lunes, 22 de abril de 2013

EL "HÉROE" DE BOSTON, DESENMASCARADO



Hollywood ha sido un laboratorio de ensayo para situaciones luego presentadas como reales en los medios de comunicación. Desde aquella emisión en 1938 de "La guerra de los mundos" con la que Orson Welles provocó el pánico haciendo creer a los norteamericanos que una invasión extraterrestre estaba teniendo lugar, el engaño público ha sido una constante hábilmente explotada por la Élite. Eso sí, pocos pensaron al recibirse las noticias acerca de los atentados de la maratón de Boston que tras de una situación tan dramática podía esconderse una manipulación tan artera como la fraguada por el cineasta prodigioso en la radio: el impacto emocional era desmesurado, y la capacidad de análisis quedaba en segundo plano. Ante la imagen de Jeff Baumann, el espectador mutilado cuya pierna parecía haber sido descarnada a cuchillo hasta dejar al aire el hueso, nadie se preguntó cómo era posible que una explosión hubiese aventado el músculo de una forma tan "limpia". Al menos nadie que no fuera médico ...

Baumann-Bogt, a la izquierda, debería hallarse en medio de un charco de
sangre. Sin embargo, su pierna aparece incomprensiblemente limpia.

Solo que ese médico de cabeza fría existe, bajo el seudónimo "Fist of freedom", y no solo dio a conocer su análisis de una mutilación tan extraña, que de producirse súbitamente hubiese supuesto la muerte de la víctima desangrada en apenas dos minutos, sino que dio la pista para que otros investigadores del montaje llegasen a la clave de todo este extraño asunto: el mutilado es un actor que había perdido la pierna mucho antes de la explosión de Boston, un actor especializado en secuencias bélicas que exponen crudas pérdidas de miembros, especialidad de la casquería tremendista de Hollywood:



El actor, en realidad un ex-soldado reciclado que perdió las piernas en combate en Kandahar como miembro de la 1ª Brigada de combate de la 25 División de Infantería en noviembre de 2011, se llama Nick Voght. No solo es que su actuación quede desvelada como un engaño que buscaba golpear la sensibilidad del público, es que su afirmación de que uno de los "terroristas" señalados por el FBI como autores de los atentados cruzó su mirada con él y esto le permitió confirmar su identidad se derrumba como un castillo de naipes. ¿Qué queda de la versión oficial de los hechos? 

Bradley Cooper visita al supuesto Jeff Baumann,
¿Cuál de las dos interpretaciones es más lograda?

4 comentarios:

  1. Quizas es que en sus propias filas, entre los que intentan engañarnos, tienen a personas que intentan ayudar a que las masas se espabilen.
    Estan cometiendo errores muy descarados.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. A mi también me parece muy descarado, tanto que pienso que saben que la gran mayoría se lo van a tragar sin cuestionar y a la vez se mofan de quienes se dan cuenta.
    Abrazos

    Antonio

    ResponderEliminar
  3. jeff bauman y nick vogt no son la misma persona, eso esta claro. tampoco se trata de creerse todo lo que coincida con nuestros esquemas. un abrazo

    ResponderEliminar

  4. Es obvio: solo uno es "persona" (Nick Vogt), el otro es "personaje" (ficticio).

    ResponderEliminar