domingo, 20 de enero de 2013

CASO URDANGARÍN: LOS CORREOS DIFUNDIDOS POR DIEGO TORRES APUNTAN DIRECTAMENTE AL REY


La publicación de los últimos correos difundidos por Diego Torres, socio de Iñaki Urdangarín, ha creado una situación de crisis en el Palacio de La Zarzuela, que trata por todos los medios de minimizar las consecuencias de unas revelaciones que apuntan al propio rey don Juan Carlos.

El anuncio de que esos correos iban a ver la luz pública movilizó a los dos principales responsables de la Casa del Rey, el jefe de la Casa, Rafael Spottorno, y el secretario general, Alfonso Sanz Portolés, quienes, al parecer, conocieron de antemano las filtraciones que la prensa iba a publicar. Su trabajo inmediato se centró en intentar minimizar las consecuencias, con el objetivo de proteger a los miembros de la Casa Real. Una de las líneas de respuesta fue calificar de inocuos los correos; la otra (de momento exitosa) ha consistido en centrar los contenidos de esos mensajes en la persona de Corinna zu Sayn Wittgenstein.

La preocupación de los altos cargos de La Zarzuela es que la marea puesta en marcha por Diego Torres pueda llegar incluso hasta el rey, en un momento especialmente difícil para la institución, como indica la pérdida de popularidad que revelan las encuestas.

La impresión que reina en los ámbitos cercanos a La Zarzuela es que la estrategia de Diego Torres (y su defensa) pasa ahora por un dato difícil de rebatir: que Urdangarín cobró por el evento Valencia Submmit de 2004, que la infanta Cristina cobró, que también lo hizo Corinna, y que ella acudió gracias a la mediación del rey.

El ex socio de Urdangarín ha lanzado un aviso: se está produciendo un sesgo judicial, en la línea de descartar de responsabilidades a los miembros y allegados de la Casa Real, en detrimento suyo y de su esposa (algo que le resulta especialmente doloroso). Y está determinado a revertir la situación de indefensión que padece, mediante la difusión a la opinión pública de algunos datos por ahora sólo indiciarios, para, en función de cómo evolucione el caso, exponer datos más comprometedores.

La lectura que Torres pretende hacer, y que se haga en los medios, es que no está disparando por elevación, sino que el rey tiene también algo que ver con la trama. Y que el calibre de la munición de sus correos dependerá del nivel de discriminación que judicialmente le dispensen respecto al que se aplique a Iñaki Urdangarín y a su esposa la infanta Cristina.

(Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario