lunes, 7 de octubre de 2013

LA FOTOGRAFÍA DE HITLER EN ARGENTINA RESULTA SER UN "FAKE"


O, si el lector prefiere que nos ciñamos a la lengua de Cervantes, un engaño, algo que me resulta doloroso reconocer en la medida en que también yo caí durante 48 horas en la trampa, publicando en el blog el documento que parecía probar la teoría de la evasión argentina del líder nazi.

No obstante, un comentario en la página original en la que hallé la información identificaba la imagen como una toma realizada en el refugio alpino del Führer en Berchtesgaden. Una búsqueda no demasiado trabajosa en Google imágenes me hizo reconocer en seguida el original de la imagen retocada. Es éste:



Si lo comparamos con la supuesta imagen de Hitler que se supone realizada hacia 1956 las coincidencias son tan notables que solo cabe suponer que la imagen ha sido "trabajada" para envejecer al personaje. El enfoque, la configuración de la mandíbula y la nariz, y sobre todo, el diseño de la corbata, con sus brillos y sombras casi intactos, nos hacen reconocer la toma original, disimulada bajo una mano de Photoshop que elimina el flequillo y el bigote, añade bolsas bajo los ojos, cambia la orientación de las sombras y colorea el conjunto. No tan burda como la imagen de Bin Laden muerto, pero igualmente, una imagen fraudulenta.



Una vez que tomé conciencia del "fake", decidí que lo pertinente era darlo a conocer y admitir sin ambages mi equivocación. No quiero dar pie a la menor sospecha de manipulación en el blog. Ésta es mi rectificación y mi humilde reconocimiento de que "me la han colado".

Al final, si de algo ha servido todo esto es para contestar al anónimo cuyo comentario era toda una muestra de indignación ante la suposición de que la reacción del Führer al cerco de Berlín hubiera sido seguir la máxima de Woody Allen "toma el dinero y corre". Espero que con este reconocimiento de culpa tenga algo que seguir festejando en el "Oktoberfest", aunque quizá algún dia tenga en mis manos al fin una prueba concluyente de la huida argentina de su héroe. "La ausencia de prueba no es prueba de ausencia", decía Carl Sagan.

Y no deja de resultar irónico que abriera el mes con un reportaje fotográfico titulado "Los abusos del Photoshop" que es donde debería haber ido la foto trucada de Hitler.

(posesodegerasa)

3 comentarios:

  1. Hola
    Equivocarse en esta sociedad donde la mentira y la ocultacion es la moneda de cambio es normal. Le puede suceder a cualquiera que minimamente busque las verdades y realidades. Es incuestionable que el que se conforme con lo que digan los medios de comunicacion y gobiernos no tendra que preocuparse por cometer esos errores.
    Para los que buscan conocer, el error es normal. Lo que hay que hacer al equivocarse es reconocerlo internamente y no desmoralizarse por ello.
    Siempre el conocimiento que tenemos esta basado en las pruebas e informaciones a las que podemos tener acceso. Ese conocimiento tenemos que estar dispuestos a irlo cambiando conforme las pruebas e informaciones vayan siendo mas si enfocan en otra direccion.
    No creo que nadie piense que un error asi pueda desmerecer el buen trabajo que realizas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amigo.
    Como siempre, tus palabras son una dosis de ánimo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Claro que es Angela, fíjate en los pómulos y en los orificios oculares son los mismos. Con el tiempo esos rasgos no cambian hablalo con cirujanos. Te dirán lo mismo.

    ResponderEliminar