viernes, 10 de mayo de 2013

LA POESÍA DE BUKOWSKI, ESPEJO DEL MALESTAR DE NUESTRA ÉPOCA


"Desde hace un tiempo
vengo pensando
que este país ha retrocedido
cuatro o cinco décadas,
y que todo el progreso social,
la bondad de las personas
para con las personas,
ha sido arrasada y sustituida
por las mismas viejas intolerancias"

(Putrefacción)

Los versos del genial borracho -"las botellas vacías eran cadáveres desangrados, que me rodeaban con su inutilidad"- fueron escritos hace ya mucho tiempo, pero parecen hablar de los tiempos que nos ha tocado vivir.

Todas las crisis económicas son al final la misma, la que un conjunto de chacales trajeados y con aspecto humano deciden decretar porque son el escenario que más conviene a sus turbios negocios.

La corrupción, los abusos, el desprecio por lo más genuinamente humano encienden la indignación del poeta desquiciado, para quien disfrutar de la lluvia es más consolador que disfrutar del dinero:

Y me río,
todavía puedo reír,
¿quién no se ríe
cuando todo es tan ridículo
que sólo los dementes, los payasos, los medio tontos,
los tramposos, las putas, los alborotadores,
los atracadores de bancos, los poetas
son interesantes?

(Los placeres del condenado)

Enlazo a continuación la película más o menos biográfica que Barbet Schroeder dedicó a Bukowski, personificado como su "alter ego" literario Henry Chinaski, y en la que el propio Bukowski aparece en un fugaz cameo como cliente de bar (los subtítulos hay que activarlos pulsando sobre el primer icono del borde inferior derecho de la pantalla):


No hay comentarios:

Publicar un comentario