martes, 19 de febrero de 2013

EL DILEMA DEL REY


"El jefe es el Rey". Ante la rotundidad de la acusación que le dirige Diego Torres parece difícil para Juan Carlos de Borbón seguir haciendo como si aquí no pasase nada. Peor aún sería que el regio personaje que hace dos Nochebuenas nos soltaba con clerical tono admonitorio que "todos son iguales ante la ley" (solo los "muggles", añadiría J.K. Rowling) se escudase ahora en el artículo 56.3 de la Constitución para no dar explicaciones, ya que las consecuencias penales que para él tendría una imputación son nulas: "La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad".

No parece que el disponer de tal burladero (en el sentido más amplio del término) vaya a ser una excusa para retrasar una abdicación cada vez más solicitada (y cada vez menos "sotto voce"). Su sucesor ya se cuidaría de proteger, disimular y, llegado el caso, indultar sus -presuntas- felonías, dado que no nos imaginamos a don Juan Carlos interpretando ante un juez su "hit" "¿Por qué no te callas?" en versión "Audiencia Nacional Remix". Ahora bien, si no se da prisa en poner el contador a cero para su vástago legítimo, corre el riesgo de que algún juez sin miedo acepte la demanda de paternidad de Albert Solá, quien, si logra demostrar ser el primogénito del Borbón, hará surgir serias dudas sobre el derecho de Felipe de Borbón a ocupar el trono de una España que cada vez rechaza más la monarquía.

El folletín "La familia crece", versión española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario