domingo, 30 de septiembre de 2012

¿ALGUIEN DUDA AÚN DE QUE VIVIMOS EN UN ESTADO POLICIAL?


La noche del martes marca el momento en que ya nadie puede alegar desconocimiento respecto al talante dictatorial de nuestro gobierno.

La delegada en Madrid, responsable última de la actuación policial, ha reconocido que la obligación legal de que los agentes del orden vayan debidamente identificados con un número de placa visible, y que deben comunicar al ciudadano que se lo solicite, ha sido incumplido "para evitar denuncias falsas". En otras palabras, la actuación de sus subordinados queda amparada -con su conocimiento- por la más absoluta impunidad.

Si este país desquiciado fuera de verdad un Estado de Derecho la señora Cifuentes habría sido cesada inmediatamente, para luego ser procesada judicialmente.

La UIP se parece cada vez más a la Gestapo, con unos integrantes que detienen arbitrariamente a manifestantes, simples transeúntes ¡e incluso a sus propios compañeros infiltrados!, como prueban las imágenes que han recorrido el planeta y que retratan a unas fuerzas de seguridad hiper-violentas y fuera de control.

La asimetría que establece el planteamiento de la señora Cifuentes establece es intolerable: ¿puedo yo negarme a identificarme para evitar que me denuncien en falso (como suelen hacer los antidisturbios)? La pregunta tiene una respuesta evidente, solo puede ejercer tal abuso aquel a quien ampara el uso de la fuerza. Eso es lo que esta individua reconoce, para escándalo de cualquier inteligencia mediana: la supresión del principio de legalidad. En el siguiente video un miembro del sindicato de la policía reconoce explícitamente la actuación ilegal de las fuerzas del orden (minuto 1.20):


La misma cantinela y ni el Defensor del Pueblo ni ningún juez actúan de oficio contra estos apologistas de la barbarie. Es más, este modo de proceder es el que ha merecido el reconocimiento del ministro del interior, como si viviéramos en una dictadura del Cono Sur Americano durante la época de la Operación Condor. Eso sí, los "golpistas" son los que ejercieron su derecho -reconocido por el artículo21 de la Constitución- a manifestarse en una concentración y lugar autorizados del que luego fueron desalojados a golpes por energúmenos inimputables.

3 comentarios:

  1. Gran post , amigo. Sigue asi!

    Seria bueno hacer otro quizas con las reacciones globales antes la nueva hiperviolenta Gestapo , como por ejemplo la de la presidenta argentina en la ONU. Que la gente se vaya enterando de que ESTA GENTE NO ES NORMAL.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Cuando veo a un policia brota un entimiento en mi mente que me avergüenza como ser humano que soy.

    ResponderEliminar

  3. Ciertamente, nadie puede extrañarse de que la imagen de la policía esté por los suelos. Quienes debían hacer gala de una edificante ejemplaridad o actúan como sicarios o dan esta pésima imagen:

    http://www.youtube.com/watch?v=SlNqyDmrxt8&feature=player_embedded

    ResponderEliminar