viernes, 5 de julio de 2013

LA "TRANSPARENCIA" DE LA CASA REAL


- Papa, papa, yo te lo enciendo, pero "fumar mata", eh?
- Si, y jugar con pistolitas cargadas también, vástago incoherente.

Con un cierto retraso (tres meses), aunque "nunca es tarde si la dicha es buena", la Casa Real ha dado "cumplidas" explicaciones acerca de la herencia del papá del Rey, el Conde de Barcelona don Juan de Borbón, quien pese a lo triste que es el exilio consiguió legar a su primogénito unos mil cien millones de pesetas, incluidos  728,75 millones en fondos depositados en cuentas en el extranjero.

¿Cuáles han sido esas explicaciones? Que don Juan Carlos se ha pulido la herencia, pero, eso sí, en pagar "obligaciones y deudas contraidas por los condes de Barcelona", así como "gastos determinados". Lo de los "gastos determinados" es de lo más indeterminado que cabe esgrimir, pero pensar que su señor padre había incurrido en deudas muchimillonarias que no canceló en vida, correspondiendo tan penoso trámite al monarca, modelo de piedad filial, de cuentas claras y de transparencias dignas de Victoria´s Secret es tomarnos a los españoles por lelos.

Para más rechifla, se nos informa de que el Rey no tiene ninguna cuenta en el extranjero (en este país nadie las tiene ... nominalmente, puesto que todas están a nombre de sociedades-pantalla), ya que canceló la de su padre en 1995. Y, "last but not least", Zarzuela informa no tiene constancia de que se pagaran los impuestos de la herencia recibida, pero tiene "el convencimiento" de que "los albaceas sí lo hicieron".

A mí Hacienda me suele exigir -y de malas maneras, puestos a decirlo todo- recibos, no buenas palabras. Claro, que yo no soy tan "igual ante la ley" como otros.

Majestad, ¿conoce usted la cita de aquel proto-anarquista y Padre de la Iglesia llamado San Agustín de Hipona "Todo rico es un ladrón o heredero de un ladrón"? Ninguna de las dos opciones resulta demasiado honrosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario