domingo, 22 de diciembre de 2013

FERNÁNDEZ DÍAZ: EL GOBIERNO MULTA A LOS INDIGNADOS PARA "CONCIENCIARLES"


Fernández Díaz, pedagogo a la vieja usanza.
Pedagógicamente, el sórdido ministro del Interior no anda lejos del Jigsaw de la saga "Saw": la gente tiene que aprender aunque sea a base de joderles vivos. Sus declaraciones al respecto no dejan lugar a dudas. Se trata de crujir a los descontentos a multas hasta que dejen de ser antisistema (lo que en el orwelliano lenguaje de la chusma gobernante significa "despiertos, críticos y conscientes de sus derechos ... teóricos"). La multa reeduca, a la vez que llena los bolsillos de los PPolíticos.

El Gobierno ha justificado las multas económicas de hasta 300 euros que impone a participantes en las últimas manifestaciones de indignados en que sirven para "concienciar" a los sancionados en el respeto a las normas. A las normas que ellos se saltan olímpicamente, añado. Para eso son quienes son ... la cúpula fascista del gobierno más represor que ha tenido España desde los tiempos de Franco.

El Ejecutivo agrega que las sanciones son también un acicate para que los multados pasen a colaborar con las Fuerzas de Seguridad del Estado (no sabemos si como esquiroles, delatores o ayudando directamente a golpear a la gente).

Así lo refleja el Ejecutivo en una respuesta parlamentaria al diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares, que preguntó por las sanciones administrativas que se generalizaban contra los manifestantes que protestan contra los políticos y otros estamentos.

¡¡Concienciacióoooon!!!: Neardentales educando a humanos.

"La sanción administrativa a la que se hace referencia -contesta el Gobierno- tiene como objeto concienciar del deber de cumplimiento con la normativa vigente y de colaboración con los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, cuya misión es proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana".

Uno pensaba que esos derechos y libertades incluían el de reunión pacífica sin armas, libre expresión y manifestación, pero se ve que o no me han multado lo suficiente para comprenderlo o me falta comprensión lectora respecto a lo que proclama la Constitución. De hecho, en el mismo documento, el Gobierno asegura que no criminaliza las manifestaciones sino que "cumple y hace cumplir el mandato constitucional de garantizar el derecho de manifestación, que no suspende, sino que concurre con el resto de los derechos contenidos en nuestra Norma Fundamental". Obviamente esos derechos deben de ser los de los provocadisturbios (perdón, "antidisturbios", no se en qué estaría pensando yo) a actuar de forma no sujeta a Ley ni a Derecho, a no ir identificados y a negarse a identificarse cuando se les requiere, a reventar ojos y vidas con el disparo directo de pelotas de goma, a moler a palos a quien les mira mal (en plan macarra de polígono industrial) y cosas así. Aunque el caso es que no consigo encontrar el apartado de la Constitución que se lo permite. Tal vez el señor ministro al hablar de la "Norma" se refiera a la ópera de Bellini.

Por cierto, el sinvergüenza éste cobra dietas de alojamiento teniendo vivienda en Madrid, como también hacen Rajoy, Sáenz de Santamaría y otros siete ministros. ¿De dónde viene su propia falta de conciencia? Hace falta ser hipócrita, señor "Jigsaw".

Y ya puestos a colaborar con las fuerzas del orden: ¿alguien sabe dónde está el marido de la señora Cifuentes?

(Fuente: http://www.publico.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario