miércoles, 2 de enero de 2013

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "INGENIERÍA SOCIAL PARA DESTRUIR EL AMOR"



Muchas voces llevan tiempo advirtiendo que la lucha demente que ha emprendido nuestra civilización por "rectificar" a la naturaleza solo puede conducir al desastre. Y si eso es patente en lo biológico, ecológico, alimentario, etc. ha llegado el momento de denunciar sus nefastos efectos en un terreno que nos interesa a todos: el de las relaciones humanas, donde nos jugamos algo tan  importante como nuestro equilibrio psíquico, nuestros valores morales y nuestra felicidad. La desnaturalización de nuestro modo de vida, algo que no es casual ni inocente, ha llegado al extremo de buscar desactivar la complementariedad entre los sexos para potenciar todo aquello que destruye el amor heterosexual (que es, justamente, del que todos, sea cual sea nuestra -siempre respetable- opción personal, venimos).

El amor entre el hombre y la mujer es la magia más poderosa que existe, esa es la razón por la que la Élite oscura que gobierna en secreto el mundo ha decididido anularla. Los mecanismos que ha generado para ello son múltiples: hiperdifusión de modelos de identidad alternativos, ideología de género, culpabilización del varón, destrucción de la familia tradicional, estrogenización de la especie (lo que lleva a la feminización de los varones y a la agresividad de las mujeres), etc. Solo en este momento de cambio de conciencia se ha puesto el foco en un proceso hasta ahora inconsciente y que revela que la tan mentada "guerra de sexos" ha sido alimentada desde el poder con siniestros fines (cuando en toda guerra, el imperativo moral para un alma evolucionada es confraternizar con el "enemigo").

Uno de los investigadores de lo oculto que más ha hecho por denunciar esta interesada ingeniería social es el siempre inquieto Rafael Palacios, más conocido en el mundillo conspiranoico como "Rafapal", que desde hace ya años me honra con su generosa amistad. La enésima prueba de su confianza es el que me haya encomendado la presentación del acto en el que pasado mañana, día 4, dará a conocer su último libro, "Ingeniería social para destruir el amor", editado por Mandala, y que entra a saco en este peliagudo laberinto de la guerra de sexos. El acto tendrá lugar a las 19 horas, en calle Arenal 9, primer piso (escuela de baile "Contaptoe"), metro Sol. Todos los que leéis este blog estáis invitados a asistir y a intercambiar opiniones con el autor. Por supuesto, habrá cañas luego.

Es una buena ocasión para saludarnos y para celebrar el nuevo año.

3 comentarios:

  1. La magia más poderosa que existe es la ciencia, que ha conseguido, afortunadamente, “rectificar” a la naturaleza, sacarnos de las cavernas y alargar nuestra vida más allá de los 40 años que han vivido, de media, nuestros antecesores. Y en mucho mejores condiciones. Gestionar mal el conocimiento y los avances a que da lugar es un problema, no el conocimiento -y los avances- en sí.

    La “familia tradicional”, como concepto, es un invento moderno, y vacío. Durante la mayor parte de la Historia, la mayor parte de los seres humanos no han vivido en lo que hoy algunos llaman “familia tradicional”. De hecho, hoy tampoco lo hacen. Así que de “tradicional” no tiene nada.

    Los “modelos de identidad alternativos”, si hablamos de identidad sexual, estaban mucho más extendidos en el pasado que hoy. Por ejemplo: desde el principio de los tiempos y hasta el s XVIII la relación de un varón adulto con un varón joven era tan habitual que, por ejemplo, el hecho de que a Juan Evangelista (un jovencito) se le nombre en los Evangelios más como “el discípulo amado” que con su propio nombre no era motivo de escándalo (por eso no se ocultó esa relación al redactarlos). Hoy lo sería si la gente se parara a analizar lo que lee, algo que por desgracia no pasa. Pero ese escándalo que sentirían hoy sería un anacronismo (otro más).

    Si por “complementariedad entre los sexos” se entiende una teoría supremacista (del varón sobre la mujer), mal vamos. Si pretendemos que los hombres hagan solo trabajo físico (trabajar en la construcción, minería y reponedores de supermercados) y las mujeres lo demás (enseñanza, sanidad, administración pública, investigación científica, diseño por ordenador,…) igual perdemos algo por el camino.

    ¿“Estrogenizar la especie” lleva a la “agresividad de las mujeres”? ¡Oh, qué bonito es que los demás sean sumisos, siempre que eso no me incluya a mí, claro!

    Es siempre recomendable contrastar las ideas preconcebidas con la mayor cantidad de conocimientos que se puedan obtener.

    N.M.

    ResponderEliminar

  2. Un saludo N.M.

    Celebro tu voluntad de participar, pero me temo que lees cosas que yo no he escrito y que de las que sí he dejado constancia haces la peor interpretación posible. ¿Por donde empiezo? Llamar "magia" a la ciencia es soslayar todo lo que de irracional tiene aquella, algo que la aproxima más al amor que al conocimiento demostrativo. La lectura supremacista de la complementariedad entre los sexos no se de dónde la sacas, porque de mis palabras no puede deducirse. El que divide los trabajos según categorías de fuerza también eres tú: yo soy varón y trabajo en la enseñanza. Finalmente, el concepto "familia tradicional" es una figura lingüisticamente aceptada, si prefieres "familia nuclear burguesa" u otra expresión, acepto sugerencias, pero escribo para que se me entienda y creo que, salvo prejuicios insalvables del lector, suelo lograrlo.

    Supongo que hay temas en los que si uno no se alinea en posición de firmes con lo políticamente correcto se convierte "ipso facto" en sospechoso de lo peor. En fin, esto es España, país de la intransigencia.

    Gracias por comentar, y feliz 2013.

    ResponderEliminar
  3. algo de lo que nos hemos olvidado es que al final seguimos siendo parte de la madre naturaleza y esta no se equivoca solo existen dos generos sexualmente hablando hombre y mujer o macho y hembra sin esta relacion comun no existiriamos como personas o como animales existe siempre el hombre como persona responsable de su familia en todos los aspectos y el macho alfa igual en la mujer en su gran tributo de engendrar vida no queda fuera sino como primera persona de este mundo sin esto estamos mal donde quedan los otros generos que tanto claman o protegen de libertad de expresion el mal siempre quiere cambiar este mundo en los animales propiamente dicho no exite esta clase de distinciones o ellos estan bien o nosotros estamos mal

    ResponderEliminar