lunes, 2 de septiembre de 2013

LA MENTIRA PRECEDE A CADA GUERRA IMPERIALISTA



Todas las guerras van precedidas por una gran mentira mediática. El imperio norteamericano, en su cinismo, siempre ha pretendido disfrazar sus campañas de expoliación y sometimiento con la excusa de las grandes causas que conmueven a la opinión pública: exportar la democracia, hacer respetar los derechos humanos, defender los intereses estadounidenses, ... Siempre una fachada sólida, digna y falaz para ejercer la extorsión y el genocidio. Remito al lector a esta entrada que publiqué hace más de un año repasando las burdas justificaciones esgrimidas por el Imperio para sus guerras neo-coloniales.

La última falacia defendida por esa marioneta "illuminati" sin alma que es el nefasto Obama es que 100.000 asesinados por armas convencionales es una cifra admisible, pero 1300 por armas químicas suponen un balance intolerable ... por el que debe pagar el bando que ha padecido el ataque. El ansia justiciera del Nobel de la Paz más indigno de la historia no se detiene a considerar los numerosos indicios -hoy ya evidencias- de que ha sido el bando "rebelde" el que ha tenido los medios (suministrados por Occidente a través de Turquía y financiados por Arabia Saudí), la ocasión y al menos tres antecedentes de uso de armas químicas contra población civil en el conflicto. Los "mass media", prostituídos al servicio de la sinrrazón de la fuerza, ocultan todo posible análisis de la situación para servir a los intereses financieros que empujan hacia una guerra que puede incendiar todo Oriente Medio. Los mismos medios de comunicación y gobiernos que reconocieron que la justificación para la invasión de Irán estuvo basada en mentiras, vuelven  a realizar el mismo ejercicio criminal con otro país (Siria).

Todas las hipócritas maniobras del ocupante de la Casa Blanca obedecen a un plan trazado en los años de la nefasta administración Bush para hacerse con el control de los recursos de Oriente Medio y derrocar a todo régimen que pudiera presentarse como una alternativa viable al Nuevo Orden Mundial.

No es mal momento para contemplar como los poderes fácticos muestran su verdadero rostro en esta situación, desde el pesebrista "New York Times", que aboga por dinamitar el derecho internacional pidiendo el bombardeo de Siria "aunque sea ilegal", hasta el oportunista "holding" social-fascista que se hace llamar Partido Socialista Obrero Español y que por boca de su carroñera portavoz, Elena Valenciano, proclama su apoyo a un ataque contra Siria incluso sin el aval del Consejo de Seguridad de la ONU.

¿Castigar el uso de armas químicas? La OTAN que dirigía el criminal "socialista" Solana usó generosamente uranio empobrecido tanto en la guerra contra Serbia como en la invasión de Iraq. El genocida estado israelí ha utilizado fósforo blanco en Gaza sin recibir el menor reproche de sus "justicieros" aliados. El mismo estado que por boca -y puño y letra- de su mandatario laborista (la versión sionista del pragmatismo sociata de aquí), Simon Peres, ofreció al régimen del "apatheid" sudafricano el suministro de todas las armas químicas y nucleares que les apeteciera.

¡Malditas las guerras y los canallas que las apoyan! ¡Y malditos también los que votan a sabiendas a criminales!


No hay comentarios:

Publicar un comentario