jueves, 5 de diciembre de 2013

LOS VIGILANTES PRIVADOS PODRÁN IDENTIFICAR Y DETENER EN PLENA CALLE


Procura caerle bien.
El futuro que preveían ciertas películas de ciencia-ficción distópica, tipo Robocop, ya está aquí: el Congreso autorizará en breve la policía privada, otorgándole poderes a empresas tipo Blackwater que podrán pisotear los derechos de los ciudadanos impunemente. Si se investigara quién está detrás de estas empresas sería bastante fácil de entender cómo a costa de nuestra libertad hacen negocio los de siempre.

La nueva Ley de Seguridad Privada que tramita el Congreso de los Diputados permitirá a los vigilantes de seguridad privada patrullar por las calles comerciales de las ciudades, una labor que hasta ahora sólo podían ejercer los agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Además de realizar labores de control en los espacios públicos, también podrán efectuar comprobaciones de identidad, registros y detenciones. Así consta en el informe de la ponencia sobre el proyecto de Ley de Seguridad Privada que acaba de aprobarse en la Cámara Baja. Si se cumplen las previsiones del Gobierno, la norma entrará en vigor en un plazo aproximado de dos meses.

La ley actual sólo permite a los vigilantes de seguridad privada actuar en el interior de instalaciones, como empresas, organismos o centros comerciales. Las vías públicas las tienen expresamente vetadas por la legislación actual, con las excepciones de los polígonos industriales y las urbanizaciones privadas. Sin embargo, la nueva ley amplía el ámbito de actuación de estos profesionales, permitiéndoles intervenir en “zonas comerciales peatonales” y en “acontecimientos deportivos, culturales o cualquier otro evento de relevancia social que se desarrolle en vías o espacios públicos”.

En la práctica, el último punto ya se venía autorizando, por ejemplo, en la comprobación de accesos a conciertos al aire libre o en la vigilancia de los campos de fútbol. De hecho, en los encuentros que se disputan en el Santiago Bernabéu, por ejemplo, ya participan en su vigilancia más guardias de seguridad privada que policías nacionales. Pero la habilitación para controlar “zonas comerciales peatonales”, como la calle Preciados de Madrid o Las Ramblas de Barcelona, concede por primera vez a las empresas de vigilancia privada competencias hasta ahora reservadas en exclusiva a las Fuerzas de Seguridad del Estado. Los vigilantes de seguridad ya no tendrán que limitarse a controlar el interior de edificaciones o propiedades. Podrán patrullar por las principales calles de las ciudades o en otros “espacios públicos” si así lo determinan las autoridades correspondientes.

Por algo prefiero los gatos.
El proyecto de ley también amplía considerablemente las facultades que les concede la Ley de Seguridad Privada vigente, del año 1992. El nuevo texto autoriza a los guardias de seguridad privada a realizar “comprobaciones, registros y prevenciones necesarios” para la vigilancia y protección de bienes, establecimientos, lugares y eventos, tanto públicos como privados. En el caso de los controles de los accesos a inmuebles, también concede a los guardias de seguridad la facultad de denegar el acceso a las personas que se nieguen a ser sometidos a un control de identidad o que no admitan un registro de su vehículo o de las mercancías que en ese momento porte.

Hay más cambios. La legislación actual atribuye a los empleados de empresas de seguridad privada el derecho a “evitar la comisión de actos delictivos o infracciones en relación con el objeto de su protección”. El nuevo texto va más allá y les permite efectuar, con el fin de evitar los delitos, “las comprobaciones necesarias para prevenirlos o impedir su consumación”. Es decir, que podrán identificar y registrar a cualquier persona que consideren sospechosa.

Asimismo, mientras que la normativa actual obliga a los agentes de seguridad privada a “poner inmediatamente a disposición de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a los delincuentes en relación con el objeto de su protección” y les prohíbe interrogarlos, el nuevo proyecto de ley los faculta para “detener” a delincuentes vinculados con el objeto de su cometido y también los habilita para “averiguar, comprobar o anotar sus datos personales para su comunicación a las autoridades”.

La ponencia de la Comisión de Interior ya ha dado luz verde a todas estas modificaciones. La oposición parlamentaria la ha criticado duramente porque cree que el texto abre la puerta a que las empresas de vigilancia privadas comiencen a suplantar progresivamente las labores de seguridad ciudadana que la legislación encomienda únicamente a Policía Nacional y Guardia Civil.

(Fuente: http://www.elconfidencial.com/)

3 comentarios:

  1. Hola.
    Recuerdo cuando empece a ser vigilante, alla por 1986, que se nos consideraban agentes de la autoridad mientras desempeñabamos nuestro trabajo en nuestro centro (Vigilantes Jurados de seguridad). Luego mermaron el tema y nos dejaron como auxiliares de la policia (Vigilantes de seguridad). Ahora pretenden ampliar de nuevo las "potestades" (menos mal que hace 4 años que me tiene excluido socialmente). No recuerdo demasiado bien aquellos primeros años, pero creo que podiamos retener a alguien hasta la llegada de la policia, no detener.
    Por otro lado creo que actualmente con el nuevo ejercito "profesional" los que llevan la seguridad de muchos cuarteles son Vigilantes de seguridad. Por eso los soldados "profesionales" suelen, muchos, trabajar de mañana y sabados y festivos libres...
    Si pretenden que los nuevos vigilantes actuales, sin casi formacion (por mucho examen de la policia y euros gastados en la academia) que ni siquiera hacen un juramento de su "cargo" actuen como "policia" privada.... Creo que vamos de Culo. Y lo digo por que he andado por ese mundo del uniforme y la defensa durante unos 25 años y he visto muchos "jurados" que dejaban que desear, pero actualmente los "profesionales" que hay mas que nada se sacaron el titulo como el que se saca el carnet de conducir. El espiritu de proteccion, custodia y defensa de las leyes vigentes creo que, como espiritu, se fue como el humo.
    En fin.... Esta camarilla que nos gobierna se ganan a pulso el novel a los "lumbreras" del año.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Dentro de poco nos van a poder detener porteros de discoteca
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. hola a todos y a todas, como vigilante de seguridad, esta palabra sirve de poco para muchos y muchas, hay compañeros que poniendose el uniforme, se creen algo, y la verdad que por la poca labor que realizan deberian de dedicarse a otras cosas. ni tan siquiera sirven para vigilar , tan solo presumen de llevar grilletes y la porra. tan solo decir a esos que no sirven que se dediquen a otra labor, gracias y un saludo para el que se considere vigilante de seguridad.

    ResponderEliminar