lunes, 18 de noviembre de 2013

¿POR QUÉ NOS ENFADAMOS CUANDO DESAFÍAN NUESTRAS CREENCIAS?


Al principio se creía que la Tierra era el eje del universo, todo giraba entrono a ella. Hoy en día sabemos que esa idea es falsa, pero para pasar de la idea A-a la idea B- ha existido una extrema resistencia que incluso se cobró la vida de aquellos que públicamente afirmaban lo contrario.

Hoy sabemos que esas ideas son falsas y evidentemente hemos colocado a la Tierra en su sitio dentro del universo de manera mas o menos adecuada, asimismo, pensamos que esa idea es inamovible.

Toda verdad atraviesa tres fases: primero, es ridiculizada; segundo, recibe violenta oposición; tercero, es aceptada como algo evidente.
(Arthur Schopenhauer)

La cita de Schopenhauer resume de manera eficiente la resistencia y aceptación de dogmas, pero ¿Por qué ocurre todo esto?, ¿Por qué cuando alguien te plantea ideas que modifican tus preconcebidos aspectos de la realidad, te resistes a aceptarlas? (no hablo de creerlas).

EL EGO

El ego humano se asocia erróneamente con el orgullo o la vanidad, el Ego es algo mas, nuestro coche, casa, trabajo, esposa o marido, nuestro hijo, nuestro café o nuestras ideas son el Ego.

Cuando alguien pretende modificar una parte sustancial de tus creencias, lo que inconscientemente piensas es que te esta robando literalmente algo que es propiedad tuya. Es como si tratase de quitarte el coche o sustraerte la cartera, sencillamente te resistes.

Pero esa actitud intolerante ha sido una de las mayores desgracias del ser humano, pensar que las ideas son propiedades e identificar estas como una prolongación de nuestras posesiones que defenderemos frente a un ataque externo que pretenda usurpárnosla.

Tenemos que dejar de identificar al Ego como idea o pensamiento, os propongo 3 pasos que he tenido ocasión de escuchar a un terapeuta norteamericano (del cual lamentablemente no recuerdo su nombre)

1.Es importante que recuerdes siempre que tu no eres información, cuando alguien contradiga tus ideas o creencias, toma el control de tus sentimientos y no compitas por una “propiedad”

2.No consientas que en ningún momento la ira tome el control de tus sentimientos cuando alguien te diga que su creencia es mejor que la tuya, agarra firme las riendas de tus deseos de estrangularle y mantente frio. (es fácil decirlo pero en ocasiones difícil de hacer)

3.Analiza lo que dice de manera aséptica y si en sus ideas existen coherencias, recógelas para ti y si la incoherencia despunta en sus palabras, recházalas, tienes que obrar como el agricultor que recoge el grano y quema la cizaña. Debes ser a fin de cuentas el juez de tu vida y decidir sentencias justas con las ideas ajenas y las propias.

Se y soy consciente que es difícil domar la mente y los sentimientos.

(Visto en: http://www.mundodesconocido.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario