sábado, 19 de mayo de 2012

IMPUNIDAD POLICIAL


Nos estamos acostumbrando a una policía tan totalitaria y dictatorial que corremos el riesgo de olvidarnos de que los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado son servidores públicos, funcionarios que deben velar por la protección de los ciudadanos, y no mercenarios al servicio de los poderes fácticos con licencia para delinquir impunemente. Cada vez que se produce una actuación policial abusiva pensamos "otra más", mientras vamos perdiendo el hábito de exigir responsabilidades por las injusticias que se multiplican en derredor. Es el llamado "síndrome de la rana": si cae en agua hirviendo, saltará rápidamente, pero si cae en agua templada y la vas calentando poco a poco, se acabará cociendo. Nos estamos acostumbrando al totalitarismo, y por eso conviene recordar que los policías tienen deberes, y que renunciar a exigirles su cumplimiento es aceptar que somos esclavos, y no ciudadanos.

Un policía, y de eso no están eximidos los anti-disturbios, debe llevar su número de placa bien visible en el uniforme, y tiene la obligación de identificarse ante cualquier ciudadano que de forma educada y razonable se lo solicite. Del incumplimiento de cualquiera de estas obligaciones debe responder su mando inmediato. Que un agente se descojone cuando alguien le pide el cumplimiento de su deber es una burla a la legalidad y algo que no debemos consentir. Sujetos como el del video que acompaña estas líneas llevan ya demasiado tiempo apaleando ciudadanos -en particular, mujeres- como para seguirse beneficiando de la tolerancia general. No enlazo este video para que algún particular lo identifique. Se lo brindo a sus mandos, para que piensen en si esta es la imagen del Cuerpo que quieren perpetuar y decidan, en caso contrario, hacer algo al respecto. Señores Fernández Díaz (ministro del Interior, para quien lo ignore, que cubre la "cuota catalana" que es de rigor en el gobierno) y Gallardón (ministro de Justicia), también va por ustedes.



Otra "hazaña bélica" de estos valientes protegidos por un anonimato ilegal y cobarde, impropio de este país "donde todos son iguales ante la ley":



¿Esta "violencia de género" (de género troglodita, en concreto) no es punible como la de los particulares? ¿Aprueban nuestras autoridades que ocurran estos hechos en nuestras calles? ¿O solo van a perseguir a quienes las registran para que así puedan seguir quedando impunes (atención a cómo el policía del primer video se "arranca" -segundo 20- al haber avistado una cámara grabando)?

1 comentario:

  1. hace ya mucho tiempo que los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado son eso, DEL ESTADO, y no del pueblo...

    ResponderEliminar