sábado, 2 de junio de 2012

¿RESCATE FINANCIERO O SOMETIMIENTO DEL PAÍS?


Reproduzco en su integridad un artículo del más que interesante blog "Trinity a tierra" que, bajo el título "NO ME RESCATES, POR FAVOR" analiza el escenario inevitablemente pesimista en que nos movemos en estos momentos en nuestro país.


El gobierno no electo instalado en Bruselas le indica al gobierno de Mariano Rajoy que si España necesita dinero del Banco Central Europeo para salvar la crisis financiera de Bankia, tendrá que aceptar ser “rescatada”.El plan de ir aplicando las draconianas -e imposibles de cumplir- condiciones del “rescate” europeo se revela ahora también para España, que recorrerá ahora, previsiblemente, el mismo camino de horrores atravesado antes por Irlanda, Grecia y Portugal.

Hasta la fecha, el gobierno de España ha insistido en esto del “no, gracias, no vamos a necesitar un plan de rescate para España, ya nos apañamos”, pero las autoridades mundialistas europeas le recuerdan que la puerta trasera no existe. Que tendrá que aceptar un Plan de Rescate para el país si quiere dinero de Europa.

Sin el dinero europeo y con la prima de riesgo (el precio al que España tiene que comprar el dinero que emplea) como está, a casi 540 puntos, este país no podrá aguantar mucho más tiempo sin entrada de liquidez.

Habrá que recordar al menos de qué estamos hablando cuando hablamos de “rescate” para España.

Hasta la fecha Irlanda, Portugal y Grecia han sido "rescatadas" por Europa. Bonito palabro para decir exactamente lo contrario-

Irlanda

El 21 de noviembre de 2010 se anunció un paquete de financiación de 85.000 millones de euros respaldado por la UE, el FMI y tres países (Reino Unido, Dinamarca y Suecia). La Eurozona a través del MEEF y del FEEF pusó a disposición de Irlanda 40.200 millones de euros mientras el Reino Unido, Dinamarca y Suecia contribuyeron con 4.800 millones. El Gobierno recibió 85.000 millones de euros, de los cuales 34.000 fueron utilizados para apoyar al sector financiero del país.
En abril de 2011, a pesar de las medidas llevadas a cabo, la agencia de calificación Moody´s rebajó el rating de la deuda de los bancos irlandeses a la categoría de bono basura.

El coste de los préstamos a Irlanda es más o menos en torno al 5 %.

Portugal

El 16 de mayo de 2011, los líderes de la Eurozona aprobaron oficialmente un paquete de rescate de 78.000 millones de eurospara Portugal. El préstamo de rescate será distribuido entre el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera y el Fondo Monetario Internacional . De acuerdo al Ministro de Finanzas portugués, el tipo medio de interés del préstamo de rescate se esperaba que fuera de un 5.1%

El 6 de julio de 2011, se confirmó que la agencia de calificación Moody’s había llevado el rating de Portugal hasta el nivel de bono basura.

Grecia

El 10 de mayo de 2010 frente a la inminente quiebra de Grecia la UE acordó dos medidas importantes: Un plan de apoyo a Grecia consistiendo de préstamos bilaterales de los países de la zona-euro por valor de 80 mil millones de euros y otros 30 mil millones de préstamos del Fondo Monetario Internacional.
El coste de los préstamos a Grecia es más o menos en torno al 5%.

El bono basura griego estaba declarado incluso antes de la aprobación de los planes de rescate.

España, ¿la próxima?

Teniendo en cuenta la previsibilidad de los planes “europeos”, podemos esperar que en un par de meses se anuncie  un plan de rescate para España de al menos unos ciento cincuenta mil millones de euros (España tiene un peso financiero mayor que países “pequeños” como Irlanda, Grecia o Portugal, así que podrían ser más), a un interés del 5%.

La forma en que funciona la aprobación de este tipo de planes es cualquier cosa menos democrática, como sabemos, así que no hay que esperar que esto nos lo consulten en referendum o se trate siquiera en el Parlamento para ser decidido .

Un “rescate” de 150.000 millones de euros (supongamos, en un hipotético escenario, para España) a una tasa de 5% supondría tener que pagar 15.000 millones de euros en capital e intereses cada año, si la devolución es a 10 años. Echemos por encima cuentas de los funcionarios que deberán ser despedidos, las escuelas y hospitales que deberán ser cerrados y la reducción de salarios a funcionarios que deberán implementarse para “rascar” siquiera una cifra así. El plan de austeridad que hemos visto hasta la fecha parecerá una salida de fin de semana en comparación con lo anterior.

Además de todo lo anterior, con un interés interbancario del 5 % tendremos que pagar un 10 o un 12 % de interés por los préstamos personales o comerciales a los bancos. ¿Quién puede competir en el mercado exterior con un precio financiero así?. De manera que las exportaciones que son la única válvula de escape económico que tiene España actualmente, junto con el turismo, se vendrían abajo indefectiblemente. Estaríamos condenados a convertirnos en importadores sin dinero o emigrantes. La producción nacional podría llegar a mínimos imposibles porque ¿Quién va a producir si no hay mercado nacional para vender, ni internacional donde posicionarse?.

 Los expertos decían en abril que "no había plan de rescate para España todavía", a pesar de las medidas de austeridad ya implementadas. Ese “todavía” sonaba y era una amenaza. Y ya recordaréis las declaraciones recientes de Hollande diciendo que los bancos españoles podrían necesitar un rescate por parte de la Unión Europea. Luego se dijo que sus declaraciones habían sido “malinterpretadas” por el gobierno de Rajoy. Pero dijo exactamente: "Probablemente será necesaria esta recapitalización a través de los mecanismos de la solidaridad europea".

Preciosas palabras, pero ya sabemos lo que significan.

He hablado con varios “expertos” en finanzas españoles que mantienen la noción de que la situación de España no es en absoluto la de Grecia o Portugal, porque nuestro país no está en bancarrota. Aquí llegamos a lo mismo de siempre. Si crees o no que el objetivo último es endilgarnos el plan de rescate por la razón que sea, ya sea porque el tejido financiero está quebrado ( y creo que todos los españoles sabemos bien que Bankia es sólo la punta del iceberg), ya sea porque el sector público lo está, como en el caso de Grecia.

En cualquier caso, está claro que todo se ha convertido en una cuestión de fé. Y hemos pasado de tener “el sistema financiero más sólido del mundo, a estar como estamos con una prima de riesgo de 540 puntos. Todo en un abrir y cerrar de ojos.  No olvidemos que aquí no hay sorpresas. Las auditores internacionales que ahora no aprueban las cuentas de Bankia, por ejemplo, son los mismos que hace un año decían que era un banco sólido. De manera que la información objetiva importa muy poco cuando existe un plan “supremo” que llevar a cabo.

Esta es mi visión particular, desde luego. Pero quería escribir este artículo porque si las cosas siguen esa agenda, tendremos que re-pensar muy mucho todas y cada una de las cosas que hacemos en nuestro día a día como personas,  empresas,  organizaciones,  gobiernos de este país, ayuntamientos… El panorama que se cierne sobre España resulta desolador. A lo mejor, tener en cuenta este escenario puede ayudarnos en los próximos años de alguna manera.

Como saben desde Bruselas que jamás se podrá pagar una deuda basada en esas condiciones, lo que hacen con los países que van pasando por el aro es  ir implementando planes de “aligeramiento” del pago de la deuda  por medio de ideas como la creación de zonas de excepción como las que se propone a Grecia, donde las empresas alemanas no paguen impuestos y los trabajadores no tengan derechos laborales. Algo similar a lo que ocurre en países como Guatemala u Honduras. En resumen, planes para permitir mano de obra esclava y zonas de privilegios impositivos para empresas alemanas en los países del Sur de Europa. El MEP británico Nigel Farage lo decía recientemente en una intervención en el Parlamento Europeo. Buscan una Europa liderada por Alemania, un IV Reich (esta última apostilla es mía).

Ellos saben ya que el dinero y los plazos son imposibles de cumplir y podrían,  si quisieran,  obligarnos a reinstarurar el derecho de pernada (Why not?), o soluciones aún más indignas, que nos permitieran “aligerar” la deuda contraída en un sistema pensado para quebrar, pensado para crear esclavos del dinero deuda, pensado para eliminar los Estados nacionales.

Muchos griegos quieren dejar de pagar esa deuda y salirse del euro. Es la única solución para el escenario de miseria en ese país y una iniciativa así desde un  frente común formado por Portugal, Grecia, España e Irlanda, tendría un futuro más prometedor.

La verdad es que no es posible pagar. La deuda del dinero deuda ha sido pagada ya una y mil veces.

Viendo lo ocurrido en otras ocasiones, puedo imaginarme que aprueben un plan de rescate para España a marchas forzadas durante el verano (período en que solemos estar despistados sacudiéndonos el calor). El escenario económico y financiero en Estaña será absolutamente terrible si eso llega ocurrir.

La única salida digna que oteo en el horizonte para algo así es la insumisión e impago en un frente común de ciudadanos y países azotados por esta plaga, tan sarcásticamente denominada “rescate”.

(Fuente: http://www.trinityatierra.com/)

Para cerrar esta entrada, un momento del programa de Arguiñano del pasado día 24 que por sí solo merecería que cambiáramos el dicho acerca de "las verdades del barquero" por las "verdades del cocinero".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada