sábado, 8 de diciembre de 2012

VEINTE EX-MINISTROS Y DOS EX-PRESIDENTES DE GOBIERNO, A SUELDO DE GRANDES COMPAÑÍAS


Exministros que trabajan para grandes empresas

Energéticas, banca, 'telecos', constructoras, aerolíneas, consultoras ...  Las mayores empresas de sectores regulados cuentan con expolíticos. Los mismos que cuando estaban en ejercicio las favorecieron. Los favores, entre la mafia, se pagan siempre. Este vergonzoso tráfico de influencias está tan asumido en nuestro permisivo país que ya no escandaliza a nadie. Los ciudadanos parecen haber asumido que votan no a los gestores de sus intereses, sino a muñidores al servicio de las grandes empresas. ¡Que aún haya quien les vote!

En un país con casi seis millones de parados, la experiencia política parece proporcionar la mejor empleabilidad. Y es que actualmente al menos 35 ex altos cargos políticos han encontrado colocación en varias grandes empresas españolas. Así, dos expresidentes como Felipe González y José María Aznar prestan sus servicios como consejero independiente y asesor externo, respectivamente, para dos compañías energéticas: Gas Natural y Endesa.

Además, una veintena de exministros han encontrado acomodo en varias de las mayores empresas del país –ver gráfico–, la mayoría pertenecientes a sectores regulados e influidos de forma directa o indirecta por el propio Gobierno. Una decena trabajan para el sector energético y cuatro para el financiero. El resto se reparten entre constructoras, "telecos", consultoras y aerolíneas.También secretarios de Estado, subsecretarios y otros altos cargos políticos ocupan puestos de responsabilidad en las principales cotizadas. Es el caso, por ejemplo, del exsecretario de Estado de Comunicación Alfredo Timermans– consejero de Telefónica– o el expresidente del PNV Josu Jon Imaz, actual presidente de Petronor.

Si bien la Ley de Regulación de los Conflictos de Intereses impide durante dos años a expresidentes y exministros ocupar cargos relacionados con su anterior ocupación, existen resortes para sortear esta regulación. Así, la exvicepresidenta económica Elena Salgado fichó tres meses después de dejar el cargo por la eléctrica Endesa a través de su filial chilena, motivo por el que no se pudo oponer la Oficina de Conflicto de Intereses. Todo un ejemplo ético y, por supuesto, sin renunciar a la paga vitalicia del Estado.

(Fuente: http://www.20minutos.es/)

La única respuesta que cabe dar a esta gentuza corrupta y desvergonzada es la que expresa este señor cabreado con toda razón:


No hay comentarios:

Publicar un comentario