jueves, 9 de agosto de 2012

PONIENDO LAS COSAS EN PERSPECTIVA: SÁNCHEZ GORDILLO SUSTRAE 20 CARROS DE SUPERMERCADO MIENTRAS LA CASA REAL SE LLEVA 100.000


Decía Gandhi que la injusticia es una forma de violencia, mientras que la sabiduría popular indulta por un siglo a quien roba a un ladrón. Hoy hablamos de comparaciones quizá  odiosas, pero en absoluto ociosas.
Quiero aclarar que no justifico la iniciativa de los sindicalistas que asaltaron dos superficies comerciales anteayer para proveer de alimentos a necesitados, pero ante el suceso ocurrido quiero aprovechar para contribuir al debate, inevitable con la que está cayendo, acerca de la posibilidad de una violencia legítima frente a la violencia estructural del poder, que tantas veces estamos viendo convertirse en explícita. El fin no puede justificar los medios, pero a veces los disculpa.

Tiene la palabra Oscar Carrión
.

El Ministro de Interior ha ordenado la detención de Juan Manuel Sánchez Gordillo y los miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores que "expropiaron forzosamente" dos supermercados andaluces 20 carros con alimentos de primera necesidad que fueron donados a quienes ya no tenían dinero para comer. Y en la España de Bankia, Gürtel, los ERE, Botín, los empresarios del IBEX o Urdangarín, todos se echan las manos a la cabeza. Curioso. Por eso quise averiguar cuántos carros de comida se podrían dar a los hambrientos con el dinero que otros sustraen (con la mitad de protestas).
 
Según un reciente estudio de la ONU, el 21'8% de la población española vive bajo el umbral de la pobreza (concretamente, 10.287.527 de personas; más de 1 de cada 5).

Los veintiséis mil millones de euros, 26.000.000.000 €, atrapados en participaciones preferentes (recordemos: aquellos productos financieros destinados a personas expertas en economía pero que los bancos no tuvieron inconveniente en vender a ancianos, niños y discapacitados) serían nada menos que 325 millones de carros llenos de comida.

Esto significa que con el dinero que bancos y cajas han estafado con las preferentes se podría alimentar toda la población española bajo el umbral de la pobreza durante más de 23 meses, prácticamente dos años.

El agujero de Bankia es, según los analistas, de 13.635 millones de euros; o lo que es lo mismo, Sánchez Gordillo saliendo a la carrera de un supermercado con más de ciento setenta millones de carritos llenos de comida (170.437.500, para ser exactos), suficientes para dar alimento a las personas en riesgo de pobreza y exclusión social de la Unión Europea, 115 millones en 2009.
Urdangarín, cuyo contrato con Telefónica fue recientemente renovado por 18.750 carritos con alimentos básicos anuales (bueno, él prefiere percibirlo en cómodos 1'5 millones de euros en billetes pequeños y con números de serie no consecutivos), tenía en cuentas suizas 700.000 € (8.750 carros del súper con productos de primera necesidad). También vació en 2011, durante la investigación del caso Nóos, unas cuentas en Luxemburgo en las que, junto a su socio Diego Torres, tenía en torno a 12.500 carros (una cantidad estimada de un millón de euros de dinero público). Son dignos de mención, asimismo, los 160.000 € que Aizoon (la inmobiliaria presidida por Iñaki y la infanta Cristina) desvió de dinero público; esto equivaldría a ver a los duques de Palma salir corriendo del supermercado con dos mil carritos a rebosar perseguidos por una cajera mientras el rey comenta que no ha visto nada).

A su vez, la familia Botín tenía más de dos mil millones de euros en cuentas suizas, 2.000.000.000 €; o lo que es lo mismo, 25 millones de carros de la compra repletos. En realidad ellos no se los llevaron corriendo de un supermercado, directamente se los llevaron del país y con la tranquilidad que da saber que las leyes y los gobernantes están de tu parte.

El presupuesto de la Casa Real para 2012 es de 8'26 millones de euros,  equivalente a 103.250 carritos del supermercado. 272.752 de los citados euros corresponden al sueldo neto anual del rey, es decir, 3.409 carros de comida al año.

La trama Gürtel costó más de 120 millones de euros a las arcas públicas en cientos de operaciones corruptas que implicaban a cargos e instituciones de todo el país. Podría equipararse a llenar 1'5 millones de carros en el súper de la esquina y marcharse sin pagar. Si a eso le sumas jornaleros descamisados ya sí que suena espantoso, ¿eh?

En el asunto de los ERE fraudulentos del PSOE en Andalucía han volado aproximadamente mil millones de euros públicos, es decir, 12'5 millones de carritos con alimentos para los necesitados (de nuevo suficientes para enviar un carro lleno a cada español bajo el umbral de la pobreza). Pero luego el ladrón del Parlamento andaluz es Sánchez Gordillo y Griñán dice en twitter que qué actitud más horrible y que vaya dientes que tiene el tío y que las palestinas pasaron de moda y que coca para todos... y Arenas se apunta.

La "línea de crédito en condiciones extremadamente ventajosas", que no era más que un rescate, que no era más que una intervención y que a su vez no era más que una condena (por valor de cien mil millones de euros) equivaldría a la inabordable cantidad de mil doscientos cincuenta millones (1.250.000.000) de carritos con alimentos básicos, suficientes para enviar un carro lleno de alimentos a cada persona que pasa hambre en el mundo (a finales de 2011, se estimaba que a nivel global, más de mil millones de personas pasaban hambre).

Por último, las grandes empresas defraudan cada año, a nivel mundial, más de 188.000 millones de euros. Este dinero escapa del control de los gobiernos y se deposita en paraísos fiscales. Nadie parece interesado en solucionarlo, y eso que equivale a 2.350 millones de carros de la compra rebosantes de comida, bastante alimento como para dar de comer durante varios meses a todas las personas hambrientas del planeta.

Que nadie se eche las manos a la cabeza por un acto simbólico. Échense las manos a la cabeza porque haya personas que solo ponen algo en su mesa gracias a estas acciones. Échense las manos a la cabeza porque la avaricia de algunos suponga el hambre de tantos. Y dejen comer al hambriento.

[Para los cálculos se supone que un carro de supermercado repleto de comida cuesta aproximadamente 80€ (si alguien cree que vale menos, que aumente proporcionalmente los resultados que he ofrecido y verá como su enfado también crece de forma exponencial). Se parte asimismo de la suposición de que una familia media consume 1 carro semanal.]

(Fuente: http://hablandorepublica.blogspot.com.es/2012/08/sanchez-gordillo-se-lleva-20-carros-la.html)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario