jueves, 2 de agosto de 2012

LA RESERVA FEDERAL U.S.A. Y LA GRAN ESTAFA ECONÓMICA MUNDIAL (2ª parte)


Una vez diseñado el plan hacía falta que la opinión pública, los políticos y congresistas creyeran en la idoneidad de la propuesta y la votaran. Y es aquí donde empieza un programa a nivel nacional, denominado propaganda por algunos, y "educación del país" o "romper prejuicios" por Paul Warburg, programa implementado con gran presupuesto a través de, como veremos en la Guerra fría cultural, las instituciones de la educación y la cultura. Por instigación de Warburg, se creó una Liga Nacional de Ciudadanos, que fue descrita por algunos con el eufemismo de “organización para el progreso financiero” - el progreso, siempre se hace todo esto en nombre del progreso-  y se contó con la colaboración de tres de las más importantes universidades, Princeton, Harward y la Universidad de Chicago (que recibía y sigue recibiendo importantes fondos de la familia Rockefeller). Todas ellas fueron utilizadas como centros de reunión para la propaganda del Plan Aldrich. Según Stephenson, biógrafo oficial del senador Nelson Aldrich,  la Liga Nacional de Ciudadanos fue un producto diseñado en la reunión de la Isla Jekyll.

La campaña de "educación" fue financiada  con un fondo de cinco millones de dólares, provenientes de distintos bancos estadounidenses y que sirvió, principalmente, para pagar a numerosos profesores de dichas universidades. Entre los más entusiastas defensores del Plan Aldrich se encontraban  el profesor O.M. Sprague de Harvard y J. Laurence Laughlin de la Universidad de Chicago, al que se le encargó la propaganda de la liga. Por su lado, Woodrow Wilson, gobernador de New Jersey y ex presidente de la Universidad de Princeton, se alistó como portavoz para el Plan Aldrich. Es interesante saber que durante el Pánico de 1907, Wilson había declarado: "Todo este problema podría superarse si nosotros nombrásemos un comité de seis o siete hombres de espíritu público como J.P. Morgan para manejar los asuntos de nuestro país". Wilson estaba preparando su acceso a la presidencia de los EEUU.

El congresista Lindbergh ya lo había denunciado anteriormente pero el 15 de diciembre de 1911 alertaba ante el Congreso: “Nuestro sistema financiero es falso y una gran carga sobre el pueblo... Yo he alegado que hay un monopolio del dinero. (…) El Plan Aldrich es el Plan Wall Street. Es un desafío amplio al Gobierno a favor del campeón del Money Trust. Significa otro pánico para intimidar al pueblo. (…) la especulación Wall Street logró el Pánico de 1907”. 

Ante la alerta pública, una comisión de investigación fue creada para dilucidar cuales eran las intenciones de los banqueros que apoyaban el Plan Aldrich. El clásico mecanismo consistente en crear una comisión de investigación que no investiga y que esté controlada por alguien que bloquee el proceso fue, como no, utilizado. Puesto bajo la responsabilidad del congresista Arsene Pujo, el Comité Pujo fue controlado por una sola persona, Samuel Untermeyer, uno de los abogados de las grandes corporaciones y entre los más adinerados de Nueva York. No llamó a testificar a los dos personajes principales, el senador Lafollette y el congresista Lindbergh, que estaban en el origen de la creación de dicha comisión. Así, con todo esto, el Plan Aldrich se había presentado ante la opinión pública como el plan de Wall Street.

Durante todo este proceso, el New York Times fue, con The Independent de Aldrich, el diario que siempre estuvo apoyando y defendiendo los intereses de los banqueros. En una excelente manipulación de la información y de la campaña electoral, y contra todo pronóstico, las elecciones presidenciales de 1912 fueron ganadas por el candidato demócrata W. Wilson.

¿Cómo fue esto posible?

El presidente republicano en funciones William Taft defendía el Plan Aldrich. En el último momento, y sin que esta acción de sabotaje de su propio partido  haya sido todavía explicada, otro republicano,Theodore D. Roosevelt, entró en la carrera presidencial disponiendo de una financiación ilimitada en la prensa. Al dividir el voto republicano, la victoria fue entregada a Wilson. Por su lado, Wilson defendió el proyecto del Sistema de la Reserva Federal, que aunque era el mismo que el Plan Aldrich, aparecía a la opinión pública como la alternativa federal, luego patriótica, para no entregar el sistema monetario a los banqueros de Wall Street.

Las acciones de la Reserva Federal se repartieron entre doce bancos, como los doce apóstoles, pero los verdaderos accionistas eran, y siguen siendo los Rothschild, Lazard Freres (Eugene Meyer), Kuhn Loeb Company, Warburg Company, Lehman Brothers, Goldman Sachs, la familia Rockefeller y J.P. Morgan, quienes, para la mejor gestión internacional de las finanzas, crearon el CFR (Council of Foreign Relations), la Comisión Trilateral y más adelante el Club de Roma y el Club Bilderberg. Ninguna legislatura estatal puede revocar ninguna de las leyes dictadas por la Mesa de Gobernadores de la Reserva Federal que beneficien a sus accionistas privados. Esta mesa emite leyes por encima de las leyes de los estados,  acerca de lo que será la tasa de interés, la cantidad de dinero emitido y el precio del dinero. La dictadura del dinero que estamos viviendo en el 2012 se decidió en nueve días, en la Isla Jekyll, en noviembre de 1910.

¿Será casualidad el nombre?

Así es como, gracias a las brillantes maquinaciones de banqueros astutos, la colaboración de profesores de las instituciones académicas más prestigiosas, la prensa en manos de los grandes poderes financieros y los políticos al servicio de dichos poderes, el presidente W. Wilson entregó, en 1913, el sistema monetario estadounidense a un grupo de bancos privados bajo el engañoso nombre de Reserva Federal, que hundiría al país en una deuda impagable. Y que permitiría la financiación de la Primera Guerra Mundial, luego la fabricación del Crack del 29, luego la financiación del nazismo, luego la Segunda Guerra Mundial. Ellos crearon el euro para poder así crear su sucursal en Europa, el  Banco Central Europeo, quien está haciendo lo mismo: hundirnos en una deuda impagable.

Ahora más que nunca, todos debemos saber lo que hay detrás de lo que llamamos Los Mercados.

El año que viene se celebrará justo un siglo de esclavitud mundial a través de la Reserva Federal. ¿Se estarán preparando para celebrarlo con la definitiva destrucción de Europa con la destrucción del euro?

Los hay que dicen que Alemania, una vez que se haya recapitalizado con todo el dinero que les está llegando de todas partes, se retirará del euro. Y nos quedaremos bailando...

En un proceso de inversión típico de esta Élite , el "rescate" a España es en realidad su hundimiento en una deuda impagable, de forma similar a lo que pasó durante las guerras mundiales: el BCE, sucursal de la Reserva Federal,  supuestamente "presta" dinero a los bancos quebrados, un dinero que "crea" con su maquinita y que no es siquiera dinero impreso, sino unos dígitos que aparecen en una pantalla, un dinero que nunca va a llegar a las manos de la población, que es ,increíblemente, la que se responsabiliza del pago de los intereses de la deuda. Exactamente como ocurrió con las guerras mundiales, se destruyó a millones de personas y luego ¿quién pagó la deuda contraída por los estados para hacer la guerra? Los supervivientes. Aquí está pasando lo mismo.

Esta  destrucción dela economía europea ha sido posible gracias al euro, una moneda creada con el ideal romántico de "unir a los pueblos de Europa en un proyecto común". El proyecto es común, desde luego, pues se trata de la destrucción de las soberanías nacionales a través del euro. El descalabro que está ocurriendo sólo es posible porque estamos en el euro. Con la peseta hubiera sido imposible este control de la economía y de la política españolas.

¿Cómo es posible esta situación delirante?

¿Cómo es posible que el gobierno español o el griego acepten estos términos?

La respuesta más sensata es que no tienen elección porque están "obligados", ¿con qué amenazas? Eso no lo sé: Rajoy sólo obedece a lo que ordena Bruselas, es decir el BCE, es decir los banqueros de la Reserva Federal, es decir los mismos banqueros de siempre que llevan controlando el mundo desde 1913, o quizás antes. Es decir que sean alemanes, judíos o americanos, con el rescate de España se ha celebrado la entrada de España en la dictadura definitiva del verdadero poder.

(Fuente: http://nomoriridiota.blogspot.com.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario