viernes, 20 de diciembre de 2013

LOS CAPRICHOS CINEGÉTICOS DE SU MAJESTAD


Noticias como la que traigo al blog son las que deberían hacer enrojecer de vergüenza a los cortesanos que repiten como papagayos la sandez esa de que "la monarquía es más barata que la república". Así debería ser porque es de peor calidad, pero sin embargo Su Majestad siempre encuentra el modo de que sus caprichos sean satisfechos al margen del presupuesto oficial. Es decir, de cargarnos a todos los contribuyentes la factura.

Era uno de los secretos mejor guardados del Rey hasta hoy. El pabellón de caza del monarca fue construido en 2007 muy cerca de Zarzuela, tal y como ha desvelado Antonio Montero en exclusiva para Tele5. Construido en materiales nobles, el pabellón ha costado dos millones de euros que han sido pagados por patrimonio nacional.



Sobradamente conocido es el hecho de que el Rey es de gatillo fácil. Estrenó su condición de estar por encima de la ley -22 años antes de que la Constitución le reconociera como tal- en el famoso "accidente" de Estoril en el que, siendo ya diestro en el manejo de las armas (era por entonces cadete del ejército) mató de un disparo a su hermano. Un infortunio así -de haber sido tal, claro- hubiera supuesto un trauma para cualquier humano mínimamente sensible que le hubiera apartado de las armas de por vida. No parece ser el caso de Juan Carlos de Borbón, quien ha seguido abatiendo seres inocentes en continuas cacerías, pese a haber ostentado durante 34 años la presidencia de honor de Adena/WWF, una asociación conservacionista (la coherencia tampoco le ha caracterizado). Dicho título le fue retirado en julio de 2012 a consecuencia del escándalo desatado con la cacería de elefantes de Botswana, cuya difusión resultó tan reveladora para los españoles.

Por cierto, entre los "juguetes" que el Rey guarda en esta guarida figura un rifle de caza “con el escudo de la corona española y profusamente decorado con incrustaciones de oro de 24 quilates, platino y la mira telescópica fabricada por la casa Swarovski”. Se trata de un encargo especial hecho artesanalmente por John Bolliger, el fundador de Mountain Riflery, Inc, empresa que desde 1966 se ha dedicado a la creación de armas personalizadas. Presuntamente el rey Juan Carlos encargó este rifle para llevárselo a la cacería de Botswana.


No sabemos si entre los trofeos que el frívolo cazador exhibe en su discreto y solidario Pabellón figura el cadáver disecado de su hermano Alfonso.

(Fuentes: http://blogs.publico.es/; Tele5)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada