de la marihuana médica en más de una docena de estados. Se han encontrado beneficios del cannabis en el tratamiento de diferentes padecimientos como la esclerosis múltiple, la migraña, el dolor crónico, y posiblemente el cáncer, por sólo citar algunos de los más conocidos.

(Fuente: http://pijamasurf.com/)

3 comentarios:

  1. Hola. ¿cómo podemos saber que la legalización de la marihuana no es una medida N.O.M.? En realidad, tanto si se legaliza como no, el control de las drogas sigue siendo muy opaco, con infinitas ramificaciones en el mundo del crimen organizado y de los Estados.
    A mí lo que me da pánico, es que la legalización sea un paso más hacia la consecución de un "mundo feliz". Me da miedo que se produzca una droga de tipo transgénico; y me temo, que en un futuro más o menos próximo, la élite se decída a pagar con estos transgénicos la mitad de un sueldo ridículo, dirigído a las clases más desfavorecídas o bien a la población juvenil. Medio sueldo en moneda y el otro medio en drogas. Si todo esto, no es mera especulación, sino una verdad que se va a imponer tarde o temprano, lo más coherente sería no pedir la legalización. Pues si exigímos su libre consumo, estamos ayudando a los oligarcas a que, más adelante, ellos mismos puedan pagarnos (timarnos) con esa limosna.
    Una vez más ¿y van cuántas? somos nosotros los que al intentar "liberarnos" producimos lo contrario: cargarnos de cadenas más pesadas. ¿somos tontos o qué?
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar

  2. Existe el riesgo que apuntas, dado que multinacionales como Monsanto ya están tomando posiciones en los países en que se ensaya la legalización e incluso imponiendo sus variedades transgénicas de cannabis para su cultivo.

    La lucha por la legalización, que tiene afortunadamente una tradición y un arraigo detrás, debe apuntar a la despenalización del autocultivo y a sustituir la represión por la información.

    La despenalización del cultivo y el consumo es parte de la reivindicación del derecho de las personas a no ser tuteladas contra su voluntad, como perpétuos menores de edad, obligados a pedir permiso al Estado para cada paso que dan en su evolución vital.

    Por otra parte, no creo que una sustancia tan inocua como el cannabis sea el "soma" que materialice la pesadilla de Huxley. El peligro viene de las drogas sintéticas, cuyos efectos pueden ser diseñados bajo condiciones de laboratorio. En ese campo la mafia farmacéutica tiene posibilidades que no creo que deje escapar.

    Un saludo, y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  3. Buenas, hoy B.Obama aboga por la legalización de la marihuana. Estamos de enhorabuena, pues si el mismísimo presidente de EE.UU defiende esa medida, quiere decir, que están mentalizando a la gente para acepte todo esto. Pocos podrán permitirse tener sus propios cultivos, pero gracias al padrinazgo y buena tutela del Estado, estamos seguros que NO fumaremos transgénico. Todo va bien, entonces. El estado, por fín, nos trata como adultos y permite nuestra evolución. Sin droga muchos no somos nadie.
    Bendito y maravilloso sistema. todo ello, nada tiene que ver con la ingeniería social, claro.
    En fín ... es todo una triste ironía, como puedes suponer. Lo siento. Un saludo cordial

    ResponderEliminar