martes, 23 de octubre de 2012

EL CUENTO DE LA DEUDA PÚBLICA

Una de las trolas más habitualmente usadas para hacer creer a los trabajadores y resto de votantes la necesidad de la austeridad y los recortes es la de la gran deuda pública del estado. Por eso, incluso los dos grandes partidos, teoricos enemigos irreconciliables, pero siempre dispuestos a satisfacer los deseos de los grandes empresarios y cumplir las órdenes de la Union Europea, pactaron el pasado año lo que fue un golpe de estado constitucional que, sin embargo, paso practicamente desapercibido y sin provocar ninguna gran protesta entre los de nuevo dejados de lado ciudadanos.

Me refiero al acuerdo para modificar la Constitución, sacrosanta en otros aspectos menos importantes, para limitar la deuda pública asumible por el estado, y por lo tanto, las politicas sociales y los servicios públicos.


Sin embargo, lo que nunca dicen los politicos de ese gran monstruo dos cabezas, especie de partido unico con maquillaje para aparentar pluralidad de opciones, es que la deuda pública no es el problema, sino que los que se han endeudado realmente, provocando esa gran burbuja que ha estallado afectando, sin embargo, especialmente a los trabajadores, fueron las grandes empresas y los bancos.

Precisamente mientras, con la excusa de la deuda pública, se recortan presupuestos públicos en lo que se refiere a sanidad, cultura, educación, transporte publico o ayudas sociales, se asumen un mayor endeudamiento de las arcas públicas para que esos grandes inversores, principales causantes del problema, puedan pagar sus errores con, y esa es la clave del gran negocio, precisamente el dinero que pagan los que ninguna culpa tienen y que van a ver disminuidos sus derechos, salarios y bienestar para ello (y todo a pesar de que, curiosamente, los grandes empresarios y banqueros hayan seguido llenando sus bolsillos antes, durante y despues del comienzo de la crisis).

Los datos de la estafa estan muy claritos, como se puede apreciar en el gráfico adjunto, basado en datos del Banco de España y del F.M.I., instituciones ambas que no pueden considerarse antisistema. Mientras la deuda pública es de un 19,1%, la deuda privada es del 79%, siendo el 3% de las PYMES, el 20,6% de las familias y, aunque esto los politicos no lo consideren un problema, el 57,3% de las grandes empresas y los bancos.

Mientras ese 19,1% se considere algo que hay que eliminar cuanto antes a costa de lo que sea, incluso evitando que las familias y las Pymes puedan pagar su deuda, el 57,3% de endeudamiento de la gran empresa y las grandes fortunas se intenta parchear con, precisamente, dinero público (aumentando la deuda de todos para aliviar la de unos pocos).

Otro dato importante. Mientras que a las familias mas pobres, el 20% de ellas, correspondia un 16% de nivel de deuda, en general para pagar su primera vivienda, del 10% de las mas ricas el nivel de endeudamiento era del 64,7%, siendo destinada la mayor parte de esta deuda a pagar segundas o terceras viviendas con la finalidad de especular.

A pesar de todas estas evidencias, los politicos de uno y otro partido, del PPSOE, junto a otros similares de las autonomias, como el PNV en Euskadi o CIU en Cataluña, siguen contándonos la milonga de la deuda pública como gran problema de la economia nacional, y gran lastre para el crecimiento. Y es que, aunque ese dato no aparezca en el gráfico, todos esos partidos, aunque tambien nos cuenten la milonga de que representan a sus votantes, estan simplemente al servicio de ese 10% de familias mas ricas y de las grandes empresas y bancos, por lo que es de lo mas normal que intenten que sean los trabajadores los que paguen sus deudas a costa de matarles de hambre, enfermarles o evitar que vayan a la escuela. Lo realmente estupido es que millones de trabajadores voten a sus verdugos.

Al fin y al cabo es lo que han hecho siempre los fascistas, por muy de democratas que se disfracen. Se trata, simple y llanamente de la lucha de clases de toda la vida, aunque hace años que los unicos que la practiquen, mientras el ganado obrero pasta en el corral, sea la clase capitalista. Quizas vaya siendo hora de que igual que los capitalistas se disfrazan de cordero para hacernos pensar que todos somos parte del mismo rebaño, los obreros comiencen a cazar lobos.

José Luis Forneo
(Fuente: http://cuestionatelotodo.blogspot.com.es/2012/10/el-cuento-de-la-deuda-publica.html)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada