jueves, 17 de enero de 2013

LA LEY MARÍTIMA Y EL CIUDADANO COMO CORPORACIÓN (2ª parte)


Enlazo un video que circula por YouTube que demuestra cómo denunciando la ficción del "hombre de paja" se puede salir airoso de un tribunal de justicia. El hombre que comparece ante el juez -la escena tuvo lugar en Canadá- reivindica su condición de humano soberano y se niega a traspasar la barrera que separa el espacio del tribunal -simbólicamente, hacerlo sería abordar un navío y someterse, de forma inmediata, a la ley marítima-, algo a lo que los agentes, pese al requerimiento del juez, no se atreven a obligarle, impresionados por la autoridad con que les exige que respeten su espacio y no le toquen.

En segundo lugar, pregunta al juez: "¿Quién es usted? Yo no lo reconozco, ni tampoco a usted (el fiscal) ni a usted (el notario)". A continuación, cuando el juez pretende  identificarle citando su nombre y apellidos (usando una fórmula de identificación administrativa, es decir, corporativa) niega ser tal cosa, reconoce sólo su nombre de pila y afirma ser, simplemente, el humano que está allí presente, entregando al alguacil copia de unos documentos (es de suponer que el acta notarial de su renuncia a la ficción del "strawman" y su reivindicación de ser un hombre libre, sujeto solo a la ley natural).

A partir de ese momento el juez se da cuenta de que no puede aplicar una ley de corporaciones a un ser humano, y se retira, anunciando un receso, momento en que el acusado proclama en voz alta: "Que quede constancia de que el juez ha abandonado LA CORTE y EL BARCO". El juicio ha terminado: la causa queda automáticamente suspendida y el acusado abandona tranquilamente la corte, sabiendo que de la acusación bajo la que ha sido citado no puede derivarse ningún perjuicio ya para él ("dismissed without prejudice" es la fórmula anglosajona, desgraciadamente, nadie se ha tomado el trabajo de traducir este video al castellano, aunque su sentido es absolutamente claro).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada