sábado, 25 de mayo de 2013

EL ATENTADO DE WOOLWICH ES UN MONTAJE DE LAS AUTORIDADES

 
¿Escena del crimen o "performance" mal preparada? La sangre, que debía haber regado el
asfalto a borbotones no aparece por ningún lado (el del "kétchup" debió de llegar tarde).

Mientras los medios oficiales continúan insistiendo en una versión de los hechos absolutamente inconsistente, comienzan a salir a la luz datos que nos llevan a sospechar que detrás del extraño degollamiento de Woolwich existe una trama nada casual.

En primer lugar, si son dos los autores del crimen, existe un esfuerzo casi desmesurado por poner en el foco de la información solo a uno de ellos, Michael Adebolajo, quien fue contactado por los servicios secretos británicos, que le ofrecieron trabajo, según declara su amigo Abu Nusaybah.

Se nos dice que el "asesino" protagonista, de origen nigeriano, se había convertido al Islam y frecuentaba al grupo islamista Al Muhajiroun, pero todo parece indicar que lo hacía como infiltrado, siendo su misión la de informar al MI-5. El guión de su "radicalización" también incluye, como en el caso de los hermanos Tsarmaev, acusados de los atentados de Boston, su formación en un país de mayoría islámica, en su caso Kenya, donde fue arrestado por las autoridades y sometido a abusos sexuales, una de las técnicas de los servicios secretos para crear una doble personalidad que activar bajo la "normal".

Confirmado: hay quien no tiene sangre en las venas.
¿Los atacantes eran fanáticos islamistas o vampiros?

La prensa española ha difundido hoy que el mejor amigo de Adebolajo se enroló como tamborilero en el Regimiento Real de Fusileros, muriendo en un atentado con bomba en Afganistán. La extraña coincidencia es que el soldado asesinado en Woolwich servía en el mismo regimiento, precisamente como tamborilero. ¿Pretenden presentar el crimen como una venganza, un acto justiciero contra quien el asesino creía que debía haber muerto en lugar de su amigo, un ajuste de cuentas ante una traición real o imaginada? Es llamativo que, cumplido éste, el asesino se muestra educado, razonable y sereno, y que incluso cuando habla a cámara antes de su detención mantiene el cuchillo apartado, como para tranquilizar a sus interlocutores, puesto que conversa con los testigos como si se tratase de un "crimen-fórum" a lo Garci. La reacción de la gente también es realmente inusual: nadie huye, ni entra en pánico. Todos miran como si presenciaran la actuación de un mimo, y no de un homicida.

Se nos dice también que la víctima fue identificada como soldado (!) por llevar una camiseta roja con el lema "Apoyemos a nuestros héroes". ¿Alguien la ve en alguna de las fotos?

La tienda que cubre el "cadáver", a la izquierda del rascacielos
Si existe un elemento en este supuesto crimen que llama la atención poderosamente, es su carácter de "espectáculo": los "criminales" quieren ser grabados y que quede clara tanto su autoría como sus supuestas motivaciones. La policía tarda en acordonar la zona, lo suficiente para que se difundan las imágenes del suceso. Es más, en su celo escenográfico, los agentes acondicionan el lugar, llegando a cambiar de sitio la tienda -más aparatosidad no cabe- que cubre el "cadáver", algo que contraría todos los protocolos forenses, y que de haber sido real el "crimen" constituiría una gravísima -y punible- infracción legal.

La tienda está ahora DEBAJO del rascacielos.
¿Tanto soplaba el viento ese día?
¿Y por qué nada menos que una tienda de campaña en vez de una manta cubriendo el "cadáver"? Aquí la única respuesta lógica desmonta por completo el relato "oficial" de los hechos: porque una manta taparía tan poco que revelaría el mayor fallo de todo el montaje, la ausencia de sangre en torno al cadáver. Si el tambor Lee Rigby fue degollado, la sangre de su arteria carótida debió saltar a metros de distancia, dejando el asfalto un charco absolutamente aparatoso, justo lo que no aparece en las numerosas fotografías del suceso. Si el cuerpo que aparece en las imágenes es humano, ya era cadáver antes de la acción de los atacantes. O se trata, sencillamente, de un muñeco.

En el guión de este desvergonzado engaño no falta el héroe ciudadano que, al igual que en los sucesos de Boston, cumple un valiente e "improvisado" papel, en este caso una heroína, la madre de dos hijos Ingrid Loyau-Kennett, que recrimina a los dos "autores" su conducta, suponemos que diciéndoles que está feo decapitar a la gente por la calle, o algo así. De hecho, las declaraciones a cámara de Adebolajo incluyen unas surrealistas disculpas por haber realizado su acción a la vista de madres de familia. ¡Alucinante!

Genuina flema inglesa: coloquio "after-crime" mientras vienen los "bobbies.

Finalmente, las manos ensangrentadas de Adebolajo aparecen completamente limpias en el video original que recogía sus declaraciones "a pie de crimen". Como si no fueran suficientemente extrañas las circunstancias que he expuesto en esta entrada, tenemos que la grabación ha sido manipulada para darle un toque de truculencia, emborronando las manos del cabeza de turco, obviamente dirigido, de un artificial y sanguinolento rojo-hemoglobina (mientras que su ropa, al igual que la calzada, aparece completamente limpia de sangre). Tengo la impresión de que este tipo ha sido sugestionado, mediante inducción MK-Ultra, para creer que realmente ha cometido un asesinato ... que nunca ha ocurrido. El escenario parece, más que el de un crimen sangriento, que hubiera provocado el pánico, el de un atropello o un accidente de tráfico (que siempre genera un corro de "mirones" que, sabiéndose a salvo -el peligro ha pasado-, se recrean morbosamente en lo sucedido).



Con lo que sabemos basta para considerar todo el suceso un fraude pre-fabricado, una escenificación de los "diez minutos de odio" del "1984" de Orwell, un montaje cuya intención no conocemos con precisión, por lo que habrá que estar atento a lo que suceda en Londres en los próximos días: el establecimiento de leyes anti-terroristas que restrinjan los derechos ciudadanos, la presentación en sociedad de una nueva franquicia terrorista que sustituya el ya "quemado" papel de Al-Quaeda -toda vez que es evidente su utilización por la inteligencia militar de Occidente (a principio de semana incluso miembros de esta organización gozaron en Madrid de la hospitalidad del gobierno español, ¡que les acusó en su dia del 11-M!)-, la adopción de medidas contra los inmigrantes musulmanes, o alguna desagradable sorpresa que sirva a los intereses del "lobby" armamentístico aliado con la Élite globalista.

4 comentarios:

  1. Hola
    El caso es que los que ven estas cosas por la tele se las suelen tragar. Y aun son muchos.
    Realmente me asombro de ser un ser humano y ver tantos otros que la racionalidad (el pensar por si mismos y llegar a sus conclusiones, sean del tipo que sean)no les funciona o no la usan.
    Hay un principio que se deberia tener en cuenta, la duda. Si un ser humano es degollado, como bien pones, ¿donde esta la sangre que deberia haber a litros?. ¿como puede alguien degollar a otro y no mancharse en absoluto la ropa? ¿como pueden personas comunes estar impasibles ante otras que acaban de cometer un acto tan atroz y aun andan con las armas en la mano? ¿En serio cualquier persona que vea esto, piense lo que piense, se quedaria impasible grabando viendo como un asesino, con las armas en la mano, se le acerca a "charlar"?
    No se... No entiendo, por mucho control que tengan de la informacion las elites, como pueden tantas personas no "pensar" en tantas inconcruencias.
    Un saludo

    ResponderEliminar

  2. Así es: la Elite ha decidido apostar por el "terrorismo-espectáculo", y juega con la credibilidad de la gente, apoyada por la cerrada sumisión de los medios de información, convertidos en medios de propaganda y adoctrinamiento de los que Goebbels se sentiría orgulloso. Vivimos en el mundo de Orwell, donde puedes decir que el emperador está desnudo porque tu voz resulta sofocada por el nivel de ruido, y la sobresaturación de mensajes la anula y la vuelve inofensiva.

    Hay pruebas irrefutables de que los últimos atentados habidos en Occidente son montajes urdidos por los servicios secretos, pero el "borregomatrix" nunca se dará cuenta porque no piensa, consume solo las ideas y los análisis que le suministran desde el poder. Como dice la canción de U2 "los hechos son ficción y la televisión realidad". Resulta desalentador clamar despierto en una sociedad que parece haber dimitido del uso de lo que los filósofos llaman "razón crítica". La necesaria rebelión pasa por decir alto y claro que dos y dos son cuatro, aunque el sueño inducido de las masas afirme otra cosa.

    Gracias por tu comentario y por tu lucidez.

    ResponderEliminar
  3. Al Sionismo se le acaba la paciencia. Después del efecto inicial del atentado de Boston (organizado por la CIA controlada por Israel y Joe Brennan) en que se aceleraba el proceso,
    los EEUU vuelven a estar retrasando la tan anhelada guerra de Israel contra Iran y el mundo islámico. Y se acaba el tiempo y la paciencia. El mensaje está claro y ahora por si acaso lo han dejado escrito en casa del gran aliado de los EEUU, Londres. Esta vez han usado a dos enajenados que se quedaron a esperar que viniera la policía mientars decían «Vamos a empezar una guerra en Londres esta noche» Y es que en las altas esferas se tienen muchos recursos.
    Saber más:
    en: http://xurl.es/planes-ocultos-cia

    ResponderEliminar

  4. Gracias por comentar, y, sobre todo, por el enlace. Hay en él mucha información valiosa, a cuyo estudio me pongo. Un abrazo.

    ResponderEliminar