martes, 25 de diciembre de 2012

LA GRAN DECEPCIÓN


Supongo que los blogueros que nos hemos hecho eco de la expectativa de un Gran Cambio coincidiendo con el final de la "cuenta larga" maya y el pronosticado cambio de Era estamos moralmente obligados a una reflexión sobre lo que ha sucedido y, sobre todo, lo que no ha sucedido. No ha tenido lugar un evento cósmico trascendente, ni una teofanía espectacular, ni, desde luego, ninguna catástrofe apocaliptica al estilo al que Hollywood nos ha acostumbrado. De la "gran ilusión" del dia 21 hemos pasado a la "gran decepción" del dia 22. Y quizá sea justamente esta "desilusión" la gran enseñanza de este momento: en algún momento hemos llegado a creer que el Universo vendría a solucionar nuestros problemas como por arte de magia, y solo mediante nuestro compromiso y nuestro esfuerzo podremos solucionarlos. El fin de la ilusión es el principio de la responsabilidad. Muchas tradiciones filosóficas y espirituales han insistido en la necesidad de trascender la ilusión, rasgar el velo de Maya y acceder a la auténtica realidad. El solsticio de invierno de este 2012 ha sido un gran salto hacia esta desilusión necesaria para el despertar. Ahora hay que esperar algunos cambios, y otros hay que provocarlos. Lo que vaya a ser el mundo depende de nosotros. Ese es el mensaje que hemos recibido.

Y, como nota personal, añado que el sol que ví salir sobre el pico del Mulhacén el dia 22, y cuya ausencia llegué a esperar en algún momento, nunca me pareció tan bello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario