jueves, 28 de noviembre de 2013

EL ASESINATO DE KENNEDY, UN GOLPE DE ESTADO ENCUBIERTO (3ª parte)


LAS MENTIRAS DE LA INVESTIGACIÓN OFICIAL


(La famosa foto de Mary Moornan, que recoge el impacto mortal de Kennedy en la cabeza. En el fondo se observa el montículo de hierba y la valla desde la cual, según numerosos testigos del atentado, se oyó un disparo, se vio humo y se olió a pólvora. Es la clave de la teoría de la conspiración.)

Ya hemos visto muchas pruebas y datos del atentado. La Comisión Warren, constituida poco después del asesinato por el nuevo presidente Johnson, estaba presidida por el Juez Supremo Earl Warren y de ella formaba parte también Allan Dulles, fundador de la CIA (que había sido cesado por Kennedy tras el fracaso de la invasión de Bahía Cochinos, en Cuba, porque Dulles reprochó a Kennedy que éste se hubiera negado a enviar los aviones norteamericanos en apoyo de los invasores, lo que produjo el fracaso de la invasión); también estaba el senador republicano Gerald Ford ( que luego sería presidente de los EEUU). Esta comisión, ya lo hemos mencionado, publicó en 1964, poco antes de las elecciones, los resultados y conclusiones de las investigaciones, en las que se reflejaba que Lee Oswald había sido el asesino, que había actuado solo y que lo había hecho por un insaciado anhelo de notoriedad y por enemistad política. Parecía un caso cerrado.

Pero el esfuerzo y la curiosidad de muchos investigadores, periodistas y gente anónima sucumbidos ante la atracción de un caso tan notorio y ante las evidentes contradicciones de los resultados de la CW impidieron que todo quedara en el olvido.


(Esta ampliación de la fotografía de Moornan muestra una extraña figura en la valla del montículo de hierba)


(Ampliación digital de la zona del montículo. Aquí se observa esta figura y lo que parece ser el fogonazo de un disparo)


(La anterior imagen, coloreada, mostraría el uniforme de un policía de Dallas de la época.)


 (Policía de Dallas, el día del atentado, Compárese el uniforme)

También hemos mencionado como muchos de estos periodistas o investigadores particulares desaparecerán en extrañas circunstancias. Aparte de la periodista que entrevistó a Ruby, hay otros casos llamativos: James Koethe y Bill Hunter, dos periodistas de Dallas; a uno le robaron los apuntes que había tomado para escribir un libro sobre el asesinato. El otro, había mantenido una entrevista con Jack Ruby.

Hay más muertes en extrañas circunstancias: Tom Howard, el primer abogado de Jack Ruby; Arlene Roberts, la mujer que había alquilado una habitación a Oswald en Dallas y que el día del asesinato testificó que llegó un coche de polícia a su puerta y, tras sonar el claxon, Oswald salió de casa; Nancy Jane Mooney, bailarina del club de Ruby, que testificó que Ruby y Oswald se conocían desde antes del asesinato; Nancy Hamilton, otra de las bailarinas del club de Ruby y que testificó que cada noche pasaban decenas de policias de Dallas por ese local; William Whaley, el taxista que llevó a Oswald a su casa después del asesinato; Lee Bowars, el ferroviario que vió "cosas extrañas" tras la valla del montículo de hierba; Eduardo Benavides, hermano del testigo del asesinato de Tippit. Y un largo etc.

El caso de Bowars es muy significativo, porque él, sin saberlo, fue uno de los testigos más importantes del caso. Bowars era un ferroviario que trabajaba en la estación que hay justo detrás del montículo de hierba, desde donde decenas de testigos habían oído disparos, visto salir humo y haber olido a pólvora. Bowars declaró en la CW que unos treinta minutos antes del atentado vio llegar un vehículo, conducido por un solo hombre, y que éste hablaba por radio.

Poco después vio llegar un grupo de personas (tres o cuatro) entre los que había un policía, el cual echó a varios expectadores que querían ver desde allí el desfile. Luego dijo que cuando sucedió el atentado "le pareció ver algo extraño" y que "tuvo la certeza de que algo raro había ocurrido detrás de aquella valla". Sin duda Bowars, aunque no vio disparar a nadie, fue testigo de la actuación del 2ºgrupo de tiradores de la plaza, el que acabó con la vida de Kennedy.

Para la CW no tuvo importancia que 52 testigos de la plaza Dealey declararan que habían sentido disparos desde la valla del montículo de hierba. Para la CW esto no podía encajar con su teoría del asesino solitario. Pero vayamos por partes.

Según la CW, hubo tres disparos. El primero falló, el segundo alcanzó a Kennedy en el cuello (según la CW entró por detrás del cuello, salió por la parte frontal, alcanzó a Connally en la espalda, mano y muslo) y la tercera es la bala fatídica disparada a la cabeza de Kennedy, la que acabó con él. La segunda, pues, es la bala mágica.

Según los médicos de Dallas que atendieron a Kennedy, los primeros en hacerlo antes de la autopsia oficial de Bethesda, la herida del cuello de Kennedy era una herida de entrada frontal, disparada desde delante. De esta declaración de los médicos tenemos constancia gracias a la rueda de prensa que ofrecieron justo después del anuncio de la muerte del presidente. El cirujano jefe de Dallas fue preguntado dos veces y dos veces ratificó que la herida de bala era entrante, disparada de cara a él. Esto es muy importante porque contradice de lleno a la CW. Tenemos constancia de esta declaración gracias a las imágenes de aquella rueda de prensa y las declaraciones escritas de los periódicos locales el día siguiente. Pero a la CW todo esto no le importa, porque el proceso de falsificación ya estaba en marcha.

Es también muy importante que en esa rueda de prensa el cirujano jefe de Dallas dice que Connally ( el gobernador de Texas) está a punto de ser operado y se le va a extirpar una bala que tiene en el muslo. De esa bala no hay constancia, simple y llanamente ha desaparecido. Hubiera añadido una bala más a la lista …

En cambio, la bala mágica aparece semiintacta en la camilla del gobernador. Según la CW es la bala mágica, que ha realizado 7 heridas a Kennedy y Connally y ha aparecido ella solita en la camilla y casi intacta. Luego volveremos a esta bala, pero antes decir que los médicos de Dallas también declararon que Kennedy había sido herido en la espalda, unos 15 cm por debajo de la base del cuello. Todo esto, como digo, está reflejado con imágenes y texto en la declaración de prensa posterior al asesinato.

El día siguiente, los médicos de Dallas que habían inspeccionado el cuerpo del presidente destruyeron todas sus notas (cosa inexplicable tratándose del asesinato del presidente de los EEUU). ¿qué o quién les presionó para hacer esto?.

Ya he dicho al comienzo que la autopsia de Kennedy debió hacerse legalmente en Dallas aquel mismo día, pero está claro que el golpe de Estado no podía consentir y no hubiera sobrevivido a una autopsia honrada en el Parkland Memorial. Para ello secuestraron el cuerpo de Kennedy y se lo llevaron a Bethesda, cerca de Washington. Esta autopsia fue llevada a cabo por dos tenientes coronel sin experiencia en heridas de bala (al contrario que en Dallas, donde hay muchos heridos de bala y los médicos tenían mucha experiencia en este sentido) y bajo las órdenes de almirantes y militares de mayor rango. Gracias a esto la herida de bala entrante en Dallas, en Bethesda era de salida, para que casara como herida producida por un disparo desde atrás, es decir, desde el Depósito de Libros. Si en Dallas la herida de la espalda estaba 15 cm bajo la base del cuello, en Bethesda está en la misma base del cuello y se especifica como el orificio de entrada de la herida en el cuello. Por tanto, dos heridas diferentes se manipulan para que parezcan una sola y se cambian las direcciones de las trayectorias para que casen con la teoría del disparo desde atrás, desde el depósito de libros.

También la herida de la cabeza cambia. En Bethesda será el doble de grande que en Dallas y además el cerebro del presidente ha desaparecido por completo. Esto se sabrá solo años después, cuando el fiscal Jim Garrison pida un análisis del cerebro para sus investigaciones y al final le tengan que reconocer que desapareció. ¡Es inaudito! ¡es auténticamente intolerable!. El propio gobierno de los EEUU reconociendo que el cerebro de JFK ha desaparecido. ¿qué pasa, que se les cayó por el camino?. Está claro, el cerebro es de la consistencia de la plastelina y queda dibujado en él la trayectoria de un disparo. Esta prueba hubiera sido insuperable para la CW.

El cuerpo de Kennedy fue alterado quirúrgicamente durante el vuelo de Dallas a Washington y luego fue cambiado a otro ataúd. Todo esto fue realizado mientras su esposa Jaqueline asistía al juramento del nuevo presidente Johnson. Hasta entonces no había querido separarse del cuerpo de su difunto marido, pero ahora tenía que ser testigo del juramento y a duras penas lograron convencerla. El cuerpo de JFK estuvo unos 20 minutos solo, durante los cuales se le practicó una incisión en forma de estrella en la parte superior del cráneo, siéndole extraído el cerebro. Agentes del FBI que participaron en la autopsia de Bethesda reconocieron en su informe que el cuerpo daba la impresión de que había sido alterado.

También en la autopsia de Bethesda se extrajo una bala del cuerpo de Kennedy. Esta fue entregada a dos agentes del FBI (hay constancia documental de esa entrega) pero esa bala ha desaparecido y no sabremos jamás si era o no del mismo calibre que la utilizada en el atentado. Los médicos que realizaron la autopsia quemaron sus notas y se les ordenó que no realizaran comentarios de la misma. Las pruebas y las radiografías de la autopsia están selladas hasta el 2039.

Diagrama de los disparos y las trayectorias

Si empezamos a contar balas, tenemos la bala que falló (la que hirió a James Teague en el puente del tren), la bala mágica, la bala de Connally (desaparecida), la bala de Bethesda (desaparecida) y la bala del cerebro de Kennedy, desaparecida también junto al cerebro. Tenemos cinco balas como mínimo, pero podrían haber más. Un fotógrafo de Dallas tomó unas fotografías aquel día, en la plaza Dealey, donde se ve a un adjunto de cheriff coger una bala del pavimento de la calle y guardársela en el bolsillo. La limousine de Kennedy fue inmediatamente limpiada y reparada por orden de Johnson, como hemos visto. El traje de Kennedy fue inmediatamente enviado a tintorería: está claro que alguien tenía prisa por borrar las huellas de un golpe de estado.

El propio informe Warren recoge numerosas fotografías en las que se observa el impacto de balas o trozos de bala en la limusina descapotada (una de ellas se ve claramente cómo ha impactado en el frontal del parabrisas delantero)

Tampoco la CW tuvo muy en cuenta el relato de una testigo que había visto a Jack Ruby pocos minutos antes del atentado conduciendo una furgoneta. De esta salió un hombre con lo que a la testigo le pareció un fusil enfundado. Pensó que era el servicio secreto que se estaba situando en la plaza. Ese mismo día, después del asesinato, acudió al FBI para aportar su testimonio de lo que había visto. El FBI le enseñó varias fotos y ella identificó a Jack Ruby.Cuando el domingo Ruby asesinó a Oswald ante las cámaras de TV la testigo se quedó de piedra y confirmó a su família que esa era la persona que ella había visto el viernes en la plaza Dealey conduciendo una furgoneta. Ella lo había identificado al FBI antes de que asesinara a Oswald pero cuando apareció publicado el informe Warren, la testigo lo leyó y vio como le habían manipulado su declaración, según la cual ella había sido incapaz de identificar a Ruby.

La "bala mágica" fue uno de los mayores engaños, sino el que más de la CW para tratar de convencernos del asesinato de Kennedy. Según la CW, basándose en la teoría de un abogado llamado Aaron Specter, la bala encontrada en la camilla de Connally (¡qué curioso, una bala encontrada fuera del cuerpo del herido!) había provocado siete heridas, dos a Kennedy y cinco a Connally.

Esto podría parecer posible aunque muy dificil, pero hay varias evidencias que acompañan a la lógica. Aunque fuera posible que una bala causara siete heridas, está claro que esta debería quedar totalmente deformada. Cuando se dispara un proyectil, éste, cuando impacta, se deforma. Se dispararon balas comparativas contra la muñeca de un cadáver y el proyectil quedó totalmente destrozado. En el caso de la bala mágica, la bala está prácticamente intacta.

Además, según la película que grabó Abraham Zapruder, es fácil ver como la bala que hirió a Kennedy no tiene nada que ver con la que hirió a Connally, puesto que transcurrieron 1’5 segundos entre una y otra. El propio Connally declaró en rueda de prensa (tengo las imágenes) que la CW se equivocaba porque él mismo estaba seguro de que la misma bala que hirió a Kennedy no le hirió a él. Pero a la CW poco le importaban las evidencias.

Por último, la prueba definitiva, las trayectorias de las heridas de Kennedy y Connally eran totalmente diferentes. Para resumir, la CW nos quiere hacer tragar lo siguiente: una bala que entra por la parte posterior del cuello de Kennedy, sale por la garganta, queda suspendida un segundo y medio en el aire, gira a la derecha, entra por la espalda de Connally, sale por el pecho izquierdo, vuelve a girar para alcanzar la muñeca de Connally, rebota y alcanza el muslo (la bala que el médico de Dallas dijo iban a sacar) y aparece ella solita, intacta, en la camilla de Connally. Para la Comisión Warren es más creíble esta teoría, claro está, que no la idea de más disparos.

Como también es más creíble desechar el testimonio de 52 testigos que oyeron disparos desde el montículo. También hay que destacar que no solo las imágenes y la razón desmienten la teoría de la bala mágica; así, en el video de Zapruder se ve claramente que la bala que hiere a Kennedy no es la misma que hiere a Connally. Este había testificado ante la comisión Warren que estaba seguro de que la bala que le hirió a él no era la misma que la que hirió a Kennedy.

Si no hubo disparos desde el montículo, ¿porqué cientos de personas corrieron hacía allí después del atentado? ¿Porqué varios policías que acompañaban a la comitiva pararon su moto y fueron pistola en mano hacía allí?. ¿Porqué Lee Bowars vio cosas y gente extraña detrás de la valla? ¿Quiénes eran los individuos que según testigos y según un policía de Dallas fueron identificaron como agentes secretos, cuando el servicio secreto dijo a la CW que allí no tenía a nadie vigilando la valla?. Ya resulta curioso que un servicio de seguridad no se preocupara por poner allí a nadie, en las más elementales normas de protección. Pero, entonces ¿quienes fueron aquellos que se identificaron con las placas del servicio secreto? ¿qué pasó con los supuestos vagabundos sacados de un vagón de la estación de detrás de la valla, que fueron conducidos a comisaria?

Existen varias fotografías sacadas por un fotógrafo de Dallas, nunca publicadas, en las que se ven a tres vagabundos conducidos por dos policías. Han sido sacados del vagón y son conducidos a un supuesto interrogatorio preventivo. En la foto se ve claramente que de los tres, el único vagabundo auténtico es el último, anciano y con las ropas roídas. Los dos primeros llevan ropas limpias, zapatos nuevos, cara afeitada, pelo bien cortado. No hay constancia de que los vagabundos fueran interrogados por la policía de Dallas. ¿Quiénes eran esos dos hombres? ¿Porqué un testigo de la plaza Dealey vio a un hombre correr desde la valla hacia los vagones de la estación justo después de los disparos?. La CW no hizo nada por investigar esto, lógicamente.

Tampoco importa la actitud del hombre del paraguas (en un día soleado) ni el hombre que había junto a él levantando la mano (no como un saludo, sino como una señal) ¿quiénes eran?.

(Fuente: http://www.mdvnet.com/Kennedy/)


2 comentarios:

  1. KENNEDY es igual al de las torres gemelas esta digitado desde el poder --

    ResponderEliminar
  2. KENNEDY,torres gemelas, ,es raro que nadie diga nada o creen que la gente es tan idiota que van a creer que las torres se desplomaron por el inpacto de los aviones ,creo que el poder maneja todo la vida y el futuro de la humanidad no les inporta nada a estos h.d.p.

    ResponderEliminar