domingo, 24 de junio de 2012

EL GOBIERNO SECRETO DEL MUNDO (4ª parte)


Nada escapa al poder del Gobierno Mundial Invisible que aspirfa a controlar todo cuanto ocurre sobre la epidermis terrestre y sus habitahntes humanos. Así creó el famoso Instituto Tavistok. En un trabajo presentado por el Dr. Byron T. Weeks, MD, se afirma que el Instituto Tavistok tiene como objetivo fundamental desarrollar campañas de insidiosa propaganda y la manipulación de la opinión pública a nivel global. Uno de los puntos fundamentales de su agenda es desarrollar programas científicos que permitan el control mental de las personas, para lo que efectúan tenebrosos experimentos que incluyen el lavado cerebral o facilitan conocimientos y técnicas a la CIA para la ejecución de sus experimentos como el secreto proyecto MK-ULTRA.

El fundador de la Corporación Rand, Herman Kahn, fundó también el Instituto Hudson en 1961. En Educating for the New World Order, B.K. Eakman cuenta acerca del manual de entrenamiento para los “agentes del cambio” desarrollado para el gobierno estadounidense por la Corporación Rand.

El autor John Quinn (NewsHawk) se refiere a un artículo de Byron Weeks, que informa lo que sucede “exactamente en muchos niveles con los extraordinariamente extendidos “viajes de control… actualmente dirigidos contra las personas del mundo por elementos del gobierno global en la sombra. Weeks, con muchos documentos permite una ojeada del Instituto Tavistok, un instituto británico globalmente activo, que maneja todo movimiento político/ gubernamental de relieve en la mayor parte del mundo desde hace 50 años. Por ejemplo, ¿nunca se preguntaron quién está “detrás” de, digamos, la CIA? Bien. No le juran lealtad a América, eso es seguro. Prueben con la familia real británica, decía. Quinn expresaba que “Constituido en 1947, el Instituto Tavistock (30 Tabernacle Street, London EC2A 4DD) es una organización que combina la investigación en las ciencias sociales con la práctica profesional. Se abordan problemas de construcción institucional y de diseño y cambio organizativo, en todos los sectores: gobierno, industria y comercio, salud y bienestar, educación, etc., tanto nacionales como internacionales, y los clientes van desde grandes multinacionales a pequeños grupos comunitarios. La ideología de las fundaciones americanas fue creada por el Instituto Tavistockof de Relaciones Humanas de Londres. En 1921, el Duque de Bedford, Marqués de Tavistock, el 11º duque, regaló el edificio al Instituto para el estudio del efecto traumático, causado por los bombardeos, en los soldados británicos supervivientes de la Primera Guerra Mundial. Su propósito era establecer el “punto de rotura” de los hombres bajo estrés, bajo la dirección del Departamento de Guerra Psicológica del Ejército Británico.

Sir John Rawlings-Reese señala que el trabajo pionero de Tavistock es la ciencia comportamental, siguiendo las líneas freudianas de “control” de los seres humanos, lo colocó como centro mundial de la ideología fundacional.

“Su red de trabajo se extiende ahora desde la Universidad de Sussex hasta Estados Unidos, a través del Instituto de Investigación de Stanford; Esalen; el M.I.T.; el Instituto Hudson, la Fundación Heritage); el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos de Georgetown, donde el personal del Departamento de Estado recibe formación; el Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea estadounidense, y las corporaciones Rand y Mitre.

El personal de las corporaciones debe seguir adoctrinamiento en una o más de las instituciones controladas por Tavistock. Una red de grupos secretos: la Sociedad Mont Pelerin, la Comisión Trilateral, la Fundación Ditchley, y el Club de Roma, es dirigida siguiendo las instrucciones de la red Tavistock.

El Instituto Tavistock desarrolló las técnicas de lavado de cerebro masivo que fueron utilizadas por primera vez de forma experimental en los prisioneros americanos de la guerra de Corea. Sus experimentos en métodos de control de masas han sido ampliamente utilizados en el público americano, un sutil aunque vergonzoso asalto a la libertad humana, modificando el comportamiento individual a través de la psicología de tópicos.

Todas las técnicas fundacionales americanas y de Tavistock tienen un único objetivo: romper la fuerza psicológica del individuo, y dejarlo incapacitado para oponerse a los dictadores del Orden Mundial. Cualquier técnica que ayude a romper la unidad familiar, y los principios inculcados por la familia acera de la religión, el honor, el patriotismo y el comportamiento sexual, es utilizada por los científicos de Tavistock como arma de control de masas”. Como se ve, nada escapa al poder imperial del Gobierno Mundial Invisible.

“El Council on Foreign Relations (CFR) conforma una organización discreta, de muy bajo perfil público, y de alta efectividad, integrada por unos 3.600 miembros del más alto nivel, prestigio e influencia en sus respectivas disciplinas y ámbitos de poder, tanto en EEUU como en Europa. Reúne a los más altos directivos de instituciones financieras, colosos industriales y medios de comunicación social, investigadores, académicos, oficiales militares de máxima graduación, políticos, funcionarios públicos, decanos de universidades y centros de estudios. Un verdadero gobierno mundial invisible.

El Council on Foreign Relations (CFR) es una organización poco conocida pero muy influyente en los asuntos internacionales que ha ido creciendo en poder, prestigio y amplitud de ámbitos de acción, hasta tal punto que ya en nuestros días podemos decir que conforma el auténtico “cerebro del mundo” que direcciona el rumbo complejo e incierto hacia el que se empuja y arrastra al planeta entero.

No existe pueblo, región o segmento económico, social, o político que pueda extraerse a su influencia y es, precisamente, el hecho de haber logrado permanecer “detrás del telón” lo que le otorga al CFR su inusitada fuerza e influencia.

CFR reúne a altos directivos de instituciones financieras, colosos industriales y medios de comunicación social; a investigadores y académicos; a oficiales militares de máxima jerarquía; y a políticos, funcionarios públicos y decanos de universidades, facultades y centros de estudios.

Sus objetivos fundamentales consisten en identificar y evaluar amplios conjuntos de factores políticos, económicos, financieros, sociales, culturales y militares que abarcan a toda faceta imaginable de la vida pública y privada de los Estados Unidos, de sus Aliados y del resto del mundo. Hoy, gracias al enorme poder de Estados Unidos, el ámbito de análisis del CFR abarca al planeta entero. En rigor de verdad, el CFR conforma un poderoso centro de análisis y planeamiento geopolítico y estratégico. Sus investigaciones y evaluaciones son realizadas por distintos investigadores y grupos de trabajo conformados dentro del seno del CFR, que se dedican a identificar amenazas y oportunidades del entorno mundial, evaluar las fuerzas y debilidades de los intereses agrupados dentro del CFR, y realizar amplios planes estratégicos, tácticos y operativos en todos los ámbitos…

Son miembros del CFR los máximos directivos de los grandes bancos como el Chase Manhattan de la familia Rockefeller que se fusionó con el banco J. P. Morgan, el Bank of America y el actual número, CitiGroup, cuya capitalización hoy excede los 250.000 millones de dólares; los directivos y formadores de opinión de los ocho monopolios multimedia mundiales; los rectores y decanos de las grandes universidades y facultades como Harvard, MIT Massachussets Institute of Technology, Columbia, Johns Hopkins, Princeton, Yale, Stanford, y Chicago; y -factor clave en esta verdadera rueda de poder planetario-, los 150 puestos clave del gobierno estadounidense incluyendo los cargos más relevantes en sus fuerzas armadas.”

La humanidad en su conjunto debe poner fin a las guerras. Si la Reserva Federal no entregaría el dinero, la CIA no podría cometer tantos crímenes que permanecen en la impunidad y tampoco se producirían las crisis mundiales que dejan tanto dolor y lágrimas entre los pueblos empobrecidos que son los que pagan las gulas económicas de los que se creen amos del mudo. Sin los dueños de la Reserva Federal, se pondría a disposición de los necesitados las medicinas que ya existen contra el cáncer y el SIDA y se pondrían en circulación los vehículos que no necesitan gasolinas derivadas del petróleo, pero como esas transnacionales de la guerra y el crimen son dueñas del negocio petrolero, el globo terráqueo seguirá contaminándose hasta el fin de su existencia albergadora de la vida humana.

Es la hora de romper el cerco de la desinformación. Hay que destruir el aislamiento.

(Fuente: ElblogdeTony)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada