miércoles, 17 de julio de 2013

"EL PROCESO", DE ORSON WELLES, LA ADAPTACIÓN DE UN GENIO POR OTRO GENIO


En 1962 un Orson Welles errático y desmesurado, cuyos proyectos podían dar lugar por igual a obras maestras absolutas ("Sed de mal", "Campanadas a medianoche", "Ciudadano Kane", ...) o a filmes inacabados, mutilados o abandonados (sus adaptaciones del Quijote y de la gesta de Hernán Cortés, "El cuarto mandamiento", "La herencia del viento", ...) emprendió -y llevó a buen puerto- la adaptación de la novela de Franz Kafka "El proceso", una de las tramas que convirtió a su autor en el mejor notario de la angustia del individuo ante la maquinaria del poder, el absurdo de una existencia regida por la burocracia y el infierno existencial creado por un incesante cuestionamiento de la propia valía. El protagonista, Joseph K., es acusado no sabemos bien de qué. Su existencia se convierte en un imposible ejercicio de autojustificación mientras espera el cumplimiento de una sentencia que sabe fatal. Una obra desasosegante (e incómodamente cercana a la realidad de nuestro tiempo).


No hay comentarios:

Publicar un comentario