domingo, 6 de enero de 2013

EL FMI RECONOCE QUE SE EQUIVOCÓ AL RECOMENDAR MEDIDAS DE AUSTERIDAD



A buenas horas: los vampiros del mundo financiero han pensado que quizá no fuera tan buena idea imponer la austeridad. ¿Están de broma? Después de haber provocado una contracción de la economía que no ha tenido precedentes en los últimos ochenta años, haber disparado los índices de pobreza en Europa y haber llevado al paro, la ruina y la desesperación a cientos de miles de familias nos salen ahora con que cometieron un error de cálculo. En Japón si alguien admitiera esta irresponsabilidad se haría inmediatamente el "hara-kiri". En nuestro Occidente del "bien- parecer" (el Bienestar hay que irlo olvidando) se dice: "oh, vaya, no debí hundiros en la miseria", "pues al final no había armas de destrucción masiva en Irak" o "parece que Galileo tenía razón" y nadie asume ninguna responsabilidad por ello. Hace un año de lo del "Costa Concordia", pero el malparado crucero es la metáfora perfecta de en qué estamos embarcados. Solo que quienes llevan el timón aquí son aún más ineptos que el capitán Schettino.

La metáfora perfecta de adónde va la Eurozona
El error de recomendar políticas de austeridad en países europeos endeudados fue reconocido ayer por el Fondo Monetario Internacional (FMI), al considerar que esas medidas acabaron con el crecimiento.

El economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, presentó el informe Errores en el Pronóstico de Crecimiento y Multiplicadores Fiscales, que resume el impacto del gasto del Gobierno o el aumento de los impuestos en los resultados económicos de un país.

Según el documento el organismo multilateral se equivocó en la valoración sobre el impacto de la austeridad y los recortes en la Eurozona, al subestimar el aumento del desempleo y la caída de la demanda interior con la consolidación fiscal.

Blanchard admitió que los expertos del FMI erraron en los estudios al sugerir medidas de austeridad, ya que en el caso de Grecia significaron un incremento de la deuda mayor de lo esperado, según los análisis realizados al principio de la crisis.

Señaló que en las previsiones utilizaron multiplicadores fiscales de 0,5, cuando en realidad la cifra sería de 1,5, lo que significa que por un dólar que recortó el Ejecutivo de su presupuesto costó a la economía del país 1,5 dólares.

De acuerdo con los expertos, aunque no se trata de la postura oficial del FMI, el documento firmado por uno de sus directivos podría generar un cambio en las investigaciones de los economistas para recomendar mantener los recortes en algunas naciones.

(Fuente: http://www.diario-octubre.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario