lunes, 30 de julio de 2012

¿SOMOS EL ALIMENTO DE LOS DIOSES? (4ª parte)


"Estamos a merced de esas entidades (voladores). Nos comen como nosotros comemos pollos, los cuidamos y luego nos los comemos." (Carlos Castaneda)



En las tres entradas precedentes, he presentado la teoría de que seres ancestrales se alimentan energéticamente de los seres humanos. Dicha teoría fue expuesta abiertamente por Castaneda en sus conferencias y talleres, así como en su libro "El lado activo del inifinito", si bien coincide con creencias arraigadas en muy diversas culturas de la antigüedad. Curiosamente, el aspecto de peces que atribuía don Juan a estas entidades también parece coincidir con las divinidades acuáticas de cosmogonías diversas, como el sumerio Oannes, de quien nos habla J.L. en el siguiente video:



Si, conocidos abiertamente en otro tiempo, los hombres se sabían a merced de estas entidades es lógico concebirlos como dioses y aplacarlos mediante aquello de lo que se alimentaban: el sufrimiento humano. De ahí los sacrificios realizados para obtener el "favor" de estos dioses, como lo hacían los mayas y otras culturas a través de rituales. Ahora, los sacrificios humanos ya no son selectivos, ahora son de masas, con las guerras, crisis socioeconómicas, religiosas, etc. El sufrimiento es programado mediante ingeniería social por una Élite que ha victimizado a la gran mayoría de la población de la Tierra, posiblemente en connivencia con estos seres interdimensionales, los cuales para esa mayoría solo podrían ser caracterizados como "demonios".

1 comentario:

  1. La forma de defenderse de lo que sea es desarrollando el CUERPO ESPIRITUAL. Siempre nos hicieron creer que el cuerpo físico moría y el alma era lo inmortal, incluso que el alma inmortal era prisionera del cuerpo. Cuando la prisión es justamente el nacer, morir y renacer otra vez. Es decir la división entre lo físico y lo espiritual. Igual que el cuerpo físico, que se desarrolla y que no es tan fácil ir aprendiendo a manejarlo, igualmente el cuerpo espiritual tiene que desarrollarse, y esto es clave, porque al desarrollar el cuerpo espiritual podemos defendernos de igual manera en otros planos no visibles a los 5 sentidos. Y más todavía estoy convencido de que incluso tenemos ventaja sobre estas supuestas entidades, porque contamos con el apoyo del cuerpo físico. Seguramente el envejecimiento tiene que ver con la ausencia del desarrollo del cuerpo espiritual, por lo que quedamos vulnerables, a merced de los mundos imperceptibles a los 5 sentidos. De tal modo que nuestras vidas estarían limitadas, no porque tenga que ser así, sino porque lo permitimos, dejamos que nos absorban la energía vital. Esa defensa que podemos ejercer eficazmente con nuestro cuerpo espiritual desarrollado debe ser más intensa cuando dormimos. ¿Bien y cómo desarrollar el cuerpo espiritual? En principio lo ideal sería empezar por elegir una dieta vegetariana, porque si no queremos ser víctimas de estas entidades, no tenemos que ser victimarios de los animales; elegir ser bueno y nunca cansarse de perfeccionarse en la conducta; y tomar consciencia de ser Dios, de que la Totalidad está en nosotros, entonces ninguna cosa o ser de la Totalidad es más ni menos que nosotros. Y esta toma de conciencia se hace posible por lo anterior, cuando optamos por el amor que une y libera en lugar del odio que separa y esclaviza. De ese modo nos volvemos invulnerables, y podremos alcanzar lo que es verdaderamente, la Vida Inmortal en cuerpo y alma No es nada casual que nos quieran mantener eternamente como niños, porque así nos manipulan y somos vulnerables. Al impedirnos salir de la niñez nuestro cuerpo espiritual no se desarrolla y así somos presa fácil. Pero siguiendo con lo dicho de que la Totalidad está en nosotros, no hay que pasar por alto que esas entidades o lo que sea también somos nosotros, y que tal vez sean nuestros cuerpos espirituales ignorantes y pobremente desarrollados que vagan por aquí y por allá, por cualquier tiempo, mientras dormimos. Y es muy probable que sea así, ya que nuestros cuerpos espirituales tienen que alimentarse para subsistir y desarrollarse. Entonces al dormir nuestro cuerpo espiritual sale en búsqueda de alimento, y la calidad de ese alimento (Amor o miedo) dependerá la salud del cuerpo espiritual y del cuerpo físico. Por último en mi opinión el cuerpo espiritual casi no tiene que ver con lo que comúnmente se dice como aura. Porque el aura es algo pasivo, que se corresponde con este mandato nada santo de querer que seamos dóciles y sumisos. En cambio el cuerpo espiritual es acción, es el Poder de la Totalidad, el Verdadero Poder de Dios.

    ResponderEliminar