lunes, 4 de junio de 2012

LOS AMOS DEL MUNDO (2ª parte)



Durante el año 1.785 mientras un mensajero de los illuminati de Baviera cabalgaba por la ciudad de Regensburg, fue alcanzado por un rayo el cual lo mato instantáneamente. Cuando las autoridades examinaron su correspondencia, se hallaron con un documento escrito por los iluminados denominado “EL NUEVO TESTAMENTO DE SATAN”. Allí se describía con lujo de detalle la horrible agenda  que esta orden secreta tenía planeada para el mundo.

No se sabe con exactitud lo que paso con ese documento pero he aquí una transcripción del texto original que he tomado del libro “las sociedades secretas y su poder en el siglo XX” escrito por Jan Van Helsig:

“El primer secreto para dirigir los seres humanos y ser señor de la opinión pública es sembrar la discordia, la duda y crear puntos de vista opuestos, el tiempo necesario para que los seres humanos, perdidos en ésa confusión, no se entiendan más y se persuadan de que es preferible no tener opinión personal cuando se trata de asuntos de Estado. Es necesario atizar las pasiones del pueblo y crear una literatura insípida, obscena y repugnante. El deber de la prensa es de mostrar la incapacidad de los no iluminados en todos los dominios de la vida religiosa y gubernamental.

El segundo secreto consiste en exacerbar las cobardías humanas, todos los malos hábitos, las pasiones y los defectos hasta el punto en el que reine total incomprensión entre los seres humanos.

Es preciso principalmente combatir las personalidades Fuertes, que son los mayores peligros. Si demuestran un espíritu creativo, producen un impacto más fuerte del que millones de personas dejadas en la ignorancia.

Envidias, enojos, disputas y guerras, privaciones, hambre y propagación de epidemias deben agotar los pueblos a tal punto que los seres humanos no puedan ver otra solución sino que la de someterse plenamente a la dominación de los Iluminados.

Un estado agotado por luchas interinas o que caiga en el poder de enemigos extranjeros después de una guerra civil, en todos los casos, está condenado al aniquilamiento y acabará quedando en el poder de éstos. Es necesario habituar los pueblos a tomar en apariencia del dinero como verdad, a satisfacerse con el somero, a desear solamente tomar su propio placer, agotándose en su busca sin fin de novedades, y, en el fin de las cuentas, seguir los Iluminados. Éstos consiguieron su finalidad, remunerando bien las masas por su obediencia y su atención. Una vez que la sociedad esté depravada, los seres humanos perderán toda fe en Dios. Objetivando su trabajo por la palabra y por escrito y dando prueba de adaptación, dirigirán el pueblo según su voluntad.

Es necesario deshabituar los seres humanos a pensar por sí mismos: les daremos a ellos una enseñanza basada en lo que es correcto y ocuparemos su mente en contiendas oratorias que no pasan de simulaciones. Los oradores entre los Iluminados repetirán las ideas liberales de los partidos hasta el momento en el cual los seres humanos se sentirán tan cansados que se aburrirán de todos los oradores, sea cual sea su partido. Por otro lado, es necesario repetir incesantemente a los ciudadanos la doctrina de Estado de los Iluminados para que ellos permanezcan en su profunda inconsciencia. La masa, estando ciega, insensible e incapaz de juzgar por sí misma, no tendrá el derecho de opinar en los negocios de Estado, pero deberá ser regida con mano fuerte, con justicia, pero también con inmisericorde severidad.

Para dominar el mundo, es necesario emplear vías indirectas buscar desguazar los pilares sobre quiénes reposa toda la verdadera libertad - la de la jurispericia, de las elecciones, de la prensa, de la libertad de la persona y, principalmente, de la educación y de la formación del pueblo - y mantener el más estricto secreto sobre todo el emprendimiento. Minando intencionalmente las piedras angulares del poder del Estado, los Iluminados harán de los gobiernos su acémilas hasta, que de cansancio, prescindan a todo su poder.

