sábado, 22 de septiembre de 2012

¿QUIÉN FOMENTA EL ODIO ENTRE EL ISLAM Y OCCIDENTE?


Como reacción a un video de patética realización que se supone que es el trailer de una película que probablemente ni exista ("Innocence of muslims"), las masas de los países árabes se echan  a las calles y atacan lo que representa a los países occidentales, en particular sus embajadas. Crear estas oleadas de ira es extremadamente fácil: algún irresponsable anuncia que va a quemar un Corán y a ojos de los fanáticos todo occidental es culpable de una acción individual (no meto en el saco ni la literatura arriesgada, perfectamente legítima, ni el humor gráfico). De hecho, las provocaciones que periódicamente agitan a la "Umma" están perfectamente calculadas. Interesa satanizar a todo el Islam cuando hace falta fabricar un enemigo al que odiar. Eso hace más fácil luego la guerra contra él, pues se asociará a una acción defensiva y no colonialista.

Tan absurdo juego solo es posible si, además de la falta de humor, ambos bandos carecen de capacidad de análisis: para los extremistas musulmanes Europa y Norteamérica son culpables colectivamente de todo cuanto hace un particular; para los medios occidentales, todo el Islam es un bloque compacto en el que no se distinguen radicales ni moderados. Es la lógica del "ellos y nosotros" sin ninguna matización. El análisis sensato, que "ellos" no realizan por su primaria vehemencia y "nosostros" por incultura y seguidismo respecto a la propaganda con que nos machacan, reduciría las dimensiones del drama.

¿Cómo saber a quién le interesa este clima de crispación? Sencillamente, señalando a quienes lo alientan. No es casual (casi nada lo es) la aparición en Nueva York de una campaña publicitaria cuyo lema, tal como se puede apreciar en la fotografía que acompaña estas líneas, es "En caso de guerra entre los civilizados y los salvajes, apoya a los hombres civilizados. Apoya a Israel, derrota la Yihad”. ¿Los patrocinadores? La Liga Antidifamación Judía, la inquisición sionista que se encarga de que nadie discrepe ni en una coma de la versión del Holocausto según la cual solo fueron víctimas los judíos. Todo ello mientras se celebra el aniversario de los atentados del 11-S, Israel exige el respaldo norteamericano para agredir a Irán y la flota norteamericana en el Golfo Pérsico juega a la guerra de nervios con el gigante persa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada