martes, 4 de diciembre de 2012

EL SISTEMA SÓLO FUNCIONA CONTRA QUIENES LO CUESTIONAN


Mientras oficialmente siguen representando la farsa de que existe una patriótica pugna entre los defensores de la unidad nacional y el separatismo periférico, los aparatos del Estado se emplean a fondo a favor de aquellos con quienes comparten el pastel. "Hoy por tí, mañana por mí". Como la asquerosa mafia que en el fondo son. El último episodio de este sainete no puede resultar más rocambolesco: la Dirección General de la Policía ha abierto un expediente contra José Manuel Sánchez Fornet, líder del Sindicato Unificado de la Policía, por haber filtrado a la prensa un documento que oficialmente no existe, el informe sobre las cuentas en Suiza de Artur Mas. ¿No había incurrido el "illuminado" éste en un desafío al Estado? Pues ahora resulta que el Estado al que ha desafiado le cubre las espaldas persiguiendo a quien le denuncia por evadir capitales con datos fehacientes, es decir, por participar del mismo lodazal que salpica a la mayoría de los dirigentes tanto del PP como del PSOE. La misma razón por la que el informático suizo que delató a miles de evasores -encabezados por el rufianesco Botín- ha sido detenido, mientras se pretende salvaguardar la ficticia honorabilidad de aquellos ha quienes ha dejado expuestos. Razón análoga a la que ha llevado al PP al indulto de los Mossos "de Quadra" convictos por torturas (¡qué nimiedad! golpear a ciudadanos).

Nadie mínimamente inteligente puede conceder ya la menor credibilidad a los gobernantes que padece España, empezando por un Rey a sueldo de la casa real saudí que predica la ejemplaridad y que ha paralizado la acción de la justicia cuando le "tocan" a sus amigos, parientes políticos o familia directa, continuando por un ejecutivo que atribuye al gobierno anterior las razones por las que ha traicionado -no les quedaba otro remedio, pobrecillos, el sufrimiento de conciencia que deben sorportar- cada uno de los puntos de su programa electoral pero que nada más acceder al poder condecora al inepto que les precedió, en vez de promover su procesamiento -ya se sabe, "hoy por tí, mañana por mí"-, sin olvidarnos de un poder municipal que, en la capital del Reino, ha quedado expuesto por el amiguismo con el que concede a los suyos incontroladas licencias que salen a la luz debido a crímenes como el del Madrid Arena, un caso paradigmático de la irresponsabilidad política a la que parece que nos hemos acostumbrado.

El sistema no es que haga aguas, es que la podredumbre que encierra es imposible ya de ocultar. Hiede a distancia. ¿Aún hay alguien con un mínimo de decencia que pretende apoyar a esta mafia con su voto? Este blog nunca ha insultado a sus lectores, pero quien legitima la farsa bipartidista no puede pretenderse inocente del callejón sin salida al que nos ha conducido. Esta forma de Estado, sencillamente, debe caer. Es un error que no admite reparación posible. El Estado de las Autonomías, la monarquía parlamentaria en las formas y absolutista en su esencia y la dictadura de los mercados financieros sólo pueden ser etiquetadas como siniestro, y su fin natural es el desguace. Es hora de replantearse la forma política de esta nación. En Islancia lo hicieron, razonablemente y sin violencia. ¿Somos nosotros incapaces?

1 comentario:

  1. Desgraciadamente los que ven estas noticias por internet somos los que ya no tragamos con las mentiras del gobierno, los que hemos despertado a la cruda realidad. Nadie adoctrinado le da por entrar a buscar la verdad por otro sitio. Dudo que muchos de los que vean este blog hayan votado a alguno de los grandes (grandes HDP) partidos politicos.

    ResponderEliminar