Es preciso exacerbar en Europa las diferencias entre las personas y los pueblos, atizar el encono racial y el desaire por la fe, a fin de que se abra un foso infranqueable, para que ningún estado cristiano encuentre sostén: todos los otros Estados deberán negarse a ligarse con él contra los Iluminados, por miedo que ésa tomada de posición les perjudique. Es necesario sembrar la discordia, las perturbaciones y las enemistades por todo el parte de la Tierra, para que los pueblos aprendan a conocer el miedo y que no sean capaces de oponer a menor resistencia. Toda la institución nacional deberá rellenar una tarea importante en la vida del país para que la máquina del Estado quede paralizada cuando una institución se retire. Es necesario escoger los futuros jefes de Estado entre aquéllos que serán serviles y sumisos incondicionalmente a los Iluminados y también aquéllos cuyo pasado tenga manchas escondidas. Ellos serán los ejecutores fieles de las instrucciones dadas por los Iluminados. Así, será posible, a estos últimos transformar las leyes y modificar las constituciones.

Los Iluminados tendrán en manos todas las fuerzas armadas si el derecho de ordenar el estado de guerra sea conferido al presidente.

Por el contrario, los dirigentes “no iniciados” deberán ser apartados de los negocios de Estado. Será suficiente hacerlos asumir el ceremonial y la etiqueta en uso en cada país.

La venalidad de los altos empleados del Estado deberá impulsar los gobernantes a aceptar los empréstitos externos que les adeudarán y les tornarán esclavos de los Iluminados; la consecuencia: las ¡deudas de Estado aumentarán sensiblemente! Suscitando crisis económicas y retirando repentinamente de la circulación todo el dinero disponible, eso provocará el desmoronamiento de la economía monetaria de los “no iluminados”.

El poder monetario deberá alcanzar con mucha lucha la supremacía en el comercio y en la industria a fin de que los industriales aumenten su poder político por medio de sus capitales. Además de los Iluminados - de quien dependerán los millonarios, la policía y los soldados - todos los otros nada vendrán a poseer.

La introducción del sufragio universal deberá permitir que solamente prevalezca la mayoría.


Habituar a las personas a la idea de auto determinarse aportará para destruir el sentido de familia y de los valores educativos. Una educación basada sobre una doctrina engañadora y sobre enseñanzas erróneas embrutecerá los jóvenes, pervirtiéndolos y tornándolos depravados. Ligándose a las logias franco-masónicas ya existentes y creando aquí y allá nuevas logias, los Illuminati alcanzarán la finalidad deseada.

Nadie conoce su existencia ni sus finalidades, y mucho menos ésos embrutecidos que son los no iluminados que son llevados a tomar parte de las logias franco-masónicas abiertas, donde nada se hace sino echarles polvo en los ojos.

Todos esos medios llevarán los pueblos pedir a los Iluminados para que tomen en rienda del mundo. El nuevo gobierno mundial debe aparecer como protector y benefactor por todos aquéllos que se someterán libremente a él. Si un estado se rebelase, es necesario incitar sus vecinos a guerrear en contra de él. Si ellos desean aliarse, es necesario desencadenar una guerra mundial”. Coralf: Maitreya, der kommende Weltlehrer. Maitreya, el futuro maestro del mundo - Konny-Verlag.

Otro degradante documento que da prueba de la conspiración de los illuminati son los llamados “PROTOCOLOS DE LOS SABIOS DE SION” escritos en 1.897 en el congreso de Basiliea por un grupo de poderosos judíos pertenecientes al linaje nefilim.

Los textos salieron a la luz en 1.901 cuando el mariscal de la nobleza de Chery (Rusia central), Alexis Nikolajevitch S. los remitió a un profesor llamado Serge Nilus con la esperanza de que los hiciera públicos para detener la oscura conjura.

Nilus tradujo los protocolos y realizo varias versiones en las que aparecían títulos como “el peligro judío” y “la venida del anticristo y el reinado de Satanás en la Tierra”. Más tarde aparecerían otros libros basados en los documentos “top secret” redactados por diversos autores (algunos anónimos): “el anticristo como posibilidad política inmediata” (1.902-1.903), “la raíz de nuestros males” (San Petersburgo 1.902), “el enemigo del género humano” (escrito por G. Gutmi en 1.907), entre otros.

En todos los escritos se hablaba sobre una conspiración mundial por parte de los judío-masones (en realidad se trataba del linaje nefilim) utilizando una agenda cuidadosamente elaborada para esclavizar al ser humano. Este "malentendido" ha alimentado el antisemitismo europeo de los últimos cien años, siendo una excusa tanto para el Holocausto nazi como para la cantinela aquella de la "conspiración judeo-masónica" de la que con tanta asiduidad echaba mano el dictador Franco.

Los protocolos de los sabios de Sión están divididos en 24 partes, en cada una de ellas se explica el método a proceder  para el control y manipulación de la sociedad con el fin de privar al hombre de toda libertad al servicio de la hermandad secreta illuminati, la raza judía no tiene nada que ver en dicha conspiración a excepción de algunos elitistas que pertenecen al linaje nefilim como los Rothschild y los Rockefeller, quienes son de sangre judía.

A continuación unos breves fragmentos de algunos protocolos de sion, cuya versión al español fue traducida por M. E. Jouin:

Control del sistema monetario:

[...] El control de las naciones será asegurado por la creación de agigantados monopolios privados que serán los depositarios de inmensas riquezas de lo cual dependerán hasta los gojim (no judíos). [...]
Las deudas de Estado volverán a los hombres de Estado corruptibles, qué les dejará cada vez más a nuestra merced. [...]

Control de la Religión:

[...] Supliremos de los hombres su verdadera fe. Modificaremos o eliminaremos los principios de las leyes espirituales. [...] La ausencia de esas leyes aflojará la fe de los hombres pues las religiones no serán más capaces de dar ninguna explicación. [...]
[...] Rellenaremos esas lagunas introduciendo un pensamiento materialista y cálculos matemáticos. [...]

Control del Gobierno:

[...] En la “época de las repúblicas”, sustituiremos los dirigentes por una caricatura de gobierno con un presidente elegido por nuestras marionetas, nuestros esclavos, que es el pueblo. [...]
[...] Las elecciones serán, para nosotros, un medio de llegar al trono del mundo, siempre haciendo creer al modesto ciudadano que él aporta para mejorar el Estado con su participación en las reuniones y con su adhesión a las asociaciones. [...]

Control de los medios:

[...] Ninguna noticia será publicada sin antes haber recibido nuestra aprobación. Qué desde ahora sucede, que todas las noticias del mundo son reagrupadas solamente en algunas agencias. Esas agencias, estando bajo nuestro control, solo publican lo que aprobamos. [...]
[...] Esos idiotas que crean que el texto de un diario refleja su propia opinión nada hacen, en la realidad, sino repetir nuestra opinión o aquélla que deseamos ver exprimida. [...]

Control de la Educación:

[...] El pueblo perderá, cada vez más, el hábito de pensar por sí mismo y de formar su propia opinión, acabará pronunciando las palabras que anhelemos oír pronunciadas. [...]

Control por medio de la guerra:

[...] Es preciso que seamos capaces de aniquilar toda la oposición, provocando guerras con los países vecinos. En el caso de que esos vecinos nos osen enfrentar, es necesario contestar a ellos con una guerra mundial. [...]

Basta solo con leer esos cortos párrafos extraídos del documento original, para entender porque nuestro mundo está en completa decadencia, infelicidad y desespero.

La conspiración tramada por los illuminati es la explicación a los lamentables hechos que día tras día nos martirizan la cabeza llevándonos a una ola de desilusión y tristeza: la falta de dinero, la corrupción de los gobiernos, la inconsciencia de las personas, el vacío espiritual que no logran llenar las religiones, etc.
Los illuminati fueron los precursores de inventos como la droga, la pornografía, el dinero a base de deuda, los mensajes subliminales, el SIDA, entre muchos otros; además de ser los autores de grandes eventos como el asesinato a John F. Kennedy, el atentado a las torres gemelas, el holocausto nazi, la actual crisis económica, las guerras mundiales, etc.

Una prueba de que los illuminati planearon la primera y segunda guerra mundial se halla en el museo británico de Londres y solo salió a la luz por la acción del investigador en conspiraciones William Guy Car. Se trata de unas cartas escritas por el general satanista Albert Pike, francmason de grado 33 y fundador de la orden Ku Klux Klan  (lo que indica que el racismo fue idea de los illuminati como expresión de su filosofía luciferiana) dirigidas al político italiano y miembro de los iluminados de Baviera Giussepe Mazzini, ambos directores de la organizacion de A. Weishaupt durante el año 1.834.

En una de las cartas, fechada el día 15 de agosto de 1.871, Pike le explicaba a Mazzini el plan a seguir para instaurar en el mundo el NUEVO ORDEN MUNDIAL, para ello se utlizarian tres grandes guerras mundiales:

*La primera guerra permitiría a los illuminati derrocar el poder de los zares en Rusia, y transformar este país en la base del comunismo ateo; para lograr desencadenarla, los iluminati crearían divergencias entre el imperio británico y el alemán. Una vez que esta guerra terminara, se debía expandir el comunismo y utilizarlo para destruir otros gobiernos y debilitar a las religiones.

*La segunda guerra mundial debía usarse para ampliar el comunismo internacionalmente de tal forma que ahogara la sociedad cristiana, esta guerra le permitiría a los illuminati establecer el estado de Israel en Palestina utilizando las diferencias entre los políticos que seguían la ideología de los sabios de sion (sionistas) y los miembros del partido alemán nazi (fascistas) como una forma de crear el conflicto global.

*La tercera y última guerra le permitiría a la hermandad illuminati establecer el nuevo orden mundial concluyendo así su agenda. Para lograr desatar la bélica lucha, los miembros de la orden harían pelear a los políticos sionistas que usaban como marionetas contra el imperio islámico a tal punto en que la guerra santa de medio oriente causara un conflicto crítico que involucraría a todos los estados del mundo llevando toda la sociedad a un estado de frenesí y brutalidad hasta que colapsara por completo.

Albert Pike escribió que los illuminati provocarían el cataclismo social más grande nunca antes visto para que la humanidad entera quedara sin identidad alguna y no tuviera más remedio que aceptar la religión de Lucifer.

Doctrinas como el comunismo, la dialéctica hegeliana y el evolucionismo fueron impuestas por la hermandad como parte de su agenda oculta, por eso, no es casualidad que los padres y fundadores de dichas ideologías estaban conectados con la orden illuminati.

Los filósofos Karl Marx y Friedrich Engels, por ejemplo, pertenecían a una cofradía derivada de los iluminados de Baviera conocida por el nombre de “la liga de los juntos”, mientras estuvieron allí,  ambos aprendieron sobre los ideales de la orden y en 1.848 – por encargo del Sr. Nathan Rothschild – escribieron el “manifiesto del partido comunista” donde hacían un llamado a la clase obrera para que se rebelara contra las autoridades y luchara en  pro de una sociedad igualitaria.

Esto no fue más que una estrategia de los illuminati para crear oposición al sistema capitalista y dividir las opiniones de la sociedad, sembrar discordia entre las personas era la mejor manera de llevar a cabo sus planes.

El comunismo también fue usado como una forma de destruir el idealismo y toda doctrina de carácter espiritual, según la tesis de Marx y su amigo Engels el materialismo debe ser la base de la sociedad reconociendo la economía como lo único real y verdaderamente importante. Otro filosofo de ideología illuminati que influyó sobre la creación del “manifiesto del partido comunista” fue George W. F. Hegel quien desarrollo el sistema filosófico hegeliano basado en la ecuación tesis + antítesis = síntesis; es decir que para lograr un objetivo es necesario crear primero una situación contraria de caos y confusión para establecer orden.

Hegel también decía que el Estado era la representación divina del espíritu en la Tierra, para él, los gobiernos son una expresión de perfección y el pueblo solo es libre cuando se somete a él.

Otro dato que resulta muy casual es el hecho de que el abuelo de Charles Darwin, Erasmus Darwin, pertenecía a la logia de Canongate Kilwinning de Edimburgo conectada con los masones de Francia y la orden illuminati. ¿No sería el evolucionismo una idea de la hermandad para ocultar el verdadero origen del hombre y desacreditar la religión?

Nada en nuestro mundo ocurre por casualidad, todo ha sido planeado y determinado con anticipación, incluso nuestra situación actual y los futuros proyectos gubernamentales son solo las cortinas de falacia que esconden la trama para implantar el nuevo orden mundial de los illuminati.

Los illuminati han adquerido tal poder y dominacion sobre la raza humana que practicamente son los dueños del 100% del planeta, todos los gobernantes, aristocratas, reyes y clerigos de poder son marionetas de dicho grupo y apoyan tras bambalinas la agenda del demonio sin que la gente siquiera llegue a sospechar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada