miércoles, 18 de diciembre de 2013

EL EX-PRESIDENTE DE CAJA MADRID, MIGUEL BLESA, ACUSADO DE CANCELAR HIPOTECAS A CAMBIO DE SEXO



España vuelve a ser protagonista en la prensa internacional por varias noticias bochornosas, desde el “premio” de la revista “Time” a la alcaldesa Ana Botella por protagonizar el mayor ridículo internacional del año en Buenos Aires con su “relaxing cup of café con leche” al escarnio que ha sufrido Mariano Rajoy por comparar en Sudáfrica la emoción por el funeral de Nelson Mandela y la victoria española en la copa del mundo de fútbol, pasando por el expediente de la Comisión Europea por las ayudas ilegales a Real Madrid, Barcelona, Athletic de Bilbao, Osasuna, Valencia, Hércules y Elche. A tan nutrido rosario de despropósitos se suma la acusación al personaje que hundió la Caja de Ahorros más antigua de España, Miguel Blesa, de ser, además de un estafador, un acosador de feudales maneras.

"Me gustan las mujeres, me gusta el vino ..." Adivine a
cuál personaje de la foto le corresponde cada afirmación.


La degradación moral de las élites ha llegado en España a tal punto que resulta descorazonador como tras casi 40 años de partitocracia ni siquiera la mujer se ha podido librar de una las peores lacras del abuso de poder del sistema: el acoso sexual.

Primero fue el rey Juan Carlos quien logró que, gracias a su impunidad legal que le otorga la Constitución, no se pudieran realizar las pruebas de paternidad a requerimiento de dos madres que alegan que él es el padre de sus hijos, Albert Solá e Ingrid Sartiau. Otra joven española, Penélope Heilmann, no ha logrado que se realice una instrucción judicial completa tras su acusación de violación por parte de un amigo del rey, el jeque Al-Waled bin Talal, sobrino del monarca de Arabia Saudí, lo que ha llegado incluso a la prensa internacional. Y ahora dos periodistas, Andrés Muñiz y Graciano Palomo, junto al juez Elpidio Silva, denuncian que el banquero Miguel Blesa protagonizó episodios de acoso sexual contra empleadas y subordinadas suyas a cambio de las cuales se le pidió perdonar sus hipotecas.

Como era de esperar, ni una sola organización feminista o Instituto de la Mujer, de las miles que pueblan toda España acusando de maltrato a ciudadanos de a pie a los que arrojan a los pies de una Justicia-llamemósle así por convención- ante la cual son objeto de la más insidiosa presunción de culpabilidad, y todas ellas dependientes del erario público vía subvenciones, se ha atrevido a alzar la voz, ni mucho menos denunciar, a los autores de estas tropelías, que devuelven a España a un pasado feudal donde estaba vigente el “derecho de pernada”.

El periodista Andrés Muñiz ha sido el primero que desveló este otro escabroso asunto en la gestión del presidente de Bankia y Caja Madrid: “No hay más de un 10% de correos personales y de esos realmente personales sólo hay uno”, declaró el juez Elpidio Silva al juez Gavilán que lo interrogaba por encarcelar a Blesa. A preguntas de su abogado, el magistrado del ‘caso Blesa’ también contestó a si había indicios de que el expresidente de Cajamadrid hubiera condonado alguna hipoteca: Blesa mantenia relaciones con empleadas "casadas o solteras". ¿Había libre consentimiento o también se aprovechaba del cargo?

"Mis amigos me cuidan", piensa Blesa. Y si uno de ellos
es ministro de Justicia, miel sobre hojuelas.
“El sr. Blesa captaba señoritas casadas o solteras -dijo el juez Silva- y hay un correo en el que el marido de una de esas señoritas le dice a Blesa que ya que está con su mujer que le condone una hipoteca”, cuenta Andrés Muñiz.

Sus testimonios son corroborados por otro periodista, Graciano Palomo, que desveló enigmáticamente las “relaciones” del banquero con algunas de sus empleadas: “Prepotente con los de abajo, soberbio con los débiles y genuflexo con los que le dieron dinero y poder. No voy a entrar, aunque podría, en otro tipo de comportamientos personales y de su relación con subordinadas. Si no lo denunciaron, allá ellas. Si este hombre encerado se va de rositas habrá un motivo más para desconfiar de la Justicia y de nuestro pobre Estado de Derecho”.

Blesa, “especialmente tras conocerse sus obscenos y perseguibles emails en relación con las preferentes de Cajamadrid era un edecán y comisionado de José María Aznar con el visto bueno y la aprobación de Izquierda Unida, los sindicatos y el conjunto de la izquierda a la que compró con el dinero de los clientes de la entonces segunda caja de ahorros de España”, agrega Palomo, que añade: “el tal Miguel Blesa no fue sino el mandado en una Caja por el poder político que dominaba un excompañero de piso en sus años de mozos de inspector fiscal en Logroño. Y todavía estamos por descubrir el listado de agraciados con sus créditos generosos, dados sin tener en cuenta datos objetivos sino más bien cuestiones ‘intangibles’ para proteger su fachesca imagen. Cuando el señor Goirigolzarri decida que somos gente madura para conocer ese listado podrá hacerse el lector cabal idea del sujeto de marras".

(Fuente: http://www.espiaenelcongreso.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario