lunes, 14 de octubre de 2013

TERESA FORCADES DENUNCIA LA MERCANTILIZACIÓN DE LA SANIDAD


Magistral presentación de la religiosa Teresa Forcades sobre cómo funciona realmente la sanidad a manos de los intereses financieros de las grandes industrias. La salud no es una mercancía, afirma sor Teresa, y así es como deberíamos verlo todos.

Te invitamos a que conozcas como funciona realmente el sistema sanitario y a quién beneficia realmente.

La privatización es el dominio de las entidades privadas sobre la comercialización de la salud y la investigación, donde estas acostumbran a tener mas del 50% de las acciones sobre el sector público, cosa que hace indiscutible el dominio privado sobre la comercialización/investigación de la salud, usando a su antojo el dinero público que este aporta en estos pactos. De seguir así, la privatización de la sanidad nos llevará a tener un sistema de salud donde solo tendrán acceso las personas que se lo puedan costear, de no ser así no tendrás derecho a ningún tipo de sanidad , solo a morirte decentemente.

La protocolorización está relacionado con los estudios que las compañías farmacéuticas imponen en la sanidad para controlar sus ganancias a través de estudios o test que se hacen indiscriminadamente y en exceso a los pacientes de la sanidad, ahora privatizada, como pueden ser los protocolos o test de embarazo. Ello conlleva unos beneficios muy elevados para las industrias farmacéuticas ya que todas las embarazadas están sometidas a este protocolo y exceso de pruebas que tienen un coste para la sanidad pública y una ganancia para las empresas privadas. Esto deja inexorablemente de lado el importantísimo trato personal médico/paciente convirtiendo este último en un objeto o mercancía que da unos beneficios a estas grandes industrias y creando frustración en la profesión médica al estar sometidos y obligados a ceñirse a estos protocolos que le apartan del trato personal con el paciente. La protocolorización va íntimamente unida a la facturación.

La medicalización es la tendencia a sobre medicar a los pacientes y a poner cada día mas bajo el prisma de la enfermedad muchas de las situaciones que hasta ahora eran cotidianas y normales, donde también se incluyen problemas que pueden ser de origen social, generacional, sicológico, político o económico. Por ejemplo, ahora existe una enfermedad que se llama “depresión juvenil” y que parecer ahora es necesario medicar, antes le llamábamos adolescencia, también llamada edad del pavo, cosa totalmente normal y necesaria para que los jóvenes aprendan a afrontar la vida tal como es. En este caso se suministran fármacos que atontan a los jóvenes y no les deja disfrutar de su adolescencia pudiendo llegar a causar un índice de suicidios muy elevado entre ellos por este exceso de medicalización innecesaria. Esto también pasa con la llamada hiperactividad infantil, donde se descubre el año 37 el medicamento para esta enfermedad actual antes de que esta se manifieste, procedente de las anfetaminas y que ahora se suministra este medicamento indiscriminadamente y que pueden llagar a dañar al niño, medicamentos que tienen un efecto sobre el niño igual que la cocaína la tiene sobre los adultos. También podemos incluir la llamada disfunción sexual femenina junto a la masculina, donde se diseña una enfermedad a medida que después de una alarma social convenientemente estructurada se pone a la venta un medicamento con la única intención de hacer dinero que es el verdadero propósito de las farmacéuticas antes de sanar realmente a alguien. Este fue el verdadero motivo de la famosa campaña de la Gripe A.


(Fuente: http://www.lacajadepandora.eu/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada