jueves, 13 de septiembre de 2012

BENEDICTO XVI, ESTRELLA "INVITADA" EN UNA PELÍCULA PORNO


Y porno ruso gay, para más INRI. Se que resulta difícil de creer, pero si los caminos del Señor son inescrutables, los de la productora Bel Ami aunan morro e imaginación hasta el extremo de incorporar al metraje del film "Escándalo en el Vaticano", de próximo estreno, la bendición de Benedicto XVI a los dos protagonistas del film, que, convenientemente caracterizados de seminaristas, dieron el pego en una recepción pública en la Santa Sede. El argumento -por llamarlo de alguna manera- de la película es fácil de predecir: refocile clerical a mansalva. Aunar tal tinglado con la presencia, aunque involuntaria, del Sumo Pontífice empareja a este documento con aquellas películas de los ochenta, cuando a Andrew Wadja, Wim Wenders y otros culturetas les dió por concederles épicos cameos a Lech Walesa, Mijail Gorbachov, etc., mientras en TVE reponían los rancios films de Ronald Reagan.

No es la primera vez que el territorio vaticano sirve de escenario para tan "peculiar" género (o número, según se mire): la embajada del Vaticano en Praga ya fue "tomada" por un tal "doctor Jaroslav Bartak", quien, con la excusa de una emergencia médica, consiguió instalar allí a su equipo y filmar escenas para otra producción pornográfica, con el consiguiente cabreo (y denuncia) del Vaticano y entusiasmo de los pornoadictos exigentes.

Ahora solo queda aguardar la reacción de las autoridades eclesiásticas, tan dadas a ejercer la crítica cinematográfica desde ... bueno, desde que tengo memoria cinéfila. Excusa para forzar la vista ya no les va a faltar: después de animales, enanos y transexuales, el cine genital acude a las raíces católicas de Europa para renovarse, ... es casi una forma de reconocimiento. Bueno, eso y el hecho de que el actual Papa es el ser de carne y hueso más parecido que existe al malvado senador Palpatine -luego emperador de la galaxia- de la primera trilogía de "Star Wars".

Como dos gotas de agua, pero de las que le darían grima a Masaru Emoto

1 comentario:

  1. eLo que se viò en la pelìcula, cosas reales, si en alguna parte del mundo hay homosexuales que lo hacen con jovencitos es en el Vaticano, ademàs si la ley Italiana fuera en contra de la Iglesia, cuàntos clèrigos estarìan por pederastas, y deberìa la Iglesia màs dinero por pederastia que en Estados Unidos y en muchos paìses, los pedòfilos peores son los curas catòlicos.

    ResponderEliminar