lunes, 13 de agosto de 2012

CONCLUYEN SIN NOVEDAD LOS J.J.O.O. DE LONDRES



Los que llevamos meses manejando contrainformación inquietante acerca de lo que podría haber sucedido en los Juegos Olímpicos de Londres podemos respirar tranquilos: no ha habido auto-atentado, falso ataque extraterrestre o "Blue Beam" ... por lo que parece. Eran muchos los indicios de que "algo" iba a pasar, pero ya sea por desidia de la Élite, porque nos la han "dado con queso" o porque la multitud de voces que estaban alertando de sus planes han desaconsejado materializarlos, el caso es que los atletas vuelven a casa y los ciudadanos londinenses a la normalidad de agosto. Ni quiero colgarme medallas si la tercera posibilidad ha sido la que se ha dado ni voy a bajar la guardia si todo ha sido un test para medir la capacidad de previsión de los medios libres en Internet, esos que expusieron al Club Bilderberg, el Bohemian Grove, cuestionaron la autoría de los macroatentados del nuevo milenio (11-S, 11-M, 7J, etc.), revelaron la conexión de la falsa pandemia de la gripe A con el micro-chip, documentan los intereses económicos detrás de conflictos bélicos como los de Siria o Irán, etc., etc., medios que ayudan al despertar de la humanidad, pero que no somos infalibles.

Parravicini, Rick Clay, los informes de la Rockefeller Foundation y el despliegue paranoico-militar del ejército han hecho más intranquilas nuestras noches (algo a lo que contribuyó el anuncio de la Reina Isabel II de que no asistiría a la ceremonia de clausura), pero al final todo ha quedado en un mal presagio que los hechos no han confirmado. Mejor así. No es decente desear que se materialice una masacre para poder decir "Ya lo advertí". Las profecías no tienen que cumplirse fatalmente. Son advertencias, pero el futuro no está predeterminado. Afortunadamente.

Personalmente, voy a brindar con champán por que no haya habido un epílogo sangriento a estos Juegos, y que todo haya quedado en algo más sutil y sibilino, como nos cuenta David Icke en el siguiente video:

No hay comentarios:

Publicar un comentario