domingo, 14 de octubre de 2012

FRENTE A LA ESTUPIDEZ DE LA ACADEMIA SUECA, LA SABIDURÍA GRIEGA


El pasado 10 de septiembre, Mikis Theodorakis, revolucionario, patriota y compositor griego, emitió una declaración en la que hace un llamado para lanzar una lucha de liberación para liberar a las naciones de Europa del nuevo totalitarismo de los banqueros, un documento de una extraordinaria lucidez ante el cual la concesión del Premio Nobel de la Paz a esa Unión Europea donde los poderes financieros se han apoderado de lo que es de todos muestra su ridícula -e indignante- naturaleza.

En su preámbulo exhorta: "Por una Europa de Naciones de pueblos y Estados, una Europa de ciencia, arte y cultura, una Europa de economía, industria y desarrollo social, una Europa de paz y solidaridad entre los pueblos".

El documento merece que lo citemos ampliamente. El estadista y artista de 84 años escribe: "Hoy el mayor contraste que existe es entre todos los pueblos de Europa y las fuerzas que representan y tienen como objetivo el dominio de un gobierno global centrado en una serie de enormes bancos como el de Rockefeller-Rothschild y Goldman Sachs, con auxiliares tales como el Deutsche Bank y el Banco Central Europeo (BCE), con el Club Bilderberg como vocero del gobierno (con Henry Kissinger como presidente) y sus satélites, el FMI, la Organización Internacional de Comercio (OIC), y órganos tales como por ejemplo la Escuela de Chicago de Milton Friedman.

"El objetivo de este nuevo totalitarismo es la globalización, que implica la construcción de una nueva sociedad de tipo desconocido sobre las ruinas de naciones y la patria de los pueblos, para crear una nueva clase de ciudadano, subyugado y obediente a los planes y aspiraciones del gobierno global, que será controlado y dirigido, y servirá a los intereses del Trust Internacional de Bancos.

"Los de los estados europeos hoy están divididos en dos bandos: Uno formado por los que se dan cuenta de la nueva realidad y de modo conciente le sirven a las fuerzas del gobierno global, y los que desdeñan la realidad y que incluso, dentro del proceso político, cooperan como oposición al primero, los sirvientes concientes del nuevo totalitarismo. De modo que las fuerzas políticas actuales de todos los partidos, de derecha, centro, de izquierda, los verdes, etc. están todos dentro de la misma maquinaria de poder político, andan sobre los rieles que controla el gobierno global y que lleva a la muerte de los pueblos nacionales para sustituirlos con la creación de una nueva sociedad internacional, completamente subyugada a los intereses y exigencias del gobierno global.

"Por lo tanto los Parlamentos actuales, que se encuentran bajo el control del FMI y de los bancos europeos, se han pasado a los órganos del nuevo totalitarismo, de modo que no hay posibilidad de resistencia a través de estos sistemas de poder. Las fuerzas que quieren mantenerse dentro de estas nuevas circunstancias, deberían tener como centro de su actividad, mantener su presencia física entre el pueblo.

"La experiencia en mi país por la presencia de la Troika, en los últimos dos años y medio, nos lleva a la conclusión de que el control de la economía por gobiernos extranjeros, impone condiciones considerables de ocupación extranjera. Por esta razón, la resistencia del pueblo debe tomar la forma de una lucha de liberación. Nuestra arma es la resistencia activa de una unidad nacional verdadera. Consecuentemente, la unidad patriótica del pueblo es clave. Esto quiere decir que como la totalidad del pueblo está afectado, la forma de la unidad debe estar por encima de las clases existentes, de ideologías y de diferencias políticas; en otras palabras, un patriotismo nacional.

"Cuando una nación no moviliza todas sus fuerzas, sin excepción alguna, en contra de las fuerzas de saqueo de la globalización, está perdida.

"Después de todo, el ataque, con dinero como arma, es mucho más severo y más eficiente que cualquier clase de fuerza política o militar. Porque es un ataque contra todos los ciudadanos en su conjunto. No solo contra la integridad de su cuerpo, sino también de su mente y su alma... El dinero con el impacto del desempleo, miseria y miedo acaban con la individualidad de la personalidad del ciudadano y destruye el tejido social que establece la forma y el contenido del Estado nacional del pueblo.

"De modo que es necesario que cada nación sea capaz de movilizar todas las fuerzas que tiene a disposición: la tradición, la historia, la ciencia, el arte, la cultura, la salud nacional y el potencial de desarrollo. De este modo, el movimiento patriótico nacional, es capaz de resistir desde una posición de fortaleza. Puede aislar las fuerzas que sirven o que persisten en ignorar la amenaza de un ataque del nuevo totalitarismo. Para profundizar la unidad del pueblo que lleva a niveles de fuerza y de determinación superiores proyectando el plan de una nueva sociedad en un país completamente libre.

"La creación de un frente unido de los pueblos de Europa conduciría naturalmente a una derrota total de las fuerzas de la invasión destructiva y a la creación de una Europa de los pueblos, para la paz y el progreso. Cuyo poder e influencia sería tan enorme que podría jugar un papel importante a un nivel internacional".

(Fuente: http://spanish.larouchepac.com/node/17522)

No hay comentarios:

Publicar un comentario