domingo, 4 de agosto de 2013

EL CASO URDANGARÍN, UNA CONTÍNUA CAJA DE SORPRESAS


 
Hace unos meses, cuando el asunto Urdangarín empezó, un astrólogo consultado comentó que había estudiado su carta astral y ésta decía que el Duque acabaría suicidándose. No dí crédito a semejante exageración. Pero a medida que pasa el tiempo, entramos en una oscuridad cada vez más ponzoñosa.

La publicación de los mails íntimos del Duque ha divulgado que su amante de ojos azules es un amigo de adolescencia, Jaume Reguant. Aunque cada uno puede tener la vida sexual que más le agrade, dado el perfil del personaje, si ya el asunto era bochornoso, ahora ha pasado a ser escabroso. Diego Torres explicaba a la juez que si esos mails estaban en su posesión era porque el mismo Urdangarín se los había remitido, razón por la que el Duque ya no puede reclamar el respeto a su intimidad pues como establece la doctrina del Tribunal Supremo "quien 'malbarate sus derechos de la personalidad o no sea celoso custodio de los mismos, no será acreedor a su protección jurídica', lo cual es de absoluta aplicación a este caso".

Esto me recuerda aquella anécdota de Dominguín que se apresuraba a vestirse después de haber pasado la noche con Ava Gardner. La actriz sorprendida por su apuro matutino le preguntó: ¿a dónde vas con tanta prisa? A lo que él, dicen, contestó: ¿Adónde? ¡Pues a contarlo!

Para muchos machos españoles, el placer erótico se remata en la plaza.

Pero no olvidemos que la indispensable pregunta para no morir idiota es QUI PRODEST? ¿quién se beneficia con este escándalo?

El caso Noos y demás Corinas han destapado las pestilentes cloacas del poder real: según dice Torres Camps y Barberá se citaron con él y Urdangarín en la Zarzuela. Y ya quedan pocos españolitos que crean que el Rey no sabía nada.  La Casa Real está sintiendo el efecto Iguazú, ese punto de no retorno en el que la corriente te lleva ineludiblemente hacia el precipicio, y en este momento de desesperación todo vale.

Los Reyes saben navegar. Hay que tirar al Duque por la borda, es la única manera de  salvarse. Poco importa que sea el padre de sus cuatro nietos, poco importa que sea el esposo de la hija. El fin siempre justifica los medios. Iñaki agárrate.

Hace ya un tiempo que están preparando la separación de los Duques porque saben que tarde o temprano el Duque hablará, y sabe demasiado.  Y no puedo dejar de estremecerme al pensar el destino que les espera , en los entornos mafiosos, a los que saben demasiado.

Hace unos días, y antes de que estos mails de pésimo gusto salieran a la luz , la prensa anunciaba que la Infanta se marchaba a Suiza con sus hijos, precisando la ciudad: Ginebra. Si el motivo anunciado es porque va a "trabajar en la Caixa en proyectos con Naciones Unidas", podemos estar seguro que ese NO es el motivo.

                                     ¿Por qué Ginebra?

¿Ausencia de convenio de extradición entre ambos países?
¿Cuentas opacas de la Familia Real que conviene cambiar de lugar porque Urdangarín lo sabe?
¿Otros motivos?

Acabaremos sabiéndolo, no lo dudo.

(Visto en http://nomoriridiota.blogspot.com.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario