lunes, 2 de julio de 2012

LA INTELIGENCIA BRITÁNICA ADVIERTE DE UN POSIBLE ATENTADO DE AL-QAEDA DURANTE LA OLIMPIADA DE LONDRES



Aparentemente (luego veremos el por qué de este adverbio), los planes de auto-atentado durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Londres van tomando forma: según el diario "Sunday Times", que cita fuentes del MI-5 (el servicio secreto británico) la supuesta organización terrorista Al-Qaeda (un invento de la CIA para justificar sus guerras neocoloniales) planea el secuestro de un avión estadounidense para estrellarlo sobre Londres en un atentado que seguiría el mismo patrón de los perpetrados el 11-S.

El ataque estaría organizado por la rama de Al Qaeda de la Península Arábiga (AQPA) que habría reclutado a un musulmán noruego, Abu Abdulrahman -carente de antecedentes y entrenado en las bases de AQPA en Yemen- para secuestrar un vuelo comercial en E.E.U.U. y estrellarlo sobre Londres en una misión suicida. Como primera reacción, el primer ministro británico, David Cameron, ha autorizado el derribo de cualquier avión de pasajeros en caso de que se sospeche que pudiera estar secuestrado y se fuera a perpetrar un atentado con él.

Curiosamente, esta información sale a la luz justo cuando los residentes en los edificios londinense sobre los que el ejército ha instalado baterías de misiles antiaéreos han salido a las calles para protestar por esta militarización de sus tejados y han solicitado a los tribunales su retirada. Los vecinos de zonas residenciales como Bow Quarter y Leytonstone (Londres este) consideran que sus vidas están expuestas con estas medidas. Se diría que el anuncio del "Sunday Times" está encaminado a convencerles de que existe un peligro real que justifica el apabullante despliegue balístico. La profusión de datos sobre la planificación del atentado aéreo, la atribución a ese espantajo grotesco de Al Quaeda al que recurre la Élite cada vez que hay que asustar a la gente con un "malo malísimo" y la difusión de un perfil del terrorista tan "de manual" -si está identificado, ¿por qué no van a por él?, ¡ah!, claro, estos malvados tienen una "baraka" (suerte) que hace que en liquidar a su jefe tardaran más de diez años, enfermito del riñón como estaba- hacen sospechar de un montaje.

Recordemos que las extraordinarias medidas de seguridad adoptadas para la Olimpiada londinense no tienen precedentes, ni siquiera en los años de la "Guerra Fría". Además de Al Qaeda, se han "fabricado" (perdón, recibido) amenazas de la Federación Anarquista Informal (otro grupúsculo más que dudoso, y que apesta a Gladio por los cuatro costados) y se ha trabajado sobre la posibilidad de una acción terrorista orquestada por Siria o Irán. Como nota chocante, se da el caso de que el presidente de Irán, Amadineyad, ha comunicado su deseo de asistir a los Juegos (en lo que parece una inteligente iniciativa para anular la atribución a su país de malas intenciones hacia los británicos).

Eso sí, el despliegue de misiles no ha sido precisamente un dechado de profesionalidad. Un video, colgado en Internet por el periodista Brian Whelan, mostraba cohetes militares fuera de un bloque de pisos colocados sobre la acera sin vigilancia ninguna. Ni Mortadelo y Filemón serían tan chapuceros.



En relación con Al Qaeda, hay que recordar la inexistencia como organización formal de dicha supuesta Red terrorista (el nombre, "la base" en árabe, alude justamente a un listado informático creado por la inteligencia norteamericana), utilizada por la CIA para contrarrestar la invasión soviética de Afganistán en 1979 y sobre la que luego -según la versión norteamericana- habrian perdido el control. Desde los atentados contra el World Trade Center de 1993 Al Qaeda ha sido el chivo expiatorio de todos los ataques contra intereses norteamericanos en particular, y occidentales en general, por todo el planeta (Sudán, Kenia, Nueva York, Bali, Londres, Madrid, Bombay, etc.). Sus comunicados han ido produciéndose al hilo de las necesidades estratégicas del contubernio armamentístico-militar de E.E.U.U., siendo hasta hace un año presentados por un Bin Laden que iba rejuveneciendo progresivamente y con cada vez mayor desfase temporal entre la imagen y la voz (supongo que esa debe ser una consecuencia del "síndrome Benjamín Button" que presentaba la criatura). En fin, cosas más raras se han visto, ... aunque pensandolo de nuevo, lo cierto es que no, no se han visto nunca.

    ¿Alguien se cree que estos dos pollos son la misma persona? (Yo no).

En otra entrada hablaré de la oportuna "eliminación" del archi-villano, de cuyo cadáver se llegó a publicar una foto que era la apoteosis del "photo-shop", y que fue retirada al ser descubierto el truco (es lo que tiene "matar" en 2011 a alguien que ya llevaba muerto diez años).

Contaba con que Hollywood me serviría la ocasión en bandeja al estrenarse alguna peli sobre la hazaña de los Navy-Seals que se cargaron a alguno de sus dobles en Pakistán (para luego caer todos ellos en el glorioso acto de servicio que cerró sus bocas para siempre), pero Hollywood ha decidido no brindármela.

 Y de las Olimpiadas, seguro que queda mucho que revelar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario