martes, 2 de julio de 2013

EL CASO ALCÀSSER SITUARÍA AL ESTADO ENTRE LA ESPADA Y LA PARED (2ª parte)


Versión oficial

Dos delincuentes comunes, Antonio Anglés (fugado) y Miquel Ricart (condenado) – el primero homosexual y al parecer colaborador esporádico de la Guardia Civil local – secuestraron, torturaron, violaron y asesinaron a Miriam, Toñi y Desirée, sepultándolas después en un paraje conocido como La Romana. Los cuerpos fueron encontrados semienterrados varios meses después por dos apicultores que lo comunicaron a la Guardia Civil.

Miquel Ricart fue condenado y Antonio Anglés, autor principal, se fugó cuando iban a detenerlo, burló el cercó de las fuerzas de seguridad del estado e inició un periplo que lo pudo llevar a Madrid, desde allí a Portugal, Irlanda o Brasil.

Investigaciones independientes

Diferentes investigaciones independientes, a pesar de las enormes dificultades para llevarlas a cabo, coinciden, salvo puntuales diferencias en que la versión oficial es completamente un montaje dirigido por las cúpulas de los cuerpos de seguridad: ni Antonio Anglés ni Miquel Ricart tienen relación alguna con el caso. Toda una operación de encubrimiento se inicia antes de la aparición oficial de los cadáveres, para buscar falsos autores pues el Estado ya tenía los cuerpos antes de la puesta en escena de la aparición en el paraje de la Romana.

La única pista que condujo a la policía hasta el acusado y desparecido Antonio Anglés fue un papel que se encontraba encima de la fosa; una receta médica troceada a su nombre. Estos papelitos debieron aguantar en el lugar durante meses a pesar de vientos de más 150 km/h. El padre de Miriam decía irónicamente que “si el viento te arrastra, agárrate al papelito”.

El gobierno de entonces dedujo que sería imposible descubrir a los autores del crimen. El alto poder o rango de los criminales y sus infinitos recursos, la incapacidad de la fuerzas de seguridad para investigar entre estos círculos y las inminentes elecciones cuyo resultados se verían afectados por la ausencia de sospechosos, condujo a la cúpula del Estado español a aprobar una operación para buscar falsos autores y un “guión” se puso en marcha, que se iba improvisando de acuerdo al trascurso de los acontecimientos.

Algunos detalles de los crímenes

- El objetivo de los sádicos criminales podría haber sido Míriam García Iborra pues días antes la niña sufrió el ataque de un encapuchado a pié de casa interrumpido por la aparición de unos vecinos en la escena.

- Las niñas fueron violadas vaginal y analmente, peneanamente y con objetos. También fueron violadas post mortem (ya cadáveres). Una de ellas tenía un pezón cortado.

- Entre las vertebras dorsales del cuerpo de Desirée se encontró alojada una cruz de Caravaca que pudo ser introducida por alguna vía.

- Las niñas tenían un disparo en la frente cada una. Un proyectil encontrado no tenía la deformación propia del impacto con el cráneo. Este tipo de munición es especial, no pertenece a los cuerpos de seguridad ni es corriente en España.

(Fuente: http://www.alazul.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario