miércoles, 4 de diciembre de 2013

¿QUÉ DIABLOS SIGNIFICA "OFENDER A ESPAÑA"?


La ley-mordaza aprobada por el PP penalizará las ofensas a España. Curioso empeño en proteger una entidad subjetiva, inconcreta y, en tanto no humana, carente de sentimientos y emociones, con lo que sencillamente pensar que pueda ofenderse es tanto como pensar que pueda enamorarse, avergonzarse, o entregarse a la ira, al disimulo o a la excitación. En una democracia solo tienen derechos las personas, no los entes abstractos.

¿Qué España es la que puede ofenderse? ¿La que existe en la mente de los fascistas? Me temo que si es así es, estamos perdidos. La España de la que se han adueñado es una entidad impasible, que no se ofende cuando los corruptos roban, cuando los violentos golpean a ciudadanos indefensos, cuando la Justicia sirve de alfombra a los poderosos, cuando los políticos incumplen sus promesas, cuando la Casa Real cobija a estafadores, cuando asesinos infames cumplen una mínima parte de su pena y se les deja volver a delinquir a costa de nuestra seguridad … “Su” España es magnánima con esas minucias. Pero si alguien “falta al respeto” a una determinada estampa, a una determinada combinación de colorines, a unas notas ramplonas que el azar convirtió en himno, España se vuelve un enrrabietado niño de parvulario que exige a la maestra que castigue al infractor. Mejor no escudriñar la lógica interna de este proceder, puesto que sencillamente no existe.

España, como una divinidad, tiene a partir de ahora a su casta sacerdotal para comunicarnos cómo hay que rendirle culto, honrarla y desagraviarla.

Un observador extraterrestre tendría por gilipollas tanto a los que promueven este sinsentido como a quienes lo consentimos.

(posesodegerasa)

2 comentarios:

  1. Pensándolo despacio, ¿no debería España ser quien presentara denuncia en los juzgados en vez de suponérsela ofendida de oficio? Porque igual no es tan sensible, pero vamos, que si lo es y, pongo por caso, la ilustración que acompaña estas líneas ha herido su sentido estético, que vaya al establecimiento policial-judicial de su elección, se identifique (a ver cómo lo hace), presente denuncia, explique qué daño se ha seguido de sustituir el escudo por las bananas y se comprometa a acudir al juicio oral, anal o por señas que el juez instructor dictamine. Para mí que si no sigue este proceder es porque a) no está ofendida, b) no hay una España, sino muchas, y cada una va a lo suyo, o c) España no existe, ... son los padres.

    ResponderEliminar
  2. Y lo más gracioso es que a estos sinvergüenzas, por llamarlos con un calificativo suave, les importa un bledo la bandera, España y ya sabemos que ni los españoles...
    Un abrazo

    ResponderEliminar