jueves, 16 de agosto de 2012

WILHELM REICH Y LA ENERGÍA ORGÓNICA

En una época en que la contaminación electromagnética se ha disparado, y las antenas de telefonía infestan la línea del horizonte de nuestras ciudades, protegerse frente a sus demostrados riesgos es posible gracias a uno de esos genios olvidados del pasado a quienes deberíamos recordar -como a Semmelweiss, Tesla, y tantos- con absoluto agradecimiento: Wilhelm Reich (1897 - 1957), discípulo de Freud y teórico de la sexualidad como mecanismo de liberación de la energía neurótica.

Reich dedujo que existía una energía vital primordial, a la que denominó "orgon", y que es el soporte de todo dinamismo bioenergético, desde las emociones hasta los tornados. Esta energía es atraída hacia las cosas vivas y el agua, y es repelida por las cargas electromagnéticas dañinas para la vida, por lo que, canalizada por el mecanismo adecuado, puede neutralizarlas.

Reich diseñó un "acumulador" de energía orgónica (una especie de cajón en el que se alternaban capas metálicas y orgánicas), y más adelante se interesó por el comportamiento de la energía orgónica en la atmósfera, creando una especie de cañón con el que realizó asombrosas demostraciones por el sur y el medio oeste americano al provocar lluvias torrenciales en zonas desérticas (los periódicos de la época resgistraron incluso la copiosa nevada que hizo caer sobre el desierto de Arizona).

Pese a su éxito, Reich fue progresivamente ninguneado por la ciencia "oficial", a la vez que el FBI fue acosándole hasta el punto de confiscar y destruír sus escritos. Terminó sus días recluido en una institución mental.

Pese a los denodados esfuerzos por arrumbar sus logros al olvido, sus colaboradores -en particular, los esposos Don y Carol Croft- fueron reivindicando progresivamente su obra, hasta el punto de que la moderna teoría de los aniones es heredera directa de sus investigaciones. Transcribo a continuación el modo en que la página http://www.orgonites.com presenta dicha teoría:

Los aniones en el aire son tan importantes como las vitaminas en el alimento y se le dan nombres como “la vitamina del aire”, “el elemento de longevidad”, “el limpiador del aire”. Los aniones son de gran importancia en la salud humana. Wilhelm Reich construyó un acumulador de orgón, el cual, no es otra cosa que un instrumento con la capacidad para la atracción y concentración de electrones, creando en su interior un ambiente cargado de aniones, de ahí sus beneficios para la salud. En las tradiciones y otras culturas el Orgón es llamado Prana, Chi, Ki….etc.

Bajo circunstancias normales, las moléculas o los átomos del aire tienen una carga neutra. Sin embargo, debido a la ionización natural causada por los rayos cósmicos, los rayos ultravioletas, la micro radiación, los relámpagos, truenos, algunas moléculas del aire perderán electrones que a su vez se combinarán con otras moléculas cargándolas negativamente. Éstos son los iones negativos en el aire. El número de aniones en un centímetro cúbico (cc) de aire es 40 a 50 en el área residencial urbana, 100 a 200 sobre el área urbana, 700 a 1.000 en el campo y más de 5.000 en un valle.

El número de aniones en el aire puede afectar la salud humana. Si el aire tiene un contenido demasiado alto de iones positivos ( telefonía móvil, redes wi-fi , microondas, contaminación electromagnética producida por aparatos eléctricos y redes eléctricas), y muy pocos aniones, el cuerpo humano puede desarrollar síntomas tales como fatiga, vértigos, jaqueca, depresión y dificultad respiratoria, incluso las funciones celulares básicas como replicación del ADN pueden verse afectadas; pero éstos sucesos/ síntomas pueden ser eliminados rápidamente si respiramos aire con alrededor de 1.200 aniones por cc de aire respirado. Si el contenido de iones negativos (aniones) del aire que respiramos se eleva a 1.500 por cc de aire, puede mejorar notablemente el humor de las personas que permanezcan en un cuarto de modo con esta carga anionica, así que puedan trabajar mejor y con una eficacia más alta. En electricidad y electrónica, un condensador ("capacitor" en inglés) es un dispositivo que almacena energía eléctrica. Estudiando electrónica nos damos cuenta de que cuando hablamos de un Orgonite, hablamos de un múltiple capacitador - condensador electrónico con múltiples capas, debido a sus capas metal/poliéster.

El Orgonite está compuesto de resina de poliéster (C10H8O4), que es un semiconductor que se carga de electricidad estática; metal, que es un conductor, y tiene la capacidad atraer hacia sí la radiación electromagnética junto con los electrones que ésta arrastra, creando una carga descarga de electrones, cuarzo (en su interior, el Orgonite se satura de electrones provenientes de la descarga producida por la unión metal-resina de poliéster, y por compresión debido a la capacidad pie.zoelectrica del cuarzo empieza a emitir aún más electrones, anionizando así el lugar donde se encuentren), e imanes de neodimio (los imanes de Neodimio pertenecen a la familia de imanes de Tierras Raras, son imanes permanentes de aleación Ne.Fe.B, con gran potencia, unas 6 veces más que los imanes de ferrita).

Elaborados siempre artesanalmente, los orgonites son piezas de decoración que contribuyen a mantener la energía positiva del entorno en que se colocan.

(Fuente: http://www.orgonites.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario