miércoles, 27 de noviembre de 2013

EL TRATADO SECRETO QUE ACABARÁ CON LA CLASE MEDIA NORTEAMERICANA


Traigo al blog un artículo de "Tribuna hispana" que revela las maniobras de claudicación del presidente Obama respecto al país del cual los E.E.U.U. son el mayor deudor: una China emergente que en breve dictará sus reglas al resto del mundo. Aunque dirigido al lector norteamericano, sus previsiones podrían extrapolarse en pocos años a los países endeudados con el gigante asiático, quien, por cierto, es también el mayor comprador de oro del mundo.

¿Sabía usted que el gobierno de Obama está negociando un “acuerdo comercial” súper secreto, que es tan sensible que ni siquiera le permite a los miembros del Congreso que lo vean? El Acuerdo Trans-Pacífico (Trans-Pacific Partnership, TPP, por sus siglas en inglés) está siendo llamado el “TLC del Pacífico” y el “TLCAN con esteroides”, pero la verdad es que es mucho más que un acuerdo comercial. Este tratado tiene 29 capítulos, pero sólo 5 de ellos tienen que ver con el comercio. La mayoría de los estadounidenses no se dan cuenta de esto, pero este tratado cambiará fundamentalmente las leyes sobre la libertad en Internet, la salud, el comercio de derivados, los derechos de autor, la seguridad alimentaria, las normas ambientales, las libertades civiles y mucho más. También integrará a Estados Unidos más profundamente en el nuevo sistema económico mundial emergente.

Inicialmente, doce naciones serán parte del presente Tratado, entre ellos Estados Unidos, México, Canadá, Japón, Australia, Brunei, Chile, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Juntos, esos países representan aproximadamente el 40 por ciento del PIB global. Se espera que otras naciones, tales como las Filipinas, Tailandia y Colombia se unan el tratado más adelante.

Hay muy buenas razones para que Obama no quiera que el pueblo estadounidense sepa nada de lo que hay en este tratado. Este acuerdo va a imponer estrictas normas de derechos de autor en Internet sobre el pueblo estadounidense, prohibirá todas las leyes de “Compre Americano”, dará a los bancos de Wall Street mucha más libertad de comercio de derivados de roesgp y obligará a más fabricantes a exportar sus plantas de producción al exterior.

Contiene una gran cantidad de normas que Obama no podría aprobarlas a través del Congreso por su propia cuenta. Pero él espera hacerlo cuando el Congreso se ponga de acuerdo en el último minuto y apruebe este “acuerdo de libre comercio”, antes de que los congresistas se den cuenta de las implicaciones contenidas en el mismo.

El secreto que rodea estas negociaciones no tiene precedentes. El siguiente es un extracto de un reciente artículo de Kurt Nimmo…

“Desde el inicio de las negociaciones del TPP, el proceso de redacción y negociación de los capítulos del tratado ha estado envuelto en un nivel sin precedentes de secretismo”, señala Wikileaks en un comunicado donde da a conocer el proyecto del TPP. “El acceso a los borradores de los capítulos del TPP están protegidos contra el público en general. Los miembros del Congreso de EE.UU. sólo pueden ver partes seleccionadas de los documentos relacionados con los tratados en condiciones altamente restrictivas y bajo una estricta supervisión. Se ha revelado previamente que sólo tres personas en cada nación del tratado tienen acceso al texto completo del acuerdo, mientras que a 600 “asesores comerciales” –los cabilderos que custodian los intereses de las grandes corporaciones estadounidenses, como Chevron, Halliburton, Monsanto y Wal-Mart– se le otorgan acceso privilegiado a las secciones importantes del texto del tratado”.

Y Obama supuestamente está buscando una “autoridad de promoción comercial”, que le dará la posibilidad de firmar este tratado, incluso antes de que el Congreso vote sobre el acuerdo…

Normalmente, los acuerdos de libre comercio deben ser autorizados por una mayoría de la Cámara y el Senado, usualmente a través de largos procesos.

Sin embargo, la Casa Blanca está buscando lo que se conoce como una “autoridad de promoción comercial “, que es la vía rápida para aprobar el TPP, al exigir que el Congreso vote sobre el acuerdo comercial en un plazo de 90 días y sin ninguna enmienda.

La autoridad también le permite a Obama a firmar el acuerdo, incluso, antes de que el Congreso tenga la oportunidad de votar sobre la misma, con los legisladores haciendo un voto post-facto rápidamente.

Esto es tan insidioso que es difícil de encontrar las palabras para describirlo. En esencia, Obama está tratando de "puentear" al Congreso en docenas de diferentes temas que se abordan en el presente Tratado.

Afortunadamente, hay, al menos, algunos miembros del Congreso que están despertando. A principios de esta semana un pequeño grupo de republicanos y un pequeño grupo de demócratas, enviaron a Obama una carta condenando este acuerdo de “libre comercio”…

Grupos separados de republicanos y demócratas, condenaron hace dos semanas la propuesta del gobierno de Obama de un amplio tratado de libre comercio con 11 naciones del Pacífico, conocida como el Tratado Trans-Pacífico.

Cartas al presidente Barack Obama, conteniendo fuertes palabras, fueron firmadas recientemente por los legisladores de la línea dura del Tea Party, progresistas y moderados legisladores de ambos partidos, lo que indica la presencia de fuertes problemas políticos para el acuerdo comercial que la administración Obama tiene esperanzas de sellar a fin de año.

Este es uno de los temas políticos más importantes que enfrenta nuestra nación de aquí a finales l 2013, y todavía no se ha oído casi nada acerca de este tratado en los grandes medios de noticias. Si se aprueba este tratado, los Estados Unidos estarán atados en forma permanente por las disposiciones de este tratado y nunca ser capaz de cambiarlos a menos que todos los otros países están de acuerdo…

Los países estarían obligados a conformar todas las leyes y reglamentos de sus naciones para que estén de acuerdo con las reglas del TPP —un golpe de estado corporativo de facto. El pacto propuesto limitaría incluso cómo los gobiernos pueden gastar sus dólares de impuestos. “Compre Americano” y otras preferencias de compra local que invertirían en la economía de EE.UU. estarían prohibidas, y las condiciones de trabajo “libre de esclavitud”, derechos humanos o cuidados ambientales, podrían ser impugnados en los contratos del gobierno. Si el TPP llega a buen término, sus normas retrógradas sólo podrían ser alteradas si todos los países estuvieron de acuerdo, independientemente de los resultados electorales nacionales o los cambios en la opinión pública. Y a diferencia de muchas de las legislaciones nacionales, el TPP no tendrá fecha de caducidad.

A la luz de esta información empieza a verse claro lo peligroso que es este tratado para la ciudadanía de los E.E.U.U.

Veamos un ejemplo de sus implicaciones:

¿Te acuerdas de SOPA?

Hubo una gran reacción negativa del público cuando las estrictas disposiciones de derechos de autor en Internet de SOPA (Stop Online Piracy Act) fueron revelados al público, y el pueblo estadounidense expresó ruidosamente su descontento a los miembros del Congreso.

Pero ahora las disposiciones de SOPA están de vuelta. La mayoría de ellas han sido, al parecer, insertadas muy sigilosamente en este tratado. Si se aprueba este tratado, esas disposiciones se convertirán en ley y el pueblo estadounidense no será capaz de hacer nada al respecto.

Y de acuerdo con un artículo en The New York Times, hay todo tipo de cosas inquietantes que se han filtrado de este tratado…

Otra filtración reveló que el acuerdo podría incluir incentivos más amplios para trasladarse plantas de fabricación nacional al extranjero, que se incluyeron en TCLAN —un acuerdo que drenó millones de empleos de manufactura de la economía estadounidense.

El acuerdo también sería una gran ayuda para Wall Street y su campaña para suavizar las regulaciones puestas en marcha tras la crisis financiera del 2008. Entre otras cosas, sería prácticamente imposible prohibir los productos financieros de alto riesgo, incluidos los derivados tóxicos que ayudaron a provocar la crisis en primer lugar.

¿Está comenzando a comprender por qué el gobierno de Obama está tan decidido a mantener este tratado como un secreto?

Además, este acuerdo de “libre comercio” hará que la desindustrialización de América en curso, se acelere a toda marcha. Cada año, E.E.U.U. compra cientos de miles de millones de dólares más en cosas del resto del mundo de lo que ellos nos compran a los norteamericanos. El resultado ha sido la pérdida de decenas de miles de empresas estadounidenses, y que millones de buenos puestos de trabajo hayan sido enviados al extranjero.

Si usted no está familiarizado con el “déficit comercial” norteamericano, debería estarlo. Es uno de los temas que son el centro de los problemas económicos. Como una introducción puede ver un breve video de 3 minutos (1) que describe el déficit comercial y por qué es tan importante.



La lenta fusión de su economía con el resto del planeta ha sido absolutamente desastrosa para Estados Unidos. Sólo considere las siguientes estadísticas:

- En general, los Estados Unidos ha registrado un déficit comercial de más de 8 millones de millones de dólares con el resto del mundo desde 1975.

- Estados Unidos ha perdido más de 56.000 instalaciones de fabricación desde el 2001.

- Allá por el año 2000, había más de 17 millones de estadounidenses que trabajaban en la industria manufacturera. Ahora hay menos de 12 millones.

- Hay menos estadounidenses que trabajan en la fabricación hoy en día, de los que habían en 1950, a pesar de que la población del país se ha duplicado desde entonces.

- En 1950, más del 80 por ciento de todos los hombres en los Estados Unidos tenían un empleo. Hoy en día, menos del 65 por ciento de todos los hombres en el país tienen trabajo.

- Cuando el TLCAN fue aprobado por el Congreso en 1993, Estados Unidos tenía un superávit comercial con México de 1,6 mil millones de dólares. Para el año 2010, teníamos un déficit comercial con México de 61,6 mil millones de dólares.

- En 1985, el déficit comercial con China fue de aproximadamente 6 millones de dólares (millones de dólares con una “m” pequeña) para todo el año. En el 2012, el déficit comercial con China fue de 315 mil millones de dólares. Ese fue el mayor déficit comercial que una nación ha tenido con otra nación en la historia del mundo.

- Según el Instituto de Política Económica, Estados Unidos está perdiendo cada año medio millón de puestos de trabajo, enviados a China.

- Según el profesor Alan Blinder, de la Universidad de Princeton, más de 40 millones de empleos en Estados Unidos podrían ser enviados al exterior en las próximas dos décadas, si continúan las tendencias actuales.

Érase una vez que las grandes ciudades industriales eran la envidia de todo el planeta. De hecho, en un momento Detroit tenía el ingreso per cápita real más alto en los Estados Unidos.

Pero ahora Detroit está en descomposición, decayendo paulatinamente, atrapado en un infierno y completamente en bancarrota. Y hay docenas de otras ex grandes ciudades industriales que están yendo exactamente por el mismo camino.

Estos acuerdos de “libre comercio” no son “libres” ni “justos” cuando se las examina realmente, y solo servirán para arruinar absolutamente a la clase media.

(Fuente: http://www.tribunahispanausa.com/)

1 comentario:

  1. Hace como dos años leia que David Li habia sido nombrado presidente o vicepresidente , no recuerdo bien, del banco central chino. En su biografia decia que era matematico, y habia impartido cursos en EEUU, en goldman sach, precisamente.
    ¿y esto?
    Ahora tendrias que buscar a un tal Benjamin H. Freeman y a ser posible un link de mamanga blog pues es el mas completo (hay otras entradas que no son tan completas, como si censuraran trozos)
    Espero que me tranquilices en mis inquietudes...

    ResponderEliminar