miércoles, 23 de octubre de 2013

NI LOS HERMANOS MARX ...




Las siglas PP cada vez andan más cerca de identificar al Partido Patafísico, dada la tendencia de sus dirigentes al surrealismo más disparatado. Recordamos al lector que el adjetivo "patafísico" proviene del divertido tratado "Gestas y opiniones del Doctor Faustroll, patafísico" de Alfred Jarry, obra germinal cuya lectura llevó a algunos admiradores a practicar una ciencia paródica llamada patafísica, dedicada «al estudio de las soluciones imaginarias y las leyes que regulan las excepciones». ¿Con qué otro adjetivo calificar al partido que dice luchar contra el fraude y concede beneficios tributarios al dinero obtenido ilegalmente? A un partido cuyo presidente se saluda a sí mismo al tomar la palabra en el Parlamento.



... y cuyo nivel de concreción a la hora de responder a una pregunta directa y sin ambigüedad es de salida de pata de banco:



Mariano Rajoy, humorista involuntario que se confunde al leer sus propias anotaciones, es la imagen misma del bochorno, el disparate y la contradicción. Su "estilo" político -por llamarle algo- recuerda inequívocamente al Groucho Marx de "Estos son mis principios; si no le gustan, tengo otros". Sus ocurrencias al margen de la lógica y la coherencia quedarán durante mucho tiempo en las hemerotecas como ejemplo de un patético estilo de gobierno que consiste en ir saliendo del paso a golpe de improvisación, sin dejar nunca que la coherencia le arruine el momento: "Todo (lo publicado por la prensa acerca del caso Bárcenas) es falso, salvo alguna cosa, que es (justamente) la que han publicado los periódicos".



Una afirmación y su contraria, todo en la misma frase. La imaginación al poder. Al fin y al cabo diez millones de crédulos han votado su programa electoral. Esa masa de votos le legitima, a su entender, justamente para incumplir su programa electoral.

¿Alguien le encuentra alguna lógica?



(posesodegerasa)

No hay comentarios:

Publicar un comentario