lunes, 6 de mayo de 2013

LA EDICIÓN DOMINICAL DEL "NEW YORK TIMES" SE HACE ECO DE LA CORRUPCIÓN EN ESPAÑA


Uno de los diarios más importantes del mundo, el neoyorkino "N.Y. Times" recogía ayer en portada el que los españoles consideran el lastre más importante para superar la actual crisis: el nivel intolerable de corruPPción enquistado en nuestro sistema político.

Para el diario, la corrupción en España "es el resultado de una estructura política que pone un enorme poder en manos de las autoridades locales, en donde muchos de ellos pueden otorgar contratos o terrenos con poco o ningún control".

La información toma como referencia el caso de la ex alcaldesa de La Muela  (Zaragoza), María Victoria Pinilla, para repasar otros como el caso Urdangarin, la gestión del ex presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, e incluso nombra al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, del que dice que ha tenido que enfrentarse a una lista "en la que se registraba que miembros de su partido recibían dinero por debajo de la mesa", en alusión a los sobresueldos entregados por Luis Bárcenas.

Además, 'The New York Times' ha destacado los vínculos de las autoridades regionales y municipales con las cajas de ahorros que, en su opinión, "han creado las condiciones ideales para la corrupción en los años del 'boom' de la construcción", cuyo relevo obvio va a ser la privatización de los centros sanitarios, proceso en el que el actual gobierno ha incurrido en una absoluta -e interesada- dejadez respecto a su obligación de velar por una transparencia y legalidad que brillan por su ausencia.

Lamela, ... hasta rima en consonante con "la Muela",
paraíso de corruptos, despilfarradores y sinvergüen-
zas, ... ¡Dios los cría, y ellos proliferan, oiga!
Recordemos que, por ejemplo, el ex-consejero de Sanidad de Esperanza Aguirre Manuel Lamela forma parte actualmente del consejo de administración de Assignia Infraestructuras, empresa a la que adjudicó, en el ejercicio de sus funciones públicas, un hospital en Aranjuez del que ahora cobra, en lo que constituye un ejemplo palmario del tráfico de influencias habitual en los cargos públicos de la Comunidad de Madrid.

"Sabemos que el dinero de los contribuyentes como mejor se usa es invirtiéndolo en sanidad", dijo Esperanza Aguirre durante la inauguración de dicho hospital el 7 de abril de 2007 con falsas enfermeras que lucían el vestuario de estas profesionales. Si quien lee estas líneas aún no siente arcadas, debería hacérselo mirar.

Para el diario, la corrupción "fue aceptada en el sur de Europa como un hecho normal, como una forma de distribuir el botín entre unas pocas persona, en muchos casos, los fiscales". A su juicio, ha sido la llegada de la crisis la que, al "estancar proyectos", acabó "por levantar el velo sobre los funcionarios corruptos, los sobornos, los pagos por favores y otros acuerdos que pocos imaginaban". Con el agravante de que el 90 % de los más de mil políticos investigados por los jueces pertenecen a dos partidos que siguen acaparando más del 60 % de la intención de voto.

(Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/05/05/espana/1367749933)

No hay comentarios:

Publicar un comentario