viernes, 5 de octubre de 2012

ESTABA CANTADO: AHORA QUE CRISTINA CIFUENTES HA SIDO DENUNCIADA, RESULTA QUE EL 25-S NO HA SIDO TAN GRAVE


Lo de este país es más previsible que saber por dónde saldrá el sol. Era de cajón que, después de la operación de rastreo y caza de los organizadores de "Rodea el Congreso" todo iba a dar un vuelco una vez que la principal responsable de los altercados de aquel día, Cristina Cifuentes, ha sido denunciada por organizar la peor representación teatral de la historia de nuestra pseudo-democracia: la de la acción "incontrolada" de los "radicales" que "agredieron" a la policía "obligándola" a defenderse cargando, no contra los provocadores, sino contra todo el que pasaba por allí mientras los provocadores se revelaban como policías camuflados, que incluso colaboraban en la detención de ciudadanos inocentes.

Ayer hemos conocido la noticia de que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha dejado en libertad sin cargos a los ocho organizadores de la jornada acusados de conspiración, atentado contra las más altas instancias del reino, sedición, terrorismo y no se cuántas imputaciones disparatadas más, de las que el juez no ha encontrado el menor indicio. Si ahora es la "Cifu" la que tiene que dar la cara (no como su marido, escondido, cual lepórido, de los jueces) ante las abrumadoras evidencias de que la jornada pacífica degeneró en disturbios a causa de una estrategia diseñada y ejecutada por la policía, se enfrentará a cargos muy "light". Al fin y al cabo, reconoce la magistratura, no se alteró el normal funcionamiento del Congreso, los padres de la patria pudieron maquinar sus indecentes latrocinios sin sobresaltos y la cacería del ciudadano es un deporte muy habitual por parte de las fuerzas del orden como para escandalizarnos a estas alturas.

Lo que digo, era matemático (del griego "Mathema": conocimiento superior) que las cosas iban a discurrir por estos cauces. Lo que no será tan fácil es hacer olvidar que aquí ha quedado con el culo al aire hasta el apuntador. Incluso entre los representantes sindicales de la policía hay quien apunta a que barbaridades como las cargas en la estación de Atocha deberían costarle el puesto a alguno. Y dado que dimitir parece estar considerado una ordinariez entre la Casta, sería saludable que se produjeran algunos ceses.

Bárbara Cifuentes (Uuy, quería decir "Cristina Cifuentes"), ¿por qué no te vas a disfrutar de las emociones de una vida de "road movie" en compañía del fugitivo que tienes por marido?

PD: Como corolario a esta información enlazo aquí la increíble versión que un medio digital da del famoso vídeo "¡Qué soy compañero, coño!" pretendiendo que lo que vemos y oímos en realidad es otra cosa, que el agente arrastrado por el suelo de malas maneras está siendo "rescatado" por sus colegas, que no se dice "soy compañero" sino "somos compañeros", que quien lo dice no es él sino los "rescatadores en Cangurolandia", y que todo el que vea u oiga otra cosa es víctima de una alucinación tropical, al parecer extendida entre un porcentaje elevadísimo de la población. Tergiversación no, lo siguiente ... Todo para tapar que el agente en cuestión, jefe de grupo de la Brigada Provincial de Información de Madrid, ha perdido parcialmente la visión de un ojo a causa de la brutalidad de sus "queridos compañeros", por lo que ahora se atribuye la salvajada policial que el video demuestra a unos "radicales probablemente procedentes de Cataluña". ¡Toma ya! ¿Y por qué no de Marte?

Señores (por llamarles algo) antidisturbios, ¿No ven aquí un motivo más para no actuar a lo "Harry el sucio" y contener su impetuosidad? ¡Que al final van como van y no ven a quién sacuden!.

Segunda post-data: los energúmenos de Prosegur, a todas luces (las que les faltan) antidisturbios frustrados -¿a estos ya con qué nivel mental los admiten?, pregunto yo- tampoco se quedaron atrás aquel dia en lo de no reconocer a sus colegas y apalearlos:

1 comentario:

  1. JJAJAJAJAJAJAJAJJA. Tio , eres un crack. Me he partido con lo del que apalearon por error. JAJAJAJAJAJJA. Esto solo puede suceder en Hispanistan. Ni en Uganda , vamos.

    ResponderEliminar