miércoles, 27 de febrero de 2013

EL GOBIERNO CAMBIARÁ EL TÉRMINO "IMPUTADO" PARA DISIMULAR EL DESGASTE JUDICIAL DEL P.P.


De acuerdo con la información publicada por Diarioinformación.com, el ministerio -dicen que- de Justicia pretende promover una reforma legal merced a la cual el término "imputado", tan abrumadoramente asociado a "político del PP", sea sustituido por otro menos rotundo, como "encausado" o "investigado", y, de esa manera, aliviar la presión por los casos de corrupción que acorralan a la cúpula popular, en particular en algunas comunidades como la valenciana, donde nada menos que catorce investigaciones por corrupción acorralan al Consell presidido por Alberto Fabra (no confundir con el promotor de aeropuertos-para-las-personas también apellidado así).

Entre los notables populares se ha extendido la opinión de que la imputación -en realidad una garantía procesal que permite a un acusado disponer de abogado para su declaración y tener acceso a las actuaciones- se ha convertido en un lastre que, sin ni siquiera mediar una condena, condiciona el futuro de una trayectoria política (y, además, queda feo).

Este blog quiere contribuir modestamente a los desvelos semánticos del sr. Ruíz-Gallardón proponiéndole una batería de eufemismos con los que "poner sordina" a términos rudos y peyorativos que puedan avergonzar a la pléyade de próceres investigados por travesuras tales como tener cuentas no declaradas en Suiza, recibir sobornos, defraudar a Hacienda y/o blanqueo de dinero. Hélos aquí:

"sospechoso leve de irregularidad contable",
"objetor a la legalidad",
"posible evasor pero-no-seamos-malpensados",
"hombre-objeto (de investigación judicial)" (con su correspondiente enunciado femenino),
"honrado por la atención de los tribunales" (éste especialmente eficaz al asociarse en el adjetivo "honrado" la fórmula de cortesía a la atribución de honestidad),
"reputado de trangresor del código penal",
"presunto latrocida",
"amigo de lo ajeno, pero sin derecho a roce",
"asiduo a la bancada de los infractores de la ley",
"colega de San Dimas",
"en situación judicial irregular",
"osado explorador de los márgenes de la ley",
"hombre (o mujer) de legalidad distraída",
"de conducta intachable, salvo excepciones",
"intermitente cumplidor de la ley",
"en proceso de aclaración de una posible conducta ilegal",
"sometido a investigación" (sin aclarar si por parte de la justicia o de la ciencia)

Piense el lector en lo elegante que quedaría referirse a Luis Bárcenas como "el honrado por la atención de los tribunales señor Bárcenas" (¡y pensar que entre los suyos gozaba del alias "el Cabrón"!), o a Urdangarín como "el intermitente cumplidor de la ley Iñaki Urdangarín". Incluso donde exista una condena en firme lo de "colega de San Dimas" ofrecerá una imagen beatífica del impresentable al que se aplique.

No hay comentarios:

Publicar un comentario