lunes, 14 de enero de 2013

LA "EJEMPLARIDAD" DE LA FAMILIA REAL: LA REINA GASTA 1.300 € EN LOEWE EN 15 MINUTOS


Como una muestra más de la "ejemplaridad" de la familia real que el monarca predicaba en la homilía de Nochebuena del 2011 (este año ha decidido sensatamente no pillarse la lengua con admoniciones que luego se vuelven contra él) la Reina doña Sofía, asidua del Club Bilderberg y uno de los apoyos más firmes de Iñáki Urdangarín, quien, pese a sus presuntos delitos volvió esta Navidad a gozar de mesa, mantel y hospedaje en la Zarzuela, ha batido un singular record consumista: gastarse 1.300 euros en tan solo 15 minutos. Doña Sofía consiguió esta plusmarca en su visita a los grandes almacenes Harrod’s de Londres, donde estuvo estas Navidades para hacer acopio de regalos para sus nietos y demás familiares.

La esposa de don Juan Carlos, que pasó muchas horas en el interior del centro comercial más conocido de la capital británica, desembolsó aproximadamente 1.000 libras en la tienda que Loewe, la marca de piel española propiedad de Henry Pinault, posee allí, y donde solo pasó quince minutos. Queda confirmado que la supresión de la paga extra que hemos sufrido los funcionarios no afecta a la familia real.

Cuando se conoció su visita al mall, que un día fue propiedad del empresario Mohammed Al Fayed, se levantó una gran polémica. Pocos vieron bien que doña Sofía consumiera fuera de España. Mucho más, teniendo en cuenta las dificultades por las que atraviesan especialmente los pequeños comercios. En cambio, la Reina, que no da puntada sin hilo, se aseguró de que algunos de los productos fueran made in Spain. Y así lo hizo. Curiosamente, Jaime de Marichalar, quien un día fue su yerno y exmarido de la infanta Elena, es miembro del consejo de administración de esta firma de lujo creada por Enrique Loewe, un español de origen alemán, en 1846.

Se deduce que esta gente cuida de los suyos con un celo poco común, parangonable si acaso al del ofendido Jordi Pujol que acusa a los policías que andan destapando las corruptelas varias de su prole de "querer destruir a una familia" (el éxito profesional de dicha "famiglia" al amparo de las instituciones públicas catalanas es tan clamoroso que ya hay quien les pide que cuenten su secreto en un libro de autoayuda). En esta península (y aquí no hay hecho diferencial catalán alguno) no es que se esté con la familia con razón o sin ella, es que se está dentro de la legalidad o fuera. Vamos, como siempre han practicado los Genovese, Corleone, Gotti, Capone y otras familias 100 % sólidas.

Es de suponer que cuando Su Majestad dijo aquello de que "todos son iguales ante la ley" en realidad quería decir: "Sois iguales, súbditos, en que o tenéis padrino o estáis perdidos". La "igualdad" de que disfruta el yernísimo a la vista está: acusado de prevaricación, malversación, fraude, falsedad, evasión fiscal y blanqueo de capitales y libre como un nudista. Curiosamente, de lo que nadie le ha acusado es de abuso de confianza, ¿quizá porque simplemente ha querido hacer él también lo que ha visto hacer? Piensa mal, ... y te quedarás corto.

Eso sí, de nuevo las pruebas documentales continúan dándonos la imagen exacta del paño del que están hechos nuestros monarcas: si la Reina va gastando por ahí con la frivolidad de una Carmen Polo enardecida, distintos medios publican estos días informaciones que deberían avergonzar a don Juan Carlos, desde sus gestiones allanando el camino a los negocios del Urdanga (para quien pidió buen trato a la alcaldesa de Valencia) hasta la implicación de su "amiguísima" (tratada como consorte real en los Emiratos Árabes) Corinna Sayn-Wittgenstein en el caso "Noos". Parece que el "annus horribilis" (no me traduzcan mal del latín, no significa "esfínter anal horroroso") de don Juan Carlos va a tener prórroga.

(Fuentes: http://www.vanitatis.com/, http://www.elconfidencial.com/, http://www.elmundo.es, http://www.elpais.es,)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada