viernes, 17 de mayo de 2013

LA MUTILACIÓN DE ANGELINA JOLIE, PUNTA DE LANZA DE UNA ESTUDIADA ESTRATEGIA DE INGENIERÍA SOCIAL


Seguro que muchos lo habréis percibido: las sincronizadas noticias de la consecución de la clonación de un embrión humano y la del anuncio de Angelina Jolie de que se iba a extirpar los pechos para prevenir un cáncer de mama estaban relacionadas.

Hace ya mucho tiempo que sabéis que la bella actriz, hija (irreconocida hasta muy mayor) del actor Jon Voight, es un gran activo de la élite, que la utiliza en la campañas de imagen de la ONU… mientras participa en el perverso "think tank" del Council of Foreign Relations (CFR).

Angelina es pues, una “Relaciones Públicas” de los Iluminati, una títere MK-Ultra a la que se presenta como modelo conductual para las mujeres del mundo.

Hace dos días -mientras Obama se enfrenta a una seria acusación de haber participado en el ataque a la embajada USA en Bengasi, Libia- Angelia Jolie conseguía las portadas de la prensa mundial al anunciar que se había extirpado los pechos porque una compañía especializada en genética, tras estudiar su árbol genealógico, la había diagnosticado ¡un 87% de posibilidades de desarrollar un cáncer de mama!

“¡Los pechos más apreciados del Planeta, a la mierda!” (Para los hombres). “¡La belleza envidiada por miles de mujeres toma esa determinación, por algo será!” (las mujeres).

Bien, hemos tardado poco en enterarnos del verdadero significado de esta decisión, y tiene que ver con la otra noticia que aparecía el mismo día: el anuncio de la clonacion del primer embrión humano coincide con una pronta decisión del Tribunal Supremo norteamericano sobre la legalidad o no de patentar genes humanos. En concreto, lo que se litiga es si la compañía radicada en UTAH, Myriad Genetics, puede patentar los genes ASOCIADOS CON EL CÁNCER DE PECHOS Y EL DE OVARIOS: BRCA 1 Y BRCA2, respectivamente, que servirían, según ellos, para regenerarlos.

Creo que no hace falta que os explique a dónde nos conduciría esto porque lo habéis visto ya con las semillas transgénicas de Monsanto: en definitiva, las compañías acabarían teniendo la propiedad del cuerpo humano porque nos volveríamos seres transgénicos y ellos tendrían la propiedad de la regeneración. No es nada exagerado comparar esto con los aberrantes cartuchos de tinta de la impresora: como la compañía tiene los recambios, has de pagar lo que ellos decidan.

Pero claro, hay que “vender” esta aberración como si fuera una progreso que los “conservadores” te impiden conseguir, y para eso está Angelina Jolie, obviamente. Quieren convertir la patente de los genes en un tema que afecta a los “derechos de las mujeres”, como antes hicieron con el aborto y aquí viene el “efecto emocional Angelina Jolie”, que empatiza con los varones… y con las mujeres.


Nada más aparecer el asunto de Angelina Jolie en el New York Times, las acciones de Myriad Genetics, “propietaria de esos genes” subieron un 3%, pero durante la semana han aumentado un ¡52%! No en vano, se calcula que ese mercado podría significar 3 billones de dólares en los próximos años porque los test cuestan entre 3.000 y 4.000 dólares.

El asunto es que, según relata Mike Adams en Infowars, el 87% de peligro que le contaron a Jolie es una estimación manipulada, a partir de viejas estadísticas sobre una población mal segmentada.

La “policía pre-crimen” de Minority Report aquí se convierte en un “prediagnóstico genético”: es decir, te avisan antes de que contraigas la enfermedad, en base a sus propias, e interesadas, estimaciones.

Según el autor del artículo al que me refiero, la mutación del gen BRCA1 puede sucederle a una de cada 600 mujeres y es de ese porcentaje (0′125-0′25) que un 56% (y no un 78) las que pueden desarrollar un cáncer.

Las estadísticas están, pues manipuladas.

Al día siguiente de que se publicara ese anuncio, Jolie anunciaba que a lo mejor también se extirpa los ovarios, justo el otro gen sobre el que va a pronunciarse el Tribunal Supremo. ¿Alguna duda?

(Fuente: http://www.rafapal.com/?p=21361)


No hay comentarios:

Publicar un comentario